Última actualización: jueves, 9 de julio de 2009 - 17:08 GMT

"La Dalai Lama de los uigures"

Rebiya Kadeer, líder uigur

Con 62 años, esta lavandera devenida en millonaria ha sido adoptada por su pueblo como "madre de los uigures".

Los uigures la han designado su matriarca; el gobierno chino la considera traidora y cerebro de los enfrentamientos en la ciudad de Urumqui, que dejaron más de 150 muertos.

A sus 62 años y con 11 hijos Rebiya Kadeer denuncia desde Estados Unidos, donde vive exiliada, la muerte y el maltrato de uigures por parte de la mayoría han, pero su voz es desacreditada por un gobierno que la considera separatista, impulsora de la violencia y asociada con grupos extremistas musulmanes.

Kadeer dice luchar por los derechos civiles de su pueblo, "por la autodeterminación de los uigures", según dijo en una entrevista reciente con la BBC. Y niega tener vínculos con el Movimiento Islámico del Turkestán Oriental, un grupo que se encuentra en la lista negra de organizaciones consideradas "terroristas" por EE.UU.

Según ella, los uigures luchan en forma pacífica.

clic ¿Qué ocurre en China con los uigures?

El gobierno chino debería empezar a escuchar las quejas de los uigures y optar por el diálogo

Rebiya Kadeer

Sin embargo, el gobierno chino asegura tener una grabación telefónica que probaría que organizó las manifestaciones recientes en Urumqui, y usuarios de internet pro-chinos la acusan de mostrar a la prensa fotos trucadas, con la intención de mostrar la "represión brutal" de los uigures a manos chinas.

Ella sostiene -según recoge el Washington Post- que en la conversación que mantuvo con su hermano jamás le incitó a participar en las marchas, sino que por el contrario, lo previno de los riesgos. Pero no se ha pronunciado sobre las fotografías.

De lavandera a millonaria


Kadeer

A principios de los '90 Kadeer era una empresaria china modelo, pero todo cambió.

Nació en 1947 en la pobreza, pero su espíritu emprendedor la llevó a convertirse en ciudadana china modelo, luego de que forjara un imperio multimillonario a partir de su trabajo en una lavandería y la fundación de pequeñas empresas en el sector textil.

De la ropa saltó a los negocios inmobiliarios, restaurantes, construyó un centro comercial y empezó a dedicarse a la filantropía, promoviendo iniciativas de escolarización y capacitación de mujeres y niños uigures.

"La Millonaria" estaba creándose un nombre en su comunidad y en China, cuyo gobierno la ponía -según el New York Times- como ejemplo de las posibilidades de éxito individual en el régimen comunista. A menos al principio.

Una vez que llegó a la cima en lo personal, comenzó a ocuparse de su gente. Fue elegida para representar a su gente en la Conferencia Política del Pueblo, pero en 1998 ya no fue reelecta. De pronto todo cambió.

En 1999 fue encarcelada por "poner en peligro la seguridad nacional" al enviarle recortes de prensa a su marido Sidik Rouzi, ferviente activista uigur que cumplió penas de cárcel en la década de los '70 por sus posturas ideológicas, quien por entonces residía en EE.UU.

Kadeer fue a parar a la cárcel de mujeres de la Región Autónoma Uigur de Xinjiang.

Figura política

Protestas en Urumqui

Kadeer dice no haber organizado las protestas del domingo, aunque querría que Pekín escuchase a su pueblo.

Kadeer se negó a contradecir las declaraciones que hacía su marido desde EE.UU. sobre la situación de los uigures. Y le costó seis años de cárcel.

Fue puesta en libertad en 2005, por buen comportamiento y problemas de salud, justo antes de una visita a China de la por entonces secretaria de Estado de EE.UU., Condoleezza Rice.

Así logró reunirse con la mitad de su familia en Washington, y ahora reside en el estado de Virgina, donde las últimas semanas se la ha pasado al teléfono con miembros de su comunidad. "Su trabajo es mucho más que tiempo completo", dice su esposo al Post.

Cinco de sus hijos permanecen en China y dos de ellos están presos, dijo al New York Times.

Desde Estados Unidos, Kadeer preside la Asociación Uigur Estadounidense (UAA, por su sigla en inglés) y la Conferencia Mundial de Uigures, que reúne a medio centenar de grupos de uigures repartidos por el mundo. Su historia ha inspirado dos biografías.

En 2004 recibió el premio Rafto entregado a los defensores de derechos humanos, y -para más inri de Pekín- en 2006 fue propuesta como candidata al Premio Nobel de la Paz.

El martes pasado, se autodeclaró "la voz de los uigures", y no tiene empacho en que estos la llamen su "madre". Asegura que no organizó las manifestaciones del domingo, pero dice que en vez de responsabilizarla, "el gobierno chino debería empezar a escuchar las quejas de los uigures y optar por el diálogo".

Para reproducir este material debe tener activado Java Script, así como tener instalada la última versión de Flash Player.

Reproduzca el contenido en Real Player o Windows Media

BBC navigation

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.