Última actualización: martes, 16 de junio de 2009 - 14:40 GMT

Mousavi, la cara de la oposición

Candidato reformista Mir Hossein Mousavi

Mousavi denunció que hubo fraude en las elecciones del viernes.

La figura del candidato reformista Mir Hossein Mousavi, cuyos seguidores se han manifestado en las calles de Teherán desde el sábado, parece haber aglutinado el descontento de parte de los iraníes con el presidente Mahmoud Ahmadinejad.

Mousavi ha denunciado que hubo fraude en las elecciones del viernes en las que triunfó Ahmadinejad. En un giro de posición, el poderoso Consejo de Guardianes accedió a realizar un recuento de los votos en algunas zonas del país.

Lea: anuncian recuento de votos en Irán

Este político se ha definido a sí mismo como un "reformista que responde a los principios" de la revolución islámica de 1979 y ha dicho que uno de sus objetivos es cambiar la imagen "extremista" de Irán en el resto del mundo.

Sin embargo, los analistas no pasan por alto el hecho de que, en realidad, Mousavi es un dirigente que surgió del establishment.

Fue primer ministro entre 1981 y 1989, año en el que suprimió el cargo, y su gestión fue elogiada por un buen manejo de la economía durante la guerra que su país mantuvo con Irak.

Después de ejercer este cargo, Mousavi pasó dos décadas entre bambalinas, actuando como asesor presidencial y titular del Consejo de Idoneidad, el mayor órgano de arbitraje de Irán, creado por el fallecido líder de la revolución islámica, el ayatolá Ruhollah Jomeini.

Carrera política

Su carrera como candidato también recibió un empujón del sistema vigente en Irán.

Fue el presidente Mohamed Jatamí (1997-2005), también un reformista, quien promovió su regreso a la arena política. Y el ex mandatario conservador Alí Akbar Hashemi Rafsanjani (1989-1997), hoy una figura muy influyente, le expresó rápidamente su respaldo.

Contra lo que muchos creen, el político reformista también está a favor del programa nuclear iraní

Mousavi, un arquitecto y pintor de 68 años que habla farsi, árabe e inglés, es actualmente presidente de la Academia de Artes Iraní, otra institución del establishment.

Contra lo que muchos creen, el político reformista también está a favor del programa nuclear iraní. En definitiva, los lineamientos en esta materia, al igual que en política exterior, son establecidos por líder supremo, Alí Jamenei.

Aun así, de haber ganado las elecciones del viernes pasado, Mousavi podría haber cambiado el tono del debate nuclear y reducir las tensiones internacionales, según afirma el analista de la BBC Paul Reynolds. Un compromiso con Occidente hubiera sido posible.

¿Cambio de discurso?

Durante la campaña, la clase dirigente esperaba que Mousavi tuviera un mensaje de centro, pero el postulante opositor fue gradualmente adoptando posturas más desafiantes.

Protesta de seguidores de Mousavi

Con el paso de los días se intensificaron las protestas de los simpatizantes del candidato reformista.

Durante los actos proselitistas buscó el respaldo de las clases medias educadas de las ciudades al criticar el extremismo y las medidas económicas populistas de Ahmadinejad, quien cuenta con un fuerte apoyo entre la población rural más pobre.

Así, el antes defensor a ultranza de la revolución islámica fue aglutinado de a poco los deseos de los iraníes de que hubiese un transformación profunda en el país.

Dicen que su esposa, Zahra Rahnavard, una de las mujeres más influyentes de Irán, jugó un papel clave en esto.

Para empezar, rompió con la tradición política al aparecer junto a su marido en los actos políticos y en los afiches de campaña. Asimismo, sus discursos criticaron duramente a Ahmadinejad por no promover la igualdad de los géneros.

Lea: ¿Una Michelle Obama iraní?

Conforme las protestas contra la victoria del actual presidente se recrudecían, tal vez envalentonado por la decidida movilización de sus seguidores, Mousavi pasó de criticar al actual gobierno a cuestionar directamente el sistema.

"El voto del pueblo es más importante que Mousavi y que cualquier otra persona", dijo desafiante.

Pulseada

En los últimos días, Mousavi incluso logró renovar el apoyo de algunas figuras tradicionales del régimen, preocupados por las políticas de Ahmadinejad y el giro que han tomado los acontecimientos en Irán.

Sus demandas (las de Mousavi) son también nuestras demandas

Ex presidente Mohamed Jatamí

Entre ellas se contarían los ex presidentes Rafsanjani y Jatamí. Este último dijo que debía atenderse a la exigencia del candidato reformista de que se celebraran nuevos comicios.

"Sus demandas son también nuestras demandas", dijo Jatamí. Luego se informó que uno de sus colaboradores fue arrestado.

Posteriormente el Consejo de Gradianes -el principal cuerpo legislativo de Irán- anunció el recuento de votos.

Algunos analistas creen que Ahmadinejad subestimó la reacción adversa que provocaría su victoria, que según las cifras oficiales fue "aplastante" y según la oposición fue una "burla".

Esto ha colocado al mandatario en la disyuntiva de reprimir las protestas, como ocurrió durante las manifestaciones estudiantiles de 1999, o acceder a las exigencias -al menos a algunas- de un movimiento opositor que parece más determinado que nunca a que cambien las cosas.

Elecciones en Irán

BBC navigation

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.