Última actualización: lunes, 18 de mayo de 2009 - 20:45 GMT

Obama insiste, Netanyahu calla

Benjamin Netanyahu (izq.) y Barak Obama

Obama recordó a Israel la necesidad de cesar la construcción de nuevos asentamientos.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, respaldó la creación de un Estado palestino como vía para solucionar el conflicto árabe-israelí en Medio Oriente, al final de la reunión que tuvo en Washington con el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu.

Netanyahu en cambio reconoció el derecho de los palestinos a gobernarse a ellos mismos, pero no opinó acerca de la llamada solución de los dos estados, uno palestino en los actuales territorios administrados por la Autoridad Nacional, junto al de Israel.

Tras un encuentro en la Oficina Oval de la Casa Blanca que tomó más tiempo del planificado, ambos hombres tuvieron una improvisada rueda de prensa en la que informaron sobre los temas tratados: el proceso de paz regional y la situación de Irán.

No es sólo en el interés de los palestinos, sino también en el de Israel, EE.UU. y la comunidad internacional lograr una solución de dos estados en la que israelíes y palestinos vivan lado a lado con paz y seguridad

Barak Obama, presidente de EE.UU.

"No es sólo en el interés de los palestinos, sino también en el de Israel, EE.UU. y la comunidad internacional lograr una solución de dos estados en la que israelíes y palestinos vivan lado a lado con paz y seguridad," afirmó Obama.

El presidente estadounidense lamentó el estancamiento que ha tenido la idea, que también promovió el presidente George W. Bush, y aseguró que Netanyahu está en una buena posición para relanzar el proceso que implicará que "todas las partes tendrán que tomar seriamente las obligaciones que contrajeron".

En ese sentido Obama recordó a Israel la necesidad de cesar la construcción de nuevos asentamientos judíos en Cisjordania.

"(Netanyahu) está en la posición de lograr los objetivos de seguridad de Israel pero también de traer una paz histórica. Tengo confianza en que aprovechará el momento", dijo el mandatario estadounidense al ofrecerse como "socio" en el proceso.

Negociaciones inmediatas

Soldado israelí con ciudadano palestino

El primer ministro israelí aseguró estar dispuesto a iniciar conversaciones de paz con los palestinos.

Por su parte, el primer ministro israelí aseguró estar dispuesto a iniciar conversaciones de paz con los palestinos, pero no comentó sobre la posibilidad de la creación de un estado palestino, más allá de reconocer el derecho que tienen a gobernarse a ellos mismos.

"Quiero empezar conversaciones de paz con los palestinos inmediatamente. Quisiera ampliar el círculo de la paz a otros en el mundo árabe", aseguró Netanyahu.

El mandatario israelí aseguró a Obama que no está en los planes de Israel gobernar a los palestinos, sino "vivir en paz con ellos" y dijo que de reanudarse las conversaciones "los palestinos tendrán que reconocer a Israel como estado judío y permitir a los israelíes disponer los medios para defenderse".

"Si esas condiciones se alcanzan podremos ver un compromiso en el que palestinos e israelíes vivan lado a lado con dignidad, en seguridad y en paz", dijo Netanyahu.

En varias ocasiones Netanyahu se dirigió a Obama llamándolo un "verdadero amigo de Israel", una definición que no utilizó el presidente estadounidense a lo largo de su intervención.

Al final de la reunión, algunos observadores destacaron las diferencias entre la urgencia que quiere imprimirle la Casa Blanca al regreso al proceso de paz y la renuencia de Netanyahu a comprometerse en temas que pueden afectar la estabilidad de su coalición de gobierno.

Irán como problema

Mahmoud Ahmanidejad

Netanyahu señaló a Irán y a su programa militar como una amenaza para la paz regional.

A lo largo del encuentro con la prensa, el primer ministro Netanyahu hizo énfasis en "el contexto" regional que representa lo que definió como la amenaza de "organizaciones y regímenes terroristas que buscan minar la paz y poner en peligro a nuestros dos países".

Netanyahu señaló a Irán y a su programa militar, como una amenaza para la paz regional y para los intereses estadounidenses en el mundo entero.

Obama aseguró que no se descarta el establecimiento de sanciones al gobierno iraní si viola las regulaciones internacionales sobre el manejo de la energía nuclear, pero insistió en que su gobierno buscará la vía diplomática multilateral y eventualmente bilateral.

"Irán puede lograr su seguridad, el respeto internacional, y la prosperidad de su pueblo a través de otros métodos", aseguró Obama, quien no quiso ofrecer un cronograma sobre cómo evolucionaría el acercamiento diplomático que quiere establecer entre Washington y Teherán.

Sin embargo, el mandatario expresó su confianza de que hacia finales del año se tendrá un panorama más claro, luego de que se resuelvan las elecciones iraníes previstas para junio en las que el presidente Mahmoud Ahmadinejad busca obtener la reelección.

Atiendan sus asuntos

Consideramos este acercamiento realista, pero aún esperamos a ver como se hace en la práctica. Irán cree que a Obama se le debe conceder la oportunidad de cambiar

Hasan Qashghavi, portavoz de la cancillería iraní

Mientras tanto, desde Teherán, horas antes de que se produjera la rueda de prensa en la Casa Blanca, el gobierno iraní pidió al presidente estadounidense "no prestar atención" a las supuesta demandas israelíes para que Washington adopte una línea mas dura frente a Irán.

El portavoz de la cancillería iraní, Hasan Qashghavi, dijo a la prensa local que "es muy importante que las autoridades estadounidenses presten atención a los problemas de su país y estén atentos para que el régimen sionista no les involucre en sus problemas", afirmó Qashghavi, pese a que manifestó su preocupación por unas recientes declaraciones de Obama en el sentido de que no está descartada una solución militar a los problemas con Teherán.

En círculos diplomáticos en Washington se considera que para EE.UU. es crucial presentarse como un factor que destrabe el proceso de paz en el Medio Oriente, para así convencer al mundo árabe a formar un frente político ante a Irán, un país que genera desconfianzas también entre algunos de sus vecinos.

BBC navigation

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.