Última actualización: miércoles, 29 de abril de 2009 - 01:42 GMT

La pobreza castiga a los afroamericanos

Para reproducir este material debe tener activado Java Script, así como tener instalada la última versión de Flash Player.

Descargue la versión más reciente de Flash Player aquí

Reproduzca el contenido en Real Player o Windows Media


En la trastienda de una casa del sur de Chicago, en una vieja cama de hospital, una anciana duerme profundamente. Su cabeza está en una de las puntas de la almohada. Su boca está ligeramente abierta mientras respira. La mujer se llama Bernice Williams.

En los años 60, Bernice formó parte de una emergente clase media negra. Tuvo un empleo estable en el Departamento de Aguas de Chicago durante 30 años.

Luego, 47 años atrás, hizo su pequeño aporte a la historia de la música: escribió una canción que pasó tres semanas en la cima del US Hot 100 Billboard. Duque de Earl fue el título de aquella melodía.

Ahora, todo eso importa muy poco.

Sobreviviendo

El futuro que Bernice Williams soñó para los suyos no se materializó.

Su hija, Roxanne, tiene un buen empleo como enfermera pero es el único salario que sostiene a la familia.

En algún momento tuvimos nuestros ahorros. No sabemos cuándo va a volver a pasar.

Don Burnett

Su yerno, Don Burnett, es un programador informático desempleado que está luchando para poder llegar a fin de mes.

Su nieto Joron es un talentoso artista de rap que actúa con el nombre de Juan. Él tuvo que dejar la prestigiosa Universidad de Columbia porque sus padres no podían pagar la matrícula.

"En algún momento tuvimos nuestros ahorros", explica Don, mientras recuerda las vacaciones que la familia disfrutó una vez. "No sabemos cuándo va a volver a pasar".

Después de perder el empleo "tuvimos que manejarnos en efectivo y eliminar las cuentas bancarias para recortar gastos", cuenta.

"Tuvimos que empeñar nuestros bienes para pagar la hipoteca y los servicios básicos. Suena simple, pero lo no es. Apenas sobrevivimos".

Impacto desproporcionado

Esta es la historia de una familia, pero es también la historia -en cierta manera- de la economía actual de Estados Unidos.

"Somos, en promedio, una familia de clase media", asegura Don.

Reparto de comida en Chicago

La comunidad afroamericana ha sido particularmente golpeada por la crisis.

"No lo esperábamos. Vivimos en el mismo barrio durante 20 años y ahora estoy viendo a mis vecinos que luchan para mantener su casa".

La pobreza está creciendo a lo largo de Estados Unidos. Muchas comunidades están afectadas, pero los afroamericanos en general fueron los más golpeados según señalan diversos estudios.

La oficina de Estadísticas Laborales informó que el desempleo entre los negros creció un 13,4% desde el comienzo de la recesión en diciembre de 2007, mientras que la desocupación a nivel nacional es del 8,5%.

Una de las tantas historias no contadas de la economía estadounidense es precisamente los efectos desproporcionados de la crisis sobre los afroamericanos.

Reparto de comida

Los problemas que azotan a esa parte de Chicago afloran con toda crudeza en la iglesia de San Columbano, aún antes de que llegue el camión con alimentos.

El lugar es miserablemente frío y húmedo. Aún así en los alrededores de la parte trasera del estacionamiento la gente forma una fila. Allí esperan pacientemente con sus rostros curtidos por el viento.

Finalmente, el camión llega y los voluntarios empiezan a trabajar descargando alimentos. Después permiten que la cola avance.

Parece una feria pero en realidad es ayuda alimentaria, paradójicamente distribuida en el país más rico del mundo.

Laverne Morris administra el depósito de alimentos. Ella ve que las cosas empeoran cada semana.

Algunos aquí son pobres crónicos, pero otros se están convirtiendo en pobres. "Estas personas son ciudadanos estadounidenses que trabajan por su salario todas las semanas", dice Morris y agrega:

"Son algunos de los que han perdido por primera vez sus empleos".

El banco de Obama

A pocos kilómetros, el reverendo Alvin Love, de elegante traje y camisa blanca, se para en la parte posterior de su iglesia. El anillo de sus bodas de oro reluce con una luz tenue.

Por primera vez en nuestra historia la gente no tiene el sentimiento de que sus hijos tendrán un futuro mejor que el que ellos heredaron de sus padres.

Reverendo Alvin Love

Barack Obama solía sentarse en los últimos bancos. Eso fue cuando el actual presidente era un dirigente de la comunidad local.

El reverendo Love está preocupado. Al igual que muchos líderes locales, puede ver que la recesión está afectando particularmente a la comunidad afroamericana.

"Por primera vez en nuestra historia la gente no tiene el sentimiento de que sus hijos tendrán un futuro mejor que el que ellos heredaron de sus padres", se lamenta. "Pienso que las perspectivas son aterradoras".

Sueños rotos

En el centro comunitario, calle abajo, hacen una oración conjunta antes de ocuparse de los negocios.

La charla no es sólo sobre el aumento de la desocupación -el nivel de desempleo local estimado está por encima del 60%-, también hablan de los delitos y los asesinatos. Los tiroteos entre pandillas parecen estar volviendo.

"En sólo un mes tuvimos probablemente cinco", señala la líder comunitaria Georgette Greenlee Finney. "Teníamos a Tommy, a Marshaan, pero estos hombres murieron".

Los dirigentes locales como Georgette pueden ver que la recesión está empujando a la gente hacia el abismo. Cree que el aumento de los crímenes está directamente relacionado con el deterioro de la economía.

Pese a que la Casa Blanca destinó miles de millones para estimular la economía, ella no ve que ese dinero llegue a su comunidad.

"Se van a invertir muchos dólares para generar empleo en la construcción, pero existe el temor de que no lleguen a lugares donde los negros han estado históricamente por no tener mejores opciones, marcados por el racismo".

Existe otro temor: que la recesión empuje a los afroamericanos cada vez más lejos del sueño americano de una economía equitativa.

BBC navigation

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.