Última actualización: martes, 5 de enero de 2010 - 06:55 GMT

Atacante era doble espía de al-Qaeda

Para reproducir este material debe tener activado Java Script, así como tener instalada la última versión de Flash Player.

Reproduzca el contenido en Real Player o Windows Media

El suicida que mató a siete agentes de la CIA en Afganistán era un doble espía de al-Qaeda, aseguraron medios de Estados Unidos.

Dijeron que se trataba de un médico jordano que fue arrestado hace un año por funcionarios de inteligencia en Jordania.

Luego de ser detenido, fue aparentemente reclutado por los jordanos y la CIA, quienes pensaron que lo habían ganado para su causa, y le dieron la misión de localizar a cabecillas de al-Qaeda.

Se cree que estuvo trabajando clandestinamente en Afganistán durante varias semanas antes de hacer detonar la bomba que traía pegada al cuerpo en una base de la CIA.

clic Lea: CIA confirma muerte de siete agentes

Logo de la CIA.

El ataque en Afganistán fue el peor desde que la embajada de Washington en Beirut fue bombardeada en 1983.

El ataque en la Base de Operaciones Chapman de la CIA, en la localidad de Khost, fue el peor contra funcionarios de inteligencia de Estados Unidos desde que la embajada de Washington en Beirut fue bombardeada en 1983.

El diario The Washington Post citó a dos ex funcionarios del gobierno de Estados Unidos diciendo que el suicida engañó a los agentes de la CIA y los convocó a una reunión para, supuestamente, entregarles información exclusiva sobre líderes de al-Qaeda.

Los informes dijeron que en vida se llamó Humam Khalil Abu-Mulal al-Balawi, un hombre de 36 años, originario de Zarqa, Jordania, simpatizante de al-Qaeda, y que fue arrestado por la inteligencia jordana hace un poco más de un año.

La CIA declinó hacer comentarios.

Cambiando de bando

La inteligencia jordana creyó que lo había ganado para su causa y lo envió a Afganistán para que se infiltrara en las filas de al-Qaeda, dijo la cadena estadounidense de televisión NBC.

Su misión específica era dar con el paradero del segundo hombre más importante de al-Qaeda, Ayman al-Zawahiri.

De acuerdo a funcionarios occidentales de inteligencia citados en los informes, Humam al-Balawi llamó a su jefe inmediato la semana pasada para concertar una cita con agentes de la CIA en la Base de Operaciones Chapman, en donde le dijo que les entregaría información urgente sobre Zawahiri.

Cuando uno está tratando de construir lazos de amistad y de pedirles que arriesguen su vida por la causa de uno, hay que hacer muchas cosas para ganar su confianza.

Un funcionario estadounidense, que fue agente de la CIA.

Una vez dentro de la base, aseguraron los informes, hizo estallar la bomba que traía pegada al cuerpo, matando a siete agentes de la CIA y a su jefe inmediato, a quien los medios jordanos identificaron como Ali bin Zeid.

En cuanto se conoció la noticia del ataque dentro del gimnasio de la base, comenzaron las especulaciones sobre la manera en que el suicida pudo traspasar los controles de seguridad.

The Washington Post dijo que el suicida fue recogido minutos antes del ataque por un auto a las afueras de la base y que fue llevado al interior de la misma sin pasar los controles y sin que nadie lo revisara.

Un funcionario estadounidense, quien fue agente de la CIA, dijo que esos espías no requerían pasar por los controles, en una táctica que buscaba ganarse su confianza.

"Cuando uno está tratando de construir lazos de amistad y de pedirles que arriesguen su vida por la causa de uno, hay que hacer muchas cosas para ganar su confianza", dijo.

Aviones robot

Un portavoz talibán, citado por el sitio en internet de al-Jazeera, dijo que Humam al-Balawi era un doble agente que había engañado a la inteligencia jordana y a la estadounidense, y que había trabajado para ellos durantre un año.

La Base de Operaciones Chapman, una ex base militar soviética, no solamente es utilizada por la CIA, sino que ahí operan equipos humanos de reconstrucción conformados por soldados y civiles.

La pista aérea de la base es utilizada por los aviones estadounidenses sin piloto que sobrevuelan Pakistán para bombardear los lugares donde se esconden los miembros de al-Qaeda.

La ClA no ha revelado los nombres de los agentes asesinados ni los operativos en los que estaban involucrados para no comprometer las misiones secretas de los otros agentes.

El corresponsal de BBC en Washington, Mark Mardell, dice que la CIA pasará momentos de enorme vergüenza porque el atacante suicida fue capaz de trabajar tan de cerca con sus agentes.

BBC navigation

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.