Última actualización: jueves, 25 de marzo de 2010 - 21:59 GMT

Uruguay: un “infierno fiscal”

Panorámica de Montevideo.

En Montevideo se pagan hasta seis veces más impuestos a la vivienda de lo que se paga en París.

Los propietarios de casas, departamentos y vehículos uruguayos pagan varias veces más en impuestos de lo que se paga en las grandes ciudades europeas. Un estudio comparativo indicó que mientras que alguien que posee una vivienda valorada en US$100.000 paga el equivalente a US$200 por concepto de impuestos inmobiliarios en París, US$440 en Milán y US$551 en Madrid, en Montevideo la cifra asciende a US$1.200.

Con los autos sucede algo más extremo. Un Peugeot 306 del año ‘96 paga en Madrid un impuesto anual de US$100, US$274 en Londres, y US$1.369 en Montevideo.

¿A qué se debe esta situación? ¿Por qué los montevideanos, (y los uruguayos, en general), pagan más?

Alberto Varela, experto en asuntos tributarios del Estudio Ferrere y autor del informe, explicó a BBC Mundo que debido a que hasta hace un par de años en Uruguay no existía un impuesto a la renta de las personas físicas, ésta era una forma de gravar una manifestación de riqueza.

"Ahora que sí existe el impuesto a la renta pasamos a vivir en el peor país del mundo porque además de pagar muy caro los coches, tengo que pagar entre 20% y 25% de impuesto a la renta, y pago una patente de rodados de las más caras del mundo. Pasamos a tomar lo peor de todos los sistemas. Tenemos los impuestos indirectos más altos del mundo (como el IVA a 22%), los impuestos municipales más altos del mundo, combinado con un impuesto a la renta que es comparable con el de los países desarrollados", indicó.

Ahora que sí existe el impuesto a la renta, pasamos a vivir en el peor país del mundo porque además de pagar muy caro los coches, tengo que pagar entre 20% y 25% de impuesto a la renta, y pago una patente de rodados de las más caras del mundo

Alberto Varela, experto en asuntos tributarios y autor del informe

Lo que explica la diferencia de montos en impuestos entre propiedades del mismo valor es que además de que en las ciudades europeas las tasas son más bajas, éstas son fijas, no progresivas. Es decir, una casa valuada en US$50.000 en Roma paga el 0,46% del valor, US$230. Una propiedad de US$200.000 paga la misma tasa, 0,46%, que equivale a US$920 de impuestos.

En Montevideo, una propiedad de US$50.000 paga una tasa de 1% de impuestos, US$500, pero una propiedad de US$200.000 paga 1,2% de alícuota, US$2.400. La tasa se incrementa hasta 1,4% si el valor del inmueble es mayor. En París, esa tasa es de 0,2% por lo que una propiedad de US$200.000 paga US$400, seis veces menos que en Montevideo.

Impuestos para pagar sueldos

El territorio uruguayo está dividido en 19 departamentos. Los ingresos de cada gobierno departamental provienen fundamentalmente de dos impuestos: la contribución inmobiliaria, que es el impuesto sobre la tierra y las construcciones, y el impuesto a la circulación de vehículos, conocido como patente de rodados.

Varela señaló que el aumento en el valor de los impuestos queda en evidencia por el incremento registrado en la recaudación tributaria de la Intendencia Municipal de Montevideo (IMM), que creció alrededor de 140% en los últimos 20 años, sin contar la inflación en moneda nacional

El aumento en el valor de los impuestos queda en evidencia por el incremento registrado en la recaudación tributaria de la Intendencia Municipal de Montevideo (IMM), que creció alrededor de 140% en los últimos 20 años, sin contar la inflación en moneda nacional.

En 1988 los ingresos fueron de US$71 millones, mientras que en 2008 entraron a las arcas de la IMM US$382 millones. ¿Por qué ese aumento, que supera ampliamente la inflación local en dólares acumulada? Para cubrir las necesidades de pago de sueldos de los funcionarios municipales.

En 1988 los ingresos fueron de US$71 millones, mientras que en 2008 entraron a las arcas de la IMM US$382 millones. ¿Por qué ese aumento, que supera ampliamente la inflación local en dólares acumulada? Para cubrir las necesidades de pago de sueldos de los funcionarios municipales, indicó Varela.

El experto en impuestos explicó que los funcionarios de la IMM ganan sueldos altos en comparación con otros empleados, tanto de la administración pública como del sector privado, lo que hace que las necesidades financieras sean mucho mayores. El sindicato de funcionarios es muy fuerte y ha logrado importantes aumentos de sueldos en los últimos años. La forma que tiene la IMM de cubrir ese presupuesto es subiendo los impuestos, explicó.

