Última actualización: sábado, 3 de julio de 2010 - 15:56 GMT

Mundial Sudáfrica 2010: Alemania arrasó con Argentina

Para poder ver los resultados en vivo y las tablas de los grupos necesita tener activado JavaScript

clic Guía para entender el gráfico

Alemania es una realidad, Argentina fue una ilusión, un espejismo. Sólo fueron necesarios tres minutos para descubrir la sustancia en la que nacen ambos conceptos futbolísticos. Fue 4-0 y pudo ser más abultado el marcador de la victoria que coloca a Alemania en las semifinales del Mundial de Sudáfrica 2010.

Desde el pitazo inicial los dirigidos por Joachim Löw salieron a acorralar y agobiar a la defensa albiceleste, que fue superada sin resistencia. El gol de Thomas Mueller no sólo abrió el camino hacia la semifinales sino que le mostró a Alemania que la faena iba a ser más fácil de lo esperado.

Cada vez que Alemania salió en velocidad, con Khedira y Schweinsteiger sumándose al frente de ataque, quedó expuesto el desorden argentino, que se desgastó corriendo detrás de la pelota. Fue penoso ver a Demichelis y Heinze ser superados continuamente, algunas veces por velocidad, otras por mala ubicación.

La diferencia física y táctica también se hizo evidente cuando Argentina tenía la pelota. Alemania se replegaba formando dos líneas muy compactas y obligaba a Messi y Tévez a buscar el balón en su propio campo. Sin nadie que trasladara la pelota, los delanteros argentinos quedaban muy aislados y rodeados de defensores alemanes.

Di María se cambió de banda y tuvo más protagonismo, pero el nuevo fichaje del Real Madrid no pudo con la responsabilidad. Messi lo intentaba, pero no econtraba el complice necesario para jugar la pelota. Tévez se encontraba a muchos metros de distancia, corriendo sin cesar, luchando. Higuaín... nos quedamos esperando a Milito.

Cuando Alemania aceleró en la segunda parte, después de aguantar la ofensiva de Argentina, sentenció el partido. Mueller recibe de espaldas, se cae por la presión de Demichelis, el central argentino pierde el equilibrio dejando que, desde el suelo, Mueller metiera un balón en profundidad a Podolski, quien tuvo tiempo de sobra para planificar y ejecutar a la perfección su asistencia que dio lugar al primero de los dos goles que Klose anotó en el partido.

Después fue Schweinsteiger el que se paseó por la derecha de la defensa albiceleste, dejando en el camino a Pastore e Higuaín, para colocar el balón en los pies de Friedrich, quien anotó su primer gol con Alemania.

Para cerrar la historia de la humillación argentina, Özil colgó un balón al área para que un solitario Klose consiguiera su décimo cuarto gol en los mundiales, igualando a su compatriota Gerard Mueller en el segundo lugar de la lista de todos los tiempos y quedando a uno de la marca de Ronaldo, con dos partidos por jugar.

La diferencia que refleja en el marcador existió sobre el campo de juego. Alemania fue simplemente superior, no sólo con la mente, también con el corazón.

Sudáfrica 2010

  • De nuestros enviados

  • El color del mundial

    • VeaDur: 01:31

  • La otra cara

  • En imágenes

    • Vea más fotos

BBC navigation

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.