Última actualización: miércoles, 30 de septiembre de 2009 - 11:39 GMT

¿La última comuna de Mao?

Para reproducir este material debe tener activado Java Script, así como tener instalada la última versión de Flash Player.

Reproduzca el contenido en Real Player o Windows Media

Al conmemorarse el 60 aniversario del régimen comunista en China, Michael Bristow de la BBC da un vistazo a uno de las pocas comunas que quedan en el país, una muestra distintiva de los primeros años del gobierno socialista.

En la aldea de Nanjie, en el norte de China, los trabajadores comienzan el día cantando alabanzas al fallecido líder del país, Mao Tse-Tung.

Más de tres décadas después de su muerte, Mao continúa siendo recordado con cariño en China, pero en Nanjie tiene un significado especial.

El pueblo es una de las últimas comunas que quedan en el país y aquí los trabajadores aún se rigen por muchos de los principios que estableció.

La mayoría de las comunas se disolvieron hace años, dado a que los sucesivos líderes chinos transformaron la economía planificada en una gobernada por el mercado.

Sin embargo, la comuna Nanjie todavía sigue sólida y satisfaciendo las necesidades diarias de los residentes. Poca gente quiere verla desaparecer.

Desastre Económico

Hu Xinhe, que es madre de un solo hijo, es una de los estimados 4,000 residentes que tiene Nanjie.

“Me siento muy relajada y segura viviendo en Nanjie, ya sea en términos de trabajo o de la vida en general. Estoy muy satisfecha”, dice la mujer de 34 años.

Trabajador de un hotel en China

Los vigilantes en el hotel de la comuna se visten de guardias rojos.

En la conmemoración de sus sesenta años en el poder, el Partido Comunista Chino quiere resaltar cuán brillante es el futuro del país.

Pero esta comuna sirve para recordar que algunas personas piensan que el pasado tiene aún mucho que ofrecer.

clic Opine: ¿será China el nuevo "imperio"?

Nanjie se encuentra en la zona de la provincia de Henan.

Los residentes acaban de recoger las cosechas de maíz, que actualmente se encuentran secando en las orillas de las carreteras y espacios abiertos alrededor del pueblo.

La comuna también tiene una serie de pequeñas fábricas de alimentos en los que se producen cerveza, chocolate, salsa picante y fideos, entre otros.

Algunos de los fideos incluso se venden en el exterior- en Australia, Estados Unidos y Canadá.

La propiedad colectiva

Pese a esto, siguen habiendo símbolos de que el objetivo principal no es tener empresas capitalistas.

clic Envíenos sus fotos de la fiesta china

Una estatua de Mao está situada en la plaza central del pueblo, rodeada de carteles gigantes de otros revolucionarios comunistas, como Lenin y Stalin.

Stalin

Las imágenes de Stalin y Lenin también son desplegadas en la comuna.

Con sus calles limpias y organizadas, Nanjie parece un lugar muy ordenado y agradable.

Las comunas se formaron a finales de los años 50 cuando el líder chino Mao Tse-Tung trató de obligar a los habitantes de las zonas rurales a vivir de acuerdo a los valores comunistas.

La gente tuvo que compartir sus tierras, animales, herramientas y cultivos, y trabajar para el colectivo.

En los primeros años las comunas fueron un desastre económico; contribuyeron a la muerte de millones de personas debido a una hambruna, entre 1958-61.

Finalmente, éstas fueron abandonadas a principios de los 80s, cuando los campesinos comenzaron a cultivar sus propias parcelas de tierra.

Sin embargo, unas pocas comunas -como la de Nanjie- permanecieron como antes.

Wang Hongbin, secretario del partido comunista de la aldea, dijo que la propia gente había decidido no desmantelar la comuna.

“Eligieron continuar con la propiedad colectiva, y si la gente quiere, nosotros -el partido-tenemos la responsabilidad de continuar con ese sistema,” dijo.

La lucha para sobrevivir

Gente formando número 60 en China

China conmemora sesenta años de revolución

En Nanjie, los trabajadores continúan trabajando duro a cambio de salarios bajos, pero la comuna les proporciona otras cosas.

“Yo gano unos 400 yuanes al mes (US$59), pero recibo muy buenos beneficios sociales", dijo la señora Hu, quien trabaja como inspectora de control de calidad en la fábrica de condimentos de la comuna.

“Yo recibo atención médica, vivienda, incluso el gas, el agua y la electricidad son gratis.”

Su hijo, de nueve años de edad, Wang Haoyuan, también recibe educación gratuita en las escuelas de la comuna. El municipio le paga incluso la universidad.

Es este tipo de garantías lo que hace que la vida en la comuna Nanjie sea tan atractiva.

Cuando China implementó las reformas económicas de 1978, muchos beneficios, especialmente aquéllos dirigidos a los agricultores chinos, fueron eliminados.

Ahora los agricultores pueden vender su propia producción y obtener beneficios, pero algunos enfrentan serias dificultades para pagar la educación de sus hijos o los gastos médicos cuando están enfermos.

Decenas de millones de agricultores han decidido abandonar sus aldeas para buscar trabajo en las ciudades.

Un futuro inseguro

Quienes viven cerca de esta comuna miran a sus habitantes con envidia.

Una mujer de apellido Liu, dijo: "Vivir en Nanjie es muy bueno, todo es suministrado por el pueblo. Aunque los sueldos son bajos, no tienes que preocuparse de otras cosas".

Trabajadora en fábrica de Nanjie

Hu Xinhe recibe múltiples beneficios.

“En nuestro pueblo no se nos da muchos beneficios, y yo no puedo sobrevivir únicamente de la agricultura”.

Pero hay quienes critican esta comuna señalando que ésta no es tan comunista como se quiere aparentar.

Señalan que el municipio enfrenta déficits y que no ofrece igual trato a los trabajadores de fuera en comparación con los residentes permanentes.

También indican que Nanjie trata de aprovechar su credencial comunista para alentar a los turistas a visitarlos.

Hay un hotel especial para los visitantes en el que los trabajadores usan uniformes de tipo militar, con el fin de resaltar la historia revolucionaria del pueblo.

Pero aunque el municipio tenga sus defectos, las personas que viven aquí dicen que creen en sus objetivos.

En un momento en que la brecha entre ricos y pobres está aumentando en China y la vida es incierta para muchos, Nanjie ofrece la seguridad y la certeza del pasado.

BBC navigation

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.