Última actualización: viernes, 20 de marzo de 2009 - 04:22 GMT

Argentina: el campo mira a las urnas

Dirigentes rurales en Argentina anunciaron el final de un paro de siete días, durante los cuales se suspendió la comercialización de granos y hacienda para faena, y se organizaron cortes de rutas y asambleas de productores en las principales zonas agro-ganaderas del país.

Camioneros bloquean ruta en Entre Ríos.

El sector rural ya realizó siete paros desde que asumió Cristina Fernández.

Con duras acusaciones al gobierno, la Mesa de Enlace, portavoz de los intereses del sector agrícola, celebró la "militancia" y el "acatamiento" casi total a la medida de fuerza, así como el carácter pacífico de las protestas.

"Fue un reclamo democrático, que llevaremos adelante tantas veces como consideremos necesario. No somos golpistas ni desestabilizadores, creemos que nuestra protesta está basada en el respaldo a las instituciones", expresó el presidente de la Sociedad Rural Argentina, Hugo Biolcati.

Las voces del agro criticaron además a la presidenta Cristina Fernández de Kirchner por el decreto de necesidad y urgencia firmado la semana pasada, que estableció el reparto de una parte de las retenciones a las exportaciones de soja entre las provincias y municipios.

Esa medida -calificada de "anti-jurídica" y considerada como una "burla" y una "provocación al campo", en palabras de Biolcati- fue el detonante del séptimo paro en lo que va del mandato de la presidenta.

Camino a la arena política

En los últimos días, tanto Cristina Fernández como su esposo y ex presidente, Néstor Kirchner, criticaron la medida de fuerza, a la que calificaron de "salvaje".

Las entidades gremiales son imprescindibles, pero con eso no alcanza: tienen que tener un apoyo en la política. Hay que dejar de protestar, y trabajar en los ámbitos donde se pueden generar ideas e influir en las decisiones

Jorge Srodek, productor y aspirante a senador

Sin embargo, desde el campo se hizo manifiesta la voluntad de seguir negociando.

"Hoy termina una forma de protesta, pero continúa el reclamo. Es importante que podamos seguir conversando... a eso hay que ir el martes que viene", expresó Eduardo Buzzi, titular de la Federación Agraria Argentina, anticipando la postura de la Mesa de Enlace ante la reunión convocada por el gobierno para el 31 de marzo.

Pero más allá de la intención de continuar buscando acercamientos con el Poder Ejecutivo, lo cierto es que el conflicto que ha enfrentado al campo con el gobierno por más de un año ha fortalecido el rol de los dirigentes rurales como opositores en la arena política.

Ante la opinión pública, el agro se ha convertido en un actor de peso que, más allá de los reclamos sectoriales, es capaz de hacer frente al oficialismo e incidir en la definición de políticas públicas.

De allí al desembarco formal en la política, hay sólo un paso. Y en las últimas semanas, las versiones sobre el enrolamiento de líderes rurales en las listas electorales se han hecho realidad.

Candidatos ruralistas

De cara a las elecciones legislativas de junio, el productor Jorge Srodek pidió una licencia de su puesto de vicepresidente en las Confederaciones Rurales de Buenos Aires y La Pampa (Carbap) y anunció su postulación como senador provincial en las filas del frente opositor Unión-Pro.

Trabajador cosechando semillas de girasol en la provincia de Buenos Aires.

El conflicto ha fortalecido el rol de los dirigentes rurales como opositores en la arena política.

"Las entidades gremiales son imprescindibles, pero con eso no alcanza: tienen que tener un apoyo en la política. Hay que dejar de protestar, y trabajar en los ámbitos donde se pueden generar ideas e influir en las decisiones", expresó Srodek a BBC Mundo.

El ruralista se convirtió así en el primer representante del campo en formalizar sus aspiraciones legislativas, pero para muchos observadores, Srodek es la punta de lanza de un fenómeno que podría acelerarse en las próximas semanas: la aparición de líderes agrarios como candidatos nacionales, provinciales y municipales.

Aunque se especuló con la formación de un partido ruralista único, los dirigentes han optado en realidad por sumarse a las fuerzas políticas ya establecidas.

"En este momento, el modelo de un partido del campo nos llevaría a fijar la mirada en un solo tema. En cambio, en los partidos tradicionales podemos aportar la visión del ruralismo sobre todos los temas, y eso genera otro modo de participación", destacó Srodek.

Escuela de líderes

La Sociedad Rural Argentina (SRA) se anticipó de algún modo a este fenómeno, con la creación de "jornadas de formación cívica": seminarios para la instrucción política de potenciales candidatos.

Con sesiones celebradas en las provincias de Entre Ríos, Corrientes y Buenos Aires, en las que participaron más de mil productores, la SRA busca "incentivar la activa participación del campo en la política del país". Y logra, además, dar las primeras armas a hombres de campo que jamás habían pensado en convertirse en legisladores.

"El desafío para un candidato rural es aprender las reglas del juego, y encontrar su lugar y su función", le dijo a BBC Mundo el consultor Felipe Noguera, quien tomó parte en las "clases" promocionadas por la SRA.

Según Noguera, la politización de los representantes agrarios es consecuencia directa del enfrentamiento sostenido con el gobierno.

"Con todas las movilizaciones de 2008, hubo un gran ejercicio de asambleas y surgieron muchos liderazgos locales, de gente que organizó reclamos, armó listas, tomó decisiones. Creo que es un proceso que ha comenzado naturalmente de abajo hacia arriba", concluyó el analista.

Las aspiraciones del campo en las urnas no se miden, por ahora, en un número de bancas estimadas de antemano.

Es un aprendizaje en un nuevo ámbito, dicen, y una posibilidad de traducir la agenda del agro en proyectos de ley y en políticas públicas concretas, a tono con los intereses que desde hace meses vienen defendiendo desde los costados de las rutas.

BBC navigation

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.