Última actualización: viernes, 18 de septiembre de 2009 - 00:37 GMT

Residuos tóxicos: ¿negocio en alza?

Residuos del Probo Koala

Más de 500 toneladas de residuos del Probo Koala se vertieron en Costa de Marfil.

En 2006, los residuos vertidos por el barco Probo Koala causaron la intoxicación de miles de personas en Costa de Marfil. Esta semana, en Italia, la policía denunció la posible implicación de la mafia en la gestión ilegal de residuos nucleares. ¿Hasta dónde llega el contrabando internacional y la gestión ilegal de residuos peligrosos?

La carga tóxica del carguero Probo Koala –500 toneladas que probablemente contenían ácido sulfhídrico, una sustancia altamente tóxica- fue descargada en 15 vertederos a cielo abierto en la marfileña ciudad de Abidjan por la compañía Trafigura, una multinacional holandesa con sede en Londres.

Este jueves, Naciones Unidas concluyó en un informe que 108.000 personas fueron atendidas por intoxicación, 68 fueron hospitalizadas y al menos 15 murieron a consecuencia del vertido.

Pero el del Probo Koala no es un caso aislado.

La mafia

Esta semana, la policía italiana advirtió de la probable relación de la mafia con el hundimiento de barcos –podrían ser más de 30- que contenían desechos nucleares.

clic Lea también: La mafia y el negocio de la basura tóxica

"La relación de la mafia con los vertidos incontrolados es algo que se viene denunciando hace tiempo, y no sólo en el mar, también en vertederos ilegales en el sur de Italia que han generado problemas de salud importantes", afirmó a BBC Mundo Sara Del Río, jefa de la campaña de contaminación de Greenpeace España.

Estos dos casos recientes ponen de relieve un fenómeno que a menudo pasa inadvertido: el tráfico ilegal de residuos tóxicos a escala internacional.

"Es complicado saber hasta qué nivel sucede, pero es algo más que cotidiano", comentó Del Río.

De "ricos" a "pobres"

Afectada por residuos del Probo Koala.

Más de 100.000 personas fueron atendidas por intoxicación en el país africano.

Según los expertos, este "contrabando" consiste en la exportación de residuos de países industrializados a países en vías de desarrollo con el objetivo de burlar las legislaciones exigentes en materia de gestión de desechos.

De este modo, residuos procedentes de países desarrollados acaban en vertederos de países de Asia y África sin recibir un tratamiento adecuado.

"Como en el tráfico de armas o de drogas, en este ámbito hay un gran negocio ilegal", apuntó a BBC Mundo Katherina Kummer, secretaria ejecutiva del Convenio de Basilea, el acuerdo internacional que controla los movimientos internacionales de residuos peligrosos.

"El origen de este 'negocio' se encuentra en que hay países con leyes estrictas que hacen más cara la gestión de residuos y otros que no tienen las leyes o carecen de los recursos para hacer que se cumplan”, agregó Kummer.

Desde este punto de vista, la ruta del Probo Koala resulta paradigmática.

De México a Abidján

El origen de este 'negocio' se encuentra en que hay países con leyes estrictas que hacen más cara la gestión de residuos y otros que no tienen las leyes o carecen de los recursos para hacer que se cumplan

Katharina Kummer, secretaria ejecutiva del Convenio de Basilea

En 2005, Trafigura -la empresa propietaria del barco- compró toneladas de un tipo de gasolina sin refinar a precio de saldo a la compañía de Petróleos Mexicanos, PEMEX, que no disponía de los procesos para hacer comercializable esa sustancia.

A continuación, la multinacional "depuró" esa sustancia a bordo del buque mediante un proceso barato, pero que genera residuos peligrosos y es ilegal en muchos países.

Finalmente, ante el elevado costo de su procesado en Europa, Trafigura decidió transportar las sustancias tóxicas a Costa de Marfil.

Pese a que la compañía siempre negó su conocimiento previo de las consecuencias del vertido, este miércoles, un reportaje de la BBC sacó a la luz pruebas que demuestran lo contrario.

"Esta operación no está permitida en la Unión Europea, ni en los EE.UU. Está prohibida debido a la naturaleza peligrosa del residuo", puede leerse en uno de los correos electrónicos internos de la compañía que llegaron a manos de la BBC.

Pese a que el Convenio de Basilea entró en vigor en 1992 y hasta el momento fue ratificado por 172 estados –con excepciones notables como EE.UU.-, casos como el del Probo Koala muestran que el tráfico ilegal de residuos tóxicos continúa.

América Latina

Probo Koala

El Probo Koala, de bandera panameña, pertenecía a una multinacional holandesa con sede en Londres.

Durante años, América Latina fue uno de los principales receptores de residuos procedentes del mundo industrializado.

En este momento, existen datos contradictorios sobre la situación en la región.

"Aunque no tenemos datos definitivos, todo indica que en estos momentos América Latina podría ser más un exportador de residuos que un importador", apuntó Kummer.

En cambio, casos recientes, como la interceptación en julio en Brasil de 1.400 toneladas de desechos peligrosos procedentes del Reino Unido, podrían demostrar que la región sigue siendo receptora de residuos.

"Claramente Brasil no es el gran basurero del mundo", dijo Roberto Messias, presidente de IBAMA, la agencia medioambiental brasileña, que en aquella ocasión consiguió devolver los residuos al país europeo.

A lo largo de los últimos años, todos los países de América Latina ratificaron el Convenio de Basilea y muchos crearon leyes complementarias que prohíben la importación de residuos tóxicos.

Sin embargo, el problema a nivel internacional parece no estar resuelto por completo.

"La cuestión es que, aunque las reglas existen, en ocasiones no se respetan porque no hay suficiente capacidad ni recursos ni personal para obligar a que se cumplan", sugirió Kummer.

BBC navigation

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.