Última actualización: lunes, 7 de septiembre de 2009 - 20:05 GMT

Volver o no volver, el dilema del migrante

Oficina de empleo en España

La tasa de desempleo entre los inmigrantes ha alcanzado a un 28%.

Tras doce años viviendo en España, Cristian Avram está considerando volver a su país, a Rumania. "Mi esposa hace un año que está en paro y nos viene difícil. Tenemos una hija, hay que pagar una hipoteca y hay igual o más gastos que el año pasado y con un ingreso menos".

Volver no es fácil, reconoce, sobretodo cuando se ha perdido contacto con el mercado, pero Cristian siente que las perspectivas en su país son mejores que en España. "Estamos pensándolo porque yo aquí el futuro lo veo muy negro, mientras que en Rumania hay más futuro que aquí ".

El de Cristian no es un caso aislado. De ser el principal destino de inmigrantes en la Unión Europea en la última década, España ha comenzado a experimentar lo que algunos han calificado como el "retorno silencioso" de miles de extranjeros, en su mayoría de Europa del Este.

"Ciudadanos de Europa del Este con derecho a retorno y algunos marroquíes parecen estar saliendo de España y regresando a sus países", señala un estudio elaborado para la BBC por el Instituto de Políticas Migratorias, MPI por sus siglas en inglés,

El flujo de retorno aumentó en 93% en 2008 con relación a 2006. El informe señala que no hay consenso sobre si se trata de un éxodo masivo, aunque también puntualiza que los datos sobre el número de personas que han regresado puede ser subestimado.

Lo mismo, aunque en mayor proporción, ha sucedido en el Reino Unido y en Irlanda. La mitad de los 1,3 millones de ciudadanos del Este de Europa que migraron a Gran Bretaña entre marzo de 2004 y marzo de 2009, principalmente polacos y rumanos, han regresado a sus países.

Cada vez menos

Mi esposa hace un año que está en paro y nos viene difícil. Tenemos una hija, una hipoteca, más gastos y con un ingreso menos.

Cristian Avram, inmigrante rumano en España.

La investigación hecha para la BBC también resalta la caída estrepitosa del flujo de inmigrantes a España: de 60% en el caso de rumanos y búlgaros, de 25% para los procedentes del continente americano y de 10% en el caso de los asiáticos.

Según el estudio de la BBC, el flujo de indocumentados desde África también ha bajado.

Si en 2006 llegaban a las Islas Canarias más de 30.000 inmigrantes, en 2008 sólo llegaron 8.300 y en el primer trimestre de 2009 la cifra bajó a 1.318, señalan funcionarios de las Islas Canarias.

Esto se explica en buena medida porque, en el contexto de la crisis económica, España ha registrado la mayor tasa de desempleo de la Unión Europea.

La mitad de los empleos que se perdieron en el bloque en los primeros seis meses de la recesión corresponden a España y entre los inmigrantes el desempleo alcanza a 28%.

Cristian Avram y sus compatriotas tienen una ventaja que otros inmigrantes no tienen. Las reglas de la Unión Europea garantizan la libre circulación de la mano de obra entre los países miembros como Rumania. Por otra parte, la economía de algunos países de Europa del Este como Polonia está creciendo, contrario a lo que sucede con España.

Los que se quedan

Turistas asistiendo a inmigrantes indocumentados

La llegada de inmigrantes desde África también ha bajado.

Contrario a lo que sucede con Cristian, para Jean Carlos Sánchez, dominicano que reside en Madrid, irse de España es una decisión mas difícil de tomar. El quedó desempleado desde enero de este año. "Busco y busco y aunque tengo mis papeles en orden no encuentro trabajo".

Entre sus amigos, dice, todos hablan de irse para otro país o incluso de regresar. "Me voy a Holanda, me voy a Alemania, me voy a donde sea. Eso es lo que dicen mis amigos porque aquí ya no hay nada que buscar".

Su propia hermana decidió retornar a su país porque tanto ella como su esposo quedaron desempleados.

Pero Jean Carlos se resiste "a tirar la toalla". "No quisiera regresar a mi pais sin siquiera tener el dinero para comprarme una casa allá", dice.

La investigación de MPI destaca que, como Jean Carlos, la inmensa mayoría de los latinoamericanos que residen en España han permanecido allí debido a las dificultades económicas en sus lugares de origen o porque temen no poder retornar a Europa.

El gobierno español ha puesto en marcha medidas para facilitar que inmigrantes desempleados regresen a sus países. Se trata de un programa de retorno voluntario, que se inició en noviembre pasado, por medio del cual éstos pueden llevarse lo que han acumulado como prestación por desempleo durante el tiempo en el que estuvieron trabajando.

Apenas unas 5.000 personas, la mayoría latinoamericanos, se han acogido a este plan.

Sin embargo, Estrella Rodríguez, directora general del programa de integración del Ministerio de Trabajo e Inmigración de España, pone de relieve que esta medida sólo beneficia a una parte de los migrantes, los que tienen convenio con la seguridad social. No incluye a indocumentados, extranjeros naturalizados o a ciudadanos de la Unión Europea.

"Por eso no vemos como un drama que este programa no tenga números espectaculares", señala. "El proyecto migratorio de cada persona es diferente y la mayoría vienen para vivir y adaptarse a la sociedad".

"Es como un fracaso"

Yo he pensado muchas veces en irme, porque quizás estaría mejor allá, pero no quiero porque sería como regresar sin cumplir un sueño, es como un fracaso.

Jean Carlos, dominicano residente en España.

Sin embargo, Pilar Garcia, una ecuatoriana que reside en Madrid, señala que "no muchos están interesados". Acogerse al plan implica que no pueden regresar en un período de tres años. Por otra parte, mucha gente tiene que trabajar para enviar dinero a sus familiares y siente que aún en la crisis actual hay mas perspectivas en España

Y entre los que han mostrado interés hay situaciones que le impiden. Carla Muñoz, abogada de una organización de ayuda al inmigrante, señala que se han presentado muchos casos de personas que quieren irse pero no han podido porque tienen compromisos como hipotecas que tienen que saldar.

Jean Carlos Sánchez habla también de otra de las razones que influyen en esta decisión.

"Yo he pensado muchas veces en irme, porque quizás estaría mejor allá, pero no quiero porque sería como regresar sin cumplir un sueño, es como un fracaso".

Irse ahora implicaría abandonar sus planes de un día cursar estudios de postgrado en España. "Yo y mi esposa podríamos estudiar y así los dos tendríamos mejores posibilidades, pero por el momento la realidad es que aquí no hay trabajo para nadie".

Un año de crisis

BBC navigation

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.