"En 1990, de la recaudación de la IMM, unos US$38 millones se destinaban a sueldos, que en ese entonces se distribuían entre unos 14.000 funcionarios. Hoy en día la IMM destina US$ 215 millones a pagar los sueldos de sus casi 10.000 empleados", indicó.

"Pocas obras"

Esto es algo criticado también por la oposición, que asegura que la IMM no realiza suficientes obras con el dinero que recauda con esos impuestos. El candidato a Intendente por el Partido Nacional, Javier de Haedo, dijo que esto ocurre porque casi el 80% del presupuesto de la Intendencia se destina a sueldos o gastos de funcionamiento, al ser entrevistado por Radio Sarandí, una radio local.

Consultada sobre este tema en la misma radio, la intendenta de Montevideo, Hyara Rodríguez, dijo que otras ciudades del mundo reciben partidas de dinero del gobierno nacional "por su capitalidad, algo que debería de tener Montevideo y que no tiene". De hecho, todos los departamentos reciben aportes del gobierno central, aunque bajos en comparación a los presupuestos. Rodríguez indicó que el 7% o el 8% del presupuesto de la IMM se cubre con fondos del gobierno nacional.

"(…) Yo puedo bajar la patente y lograr que el gobierno nacional me compense, pero eso implica que a alguien le van a subir los impuestos. O sube el IVA o el Impuesto a la renta, o se dejan de hacer muchas cosas. Es un tema de recursos necesarios para hacer las cosas que hay que hacer".

Lo que cuesta un auto

Varela explicó que en Uruguay el 49% del precio de venta de un auto corresponde a impuestos, aunque ese porcentaje se reduce a 39% si los vehículos vienen de Brasil, Argentina o México, porque bajan los aranceles a la importación.

Para poner un caso: un auto japonés pequeño, como el Suzuki Swift, cuesta hoy en Uruguay US$24.000. De ese valor, US$11.760 corresponden a impuestos, y US$12.240 al costo (incluyendo flete y seguro) y la ganancia del importador.

"Hay una imposición en cascada. Primero el auto paga recargos a la importación. Después tenemos el IMESI, un impuesto específico que se aplica sobre el precio más los recargos a la importación. Por último tenemos el Impuesto al Valor Agregado (IVA), que se aplica sobre el precio, más los recargos, más el IMESI. Esto es altísimo, comparado con otros países", aseguró.

En Canadá, por el mismo coche hay 14% de impuestos incluidos en el precio de venta, en lugar del 49% que se paga en Uruguay.

En Chile, señaló Varela, el precio de un auto que proviene de un país con el que no se tiene un Tratado de Libre Comercio (TLC) incluye 21% de impuestos, y cuando el auto viene de un país con el que Chile tiene un TLC la incidencia de los impuestos baja al 15%.

Las consecuencias de los altos impuestos

En Uruguay un tercio de los hogares tiene al menos un auto, según la última encuesta de hogares realizada por el Instituto Nacional de Estadística. (1,5%, el equivalente a 15.600 hogares tiene dos autos y 0,1%, ó 1.300 hogares, tiene 3 autos).

El hecho de que los coches sean caros hace que para muchos uruguayos este medio de transporte sea un objeto de lujo, imposible de acceder.

Poniendo gasolina.

En Uruguay la gasolina tiene 44% de impuestos, lo que la convierte en una de las más caras de la región.

Al costo de comprar un vehículo, su suman los gastos de mantenimiento, y el combustible. La nafta (gasolina) tiene un impuesto de 44% en Uruguay, lo que la hace una de las más caras de la región.

El experto tributario destaca, además, que el alto costo trae aparejado un grave problema: la falta de seguridad. "El estado uruguayo se ha encarnizado con los autos desde hace años y eso da como resultado un parque automotor pobre, viejo, e inseguro.

La mayoría de los autos que se venden acá tienen baja cilindrada, no tienen airbags ni frenos ABS, tienen neumáticos mínimos, sin controles antivuelcos, etcétera. Hay muchísimas más motos que las que debería haber y el país no está preparado para ello y hay una epidemia de accidentes y muertes", aseguró.

El próximo 9 de mayo se celebrarán elecciones municipales. La candidata oficialista, Ana Olivera, es quien se perfila como clara ganadora, y es de esperar que los montevideanos no sientan un alivio en su bolsillo.

De hecho, el sindicato de trabajadores municipales reclama un salario mínimo de 32.000 pesos (poco más de US$1.500), casi el doble del promedio del salario actual, y volver a ser los 14.000 funcionarios que eran. Si las autoridades acceden a los reclamos, aunque sea en parte, es de esperar que los impuestos continúen creciendo.

BBC navigation

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.