Última actualización: miércoles, 15 de septiembre de 2010 - 02:32 GMT

EE.UU.: indocumentados financian nueva ola de jubilados

Un inmigrante mexicano en Colorado

Se estima que en 2007, trabajadores sin papeles aportaron unos US$12.000 millones a la seguridad social.

En las últimas décadas, inmigrantes indocumentados han aportado miles de millones de dólares al fondo del Seguro Social de Estados Unidos con lo que han ayudado a cubrir parte del déficit que afecta el sistema de pensiones público estadounidense.

Con sus contribuciones, los inmigrantes han estado contribuyendo a los fondos del retiro de los llamados "baby boomers", la generación de niños nacidos después de la Segunda Guerra Mundial cuando EE.UU. experimentó un aumento poblacional.

La aportación de los indocumentados es significativa en momentos en que los estadounidenses encaran la difícil elección de recortar las pensiones, dilatar la edad de retiro o elevar los impuestos para mantener la solvencia de lo que ha sido la pieza central de su bienestar social desde los años 30.

Según cálculos de la propia administración del Seguro Social (SSA por sus siglas en inglés), solo en 2007, trabajadores sin papeles contribuyeron con cerca de US$12.000 millones al flujo en efectivo del programa.

Ya que no pueden cobrar esos beneficios debido a su estatus migratorio, los aportes de los indocumentados se han convertido en un efecto neto positivo en el estado del programa Seguro para la Vejez, Sobrevivientes e Incapacidad de (OASDI por sus siglas en inglés) de EE.UU.

clic Lea: Cómo vive un indocumentado

"Calculamos que hay alrededor de 5,6 millones de inmigrantes no autorizados trabajando y pagando impuestos de Seguro Social", escribió en junio de 2007 Stephen C. Goss, actuario de la administración del SSA.

En una carta dirigida al senador demócrata Richard J. Durbin, Goss indicó que "los ingresos de los inmigrantes no autorizados resultan en un efecto neto positivo en el estado financiero general del Seguro Social y que este efecto contribuyó con cerca de US$12.000 millones para el flujo de efectivo del programa en 2007".

Papeles falsos

Los expertos señalan que resulta imposible determinar el número exacto de indocumentados que trabajan y pagan impuestos.

Mark Lassiter, portavoz del SSA indicó a BBC Mundo que la única información de identidad que se recibe en el formulario W-2 del Servicio Nacional de Impuestos (IRS) –donde se reportan los ingresos de los empleados- es el nombre y el número del seguro social del trabajador.

No hay manera de saber si los ingresos específicos en un formulario W-2 del IRS son de un inmigrante indocumentado

Mark Lassiter, vocero del SSA

"Por lo tanto no hay manera de saber si los ingresos específicos en un formulario W-2 del IRS son de un inmigrante indocumentado", agregó Lassiter.

Sin embargo, los especialistas en inmigración aseguran que a partir de la ley de Reforma de Inmigración y Control de 1986, que estableció penalidades para los empleadores que a sabiendas contratan a indocumentados, la mayoría de los "sin papeles" que viven en EE.UU. trabajan con documentos falsos.

Para los indocumentados, las tarjetas de identidad y de seguro social falsas que obtienen por cientos de dólares en el mercado negro les protegen contra el empleador que debe verificar sus estatus migratorio. Pero también significan que al ser pagados sus salarios, los patrones deben deducir los impuestos de nómina.

Alta contribución

"El 6,7% del fondo (del SSA) es dinero contribuido por los indocumentados", indicó a BBC Mundo Edward Schumacher Matos, director del Programa de Investigación sobre Inmigración de la Universidad de Harvard.

"Eso debe significar que los indocumentados contribuyen mucho al país y que merecen quedarse", agregó el experto.

En base a los cálculos que realizó en 2007 el actuario de la administración del SSA, Schumacher Matos concluyó que para ese año, ya el Seguro Social había acumulado entre US$120.000 millones y US$240.000 millones de inmigrantes no autorizados en las últimas décadas.

El 6,7% del fondo (del Seguro Social) es dinero contribuido por los indocumentados

Edward Schumacher-Matos, investigador de la Universidad de Harvard

El investigador de Harvard, que actualmente escribe un libro sobre la economía de la inmigración explicó que sus cálculos fueron confirmados por el propio Goss mediante un intercambio de mensajes electrónicos.

Aunque confirmó que los indocumentados contribuyen con miles de millones de dólares al fondo de pensiones estadounidense, Steve Camarota, director de investigaciones del Centro de Estudios sobre Inmigración (CIS, por sus siglas en ingles) consideró que las cifras que ofrece Schumacher Matos son muy altas.

Camarota indicó a BBC Mundo que en un estudio que realizó en 2002 llegó a la conclusión de que el aporte de los "sin papeles" ascendía US$6.400 millones.

"Yo diría que tal vez entre US$60.000 y US$80.000 (acumulados) durante los últimos 20 años suena más acorde con mi investigación", agregó el experto.

"Los inmigrantes indocumentados son un beneficio neto para el seguro social solamente si permanecen indocumentados. Su legalización los haría elegibles para el seguro social", advirtió el investigador del CIS.

BBC navigation

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.