Última actualización: lunes, 13 de septiembre de 2010 - 16:42 GMT

Pensiones: el modelo argentino

Cristina Fernández presidente argentina

Cristina Fernández y pensiones: Argentina, modelo para armar.

¿Modelo para la región y el mundo en desarrollo o bomba de tiempo?

A casi dos años de la estatización del sistema privado de pensiones en Argentina, el debate sigue candente.

El gobierno de Cristina Fernández defiende el proceso y señala que no sólo se garantiza un retiro digno y seguro a los jubilados sino que los fondos de los contribuyentes se invierten en proyectos productivos argentinos.

Pero la estatización genera hoy tanta controversia en Argentina como cuando fue anunciada en octubre de 2008.

Nicolas Arceo, especialista en el tema de la consultora económica argentina CIFRA, señaló a BBC Mundo que esta inversión fue importante en el marco de la crisis economica de 2008-2009.

"Con la estatización se liberaron recursos del estado que seguía financiando parte de las jubilaciones, pero no recibía aportes de los contribuyentes que iban al sistema privado. En el marco de la crisis de aquel momento estos fondos adicionales permitieron financiar obras de infraestructura y líneas de crédito para los sectores productivos", puntualizó Arceo.

En el caso de Argentina esto fue doblemente importante porque el país tiene virtualmente cerrado el acceso a los mercados de capitales desde el cese de pagos de 2001.

La cajita feliz

Los detractores equiparan el uso gubernamental de los fondos de pensión a una "cajita feliz" como la que regalan en la cadena de Hamburguesas Mc Donald.

Cronología de la reforma: A.Latina

1980: Privatización del sistema previsional de Chile.

1980-1990: Década perdida en América Latina. Crisis de sistema previsionales en varios países.

1989: Consenso de Washington aconseja privatización económica como vía al desarrollo.

1994: Publicación de "Envejecimiento sin crisis" del Banco Mundial. Chile: modelo regional.

1990-2000: privatización parcial o total de los sistemas previsionales de 11 países latinoamericanos.

2007-2008: crecientes problemas económicos de sistemas previsionales privados

2008: Argentina estatiza sistema previsional.

2008: Chile inicia "reforma de la reforma"

Desde esta perspectiva la estatización es una "bomba de tiempo".

Si coyunturalmente puede subsanar algunos cuellos de botella a nivel de inversión, a la larga el sistema no se va a poder sostener porque - dicen los críticos - se están priorizando las necesidades económicas del gobierno en vez de la inversión más rentable y segura que garantice el futuro del las pensiones.

El académico Carmelo Mesa-Lago, de la Universidad de Pittsbourgh, autor de numerosos libros sobre los sistemas de seguridad social, crítico en su momento de la privatización de las jubilaciones, ve fuertes debilidades en el nuevo modelo previsional argentino.

"La sostenibilidad del sistema es bastante frágil. A pesar de que el ente oficial de seguridad social, el Anses, es en teoría autónomo del poder ejecutivo, no hay nada que impida que sus recursos se usen para cubrir el déficit fiscal o pagar la deuda externa", señaló a BBC Mundo.

Una historia circular

Una de las razones que allanaron el camino a la privatización en los 90 fue el desprestigio en que había caido el sistema público.

En el marco regional de la década perdida de los 80, Argentina languidecía bajo el doble peso de la deuda externa y el déficit fiscal: los jubilados eran muchas veces la variable de ajuste.

El retraso en el pago de las jubilaciones y la erosión de su valor real generaron la imagen de un sistema insostenible.

Argentina fue uno de los 11 países latinoamericanos que privatizó de manera parcial o total su sistema previsional entre 1990 y 2008 siguiendo el decálogo del Consenso de Washington e inspirado en gran medida por la privatización del sistema estatal chileno (1980).

Privatización parcial o total por país: A.Latina

País
Año
Chile 1980
Peru 1993
Argentina 1994
Colombia 1994
Uruguay 1996
Bolivia 1997
Mexico 1997
El Salvador
1998
Costa Rica
2001
Republica Dominicana
2003
Panama 2008

Pero tampoco este modelo dio los resultados esperados.

"Ni aumentó la cobertura, ni mejoró su calidad, ni se creó el mercado de capitales para activar el crédito. Fue un gran negocio empresario", señala Arceo.

Incluso entre los críticos de la estatización, muchos aceptan que la reforma no cumplió con sus promesas.

"Desde su creación en 1994, los fondos de pensión acumularon 96 mil millones de pesos y se llevaron 36 mil millones en gastos administrativos", señaló al matutino británico The Guardian el periodista argentino Rodrigo Orihuela a días del anuncio de la estatización.

A nivel regional el sistema privado sufrió el golpe de la contracción crediticia y la crisis económica del 2008-2009.

Chile ajustó las tuercas respetando el marco general de la reforma previa, pero regulándolo más estrictamente: la mayoría de los países latinoamericanos imitaron esta "reforma de la reforma".

Bolivia siguió el camino de estatización adoptado por Argentina.

La cuadratura del círculo

Los especialistas coinciden en que hay un problema estructural en todos los sistemas previsionales.

"Es un problema de sustentabilidad en el mediano y largo plazo por el envejecimiento poblacional", señala Arceo.

El gobierno argentino señala que es imposible tener jubilaciones dignas en una sociedad pobre: el sistema previsional no puede deslindarse de la marcha general de la economía.

Ha-Joon Chang economista

Ha-Joon Chang: el impacto económico de las pensiones.

Dado que una cuarta parte del capital en el mundo proviene de fondos de pensión, ¿pueden países en desarrollo, con una crónica deficiencia de capital, prescindir de los fondos previsionales o dejar que se inviertan en los grandes centros financieros del mundo?

El especialista en temas de desarrollo de la Universidad de Cambridge, Ha-Joon Chang, autor de "¿Qué fue del buen samaritano? Naciones ricas, políticas pobres", señala a BBC Mundo que estos capitales pueden ser fundamentales para el desarrollo.

"En muchos países en desarrollo existen cuellos de botella en cuanto a inversión por falta de acceso al crédito. Si los fondos de pensión pueden subsanar este problema", dijo Ha-Joon Chang.

Los críticos señalan que el eje central de un sistema jubilatorio no es convertirse en un sustituto de la falta de crédito sino encontrar la mejor inversión para el sistema en su conjunto.

"La salida argentina no es necesaria. Es decir, el estado puede orientar la inversión por medio de un sistema regulatorio fuerte. Hay países que prohiben la inversión en el extranjero. Para mí esto es un error, sobre todo en países con mercados de capitales muy pequeños para generar una inversión rentable. En todo caso, no es necesario hacer un cambio drástico para lograr ese objetivo", apunta Mesa.

BBC navigation

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.