Última actualización: martes, 14 de julio de 2009 - 17:36 GMT

Las armas de fuego dividen a Tennessee

Arma de fuego

La nueva ley entra en vigor este martes.

Tras una reciente serie de casos muy sonados en Estados Unidos vinculados al uso de armas de fuego, esta semana el sureño estado de Tennessee reformará la ley que permite el porte de armas.

La reforma implica una ley mucho más flexible.

Y es que si fracasa una apelación de último minuto, la ley permitirá el porte de armas en lugares públicos como parques, bares y restaurantes.

clic Participe: ¿Armas contra la inseguridad?

Visité la ciudad de Nashville para averiguar qué es lo que piensan sus residentes sobre los cambios a la ley.

La Constitución

Nikki Goeser toma muy en serio su derecho a portar armas contemplado en la Segunda Enmienda de la Constitución estadounidense.

Nikki Goeser es sólo uno de los 250.000 dueños de armas registrados en el estado y fue testigo de la muerte de su esposo, Ben, quien falleció tras recibir un disparo en abril.

Ella cree que su derecho le fue negado cuando más lo necesitaba.

Pronto, los bares y restaurantes de Tennessee no serán lugares prohibidos para los portadores de armas registrados.

La gente tiene miedo del futuro. Se sienten inseguros y el derecho contemplado en la Segunda Enmienda de la Constitución de Estados Unidos es algo que la gente aprecia y es una forma de protegerse a ellos mismos y a sus familias

Doug Jackson, senador demócrata

Legisladores del estado -un cuarto de ellos porta armas de fuego- aprobaron una ley que permite el porte de armas en bares y restaurantes pero impide que quienes tengan las armas compren bebidas alcohólicas.

Para el senador demócrata Doug Jackson -quien impulsó la reforma- en este caso se trata de preservar los derechos de los individuos y de cada uno de los estados de forma individual.

"La gente tiene miedo del futuro. Se sienten inseguros y el derecho contemplado en la Segunda Enmienda de la Constitución de Estados Unidos es algo que la gente aprecia y es una forma de protegerse ellos mismos y a sus familias. Les permite defender lo que tienen y proporciona seguridad en tiempos difíciles".

Sin embargo, en las calles de Nashville incluso algunos defensores acérrimos de los derechos contemplados en la Segunda Enmienda temen que la denominada ciudad musical se transforme en una ciudad violenta y caótica.

Miedo

A Randy Rayburn, dueño de un restaurante en Nashville, no le agrada la idea de que sus clientes porten armas de fuego.

Rayburn lidera el movimiento que promueve una apelación en contra de la ley y que busca proteger a sus empleados, quienes están detrás de la barra.

"Sí, ellos tienen miedo y yo tengo miedo. Mi esposa teme por nuestra seguridad personal", comenta.

Si piensas en cómo el alcohol influye en las decisiones que la gente toma, no creo que las personas vayan a dejar a beber y prefieran entonces portar armas porque sé que la gente bebe y maneja

Ronal Serpas, jefe de la policía de Nashville

Randy Rayburn ha hecho lo que se le permite hacer a los propietarios de restaurantes, es decir, colocar un cartel en la ventana de su establecimiento que dice: "No se permiten armas de fuego".

Sin embargo, está preocupado de que el cartel no sea suficiente para prevenir que la gente tome la nueva ley por sus propias manos.

"No necesitamos vigilancia en mi negocio", señala.

"Yo porto un arma de fuego; tengo una en mi casa pero la mantengo allí y no en un lugar público donde muchas vidas pueden ser amenazadas", agrega.

Rayburn cuenta con el apoyo del jefe de la policía de la ciudad, Ronal Serpas, quien no cree que la gente que se pasea por los bares con armas de fuego se mantendrá alejada de la bebida.

"Si piensas en cómo el alcohol influye en las decisiones que la gente toma, no creo que las personas vayan a dejar de beber y prefieran entonces portar armas porque sé que la gente bebe y maneja", indica.

"¿Qué proceso ocurre en la mente de la gente bajo la influencia del alcohol? Tratan de hacer algo bueno pero no están entrenados, no tienen experiencia y no tienen tiempo para reflexionar, además sus mentes están dominadas por el alcohol, esto no tiene sentido".

Sin embargo, para Nikki -y otros propietarios de armas respetuosos de la ley- lo que no tiene sentido es poder tener un arma de fuego pero no poderla utilizar cuando se necesita.

"Escucho a la gente decir todo el tiempo que las armas fueron fabricadas específicamente para matar", afirma.

"Mi respuesta es: 'sí, un arma puede matar pero en las manos correctas puede ser utilizada para salvar vidas inocentes'. No me importa mucho la vida de un hombre malo. Lo siento, pero no me importa. Ellos escogieron ser malos y esa es su decisión. Si escogieron serlo y yo estoy armada, sé lo que estoy haciendo y trataré de impedir que se salgan con la suya".

Pronto, Nikki Goeser podrá portar armas de fuego en muchos más lugares que antes.

BBC navigation

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.