Última actualización: viernes, 20 de agosto de 2010 - 00:43 GMT

Los correbous, los toros que sí quieren en Cataluña

Encierro en Cataluña

En verano, decenas de pueblos catalanes y valencianos celebran estos encierros.

En Madrid y otras ciudades están prohibidos por crueles, sin embargo, en Cataluña y la Comunidad Valenciana forman parte de las fiestas más populares. Los correbous o bous al carrer, encierros donde los toros corren por las calles, están en la mira de las asociaciones antitaurinas después de que se prohibiesen las corridas de toros en Cataluña.

El verano es la época de los correbous. Decenas de pueblos catalanes y valencianos cierran sus calles con rejas para que los bous (toros) -en ocasiones con antorchas en los pitones (bou embolat)- corran detrás de los temerarios que saltan delante de los animales. Hay petardos, música y gritos desde los balcones repletos de familias.

En algunas de esas frenéticas carreras el toro puede terminar en el mar.

El partido nacionalista catalán CiU, uno de los principales partidos que apoyó la prohibición de las corridas, promueve una ley para proteger los correbous con el argumento de que "son fiestas tradicionales donde no se da muerte al animal".

clic Lea:Cataluña prohíbe las corridas de toros

La propia "Prou!", la plataforma responsable de la Iniciativa Legislativa Popular que acabó con la lidia, ha manifestado que no promoverá la prohibición de los correbous. "No obstante, nuestra postura es de rechazo absoluto a esta práctica porque los animales sufren", han señalado en un comunicado.

El conservador Partido Popular, por su parte, ha calificado de hipócrita la iniciativa de CiU y considera que la abolición de las corridas respondía más a una manipulación con la que se pretende diferenciar a Cataluña de España, que a la defensa de los animales.

Los toros de fuego

Fiesta del toro embolao en Amposta, Cataluña

En algunos festejos, los organizadores colocan antorchas al toro en los pitones.

"Los correbous son una tradición de las tierras del Ebro, de Tarragona. Si los prohibieran se acabaría la fiesta y los pueblos. Se están cargando cosas que siempre han existido en Cataluña. La Monumental fue una de las primeras plazas de toros en España", comenta Miquel Ferrer, presidente de la Agrupación de Peñas y Comisiones Taurinas de las Tierras del Ebro.

Por estos días localidades catalanas como La Aldea, Alcanar, Deltebre o Amposta, considerada la "Meca" taurina de los correbous, preparan sus festejos, más de 200. Sólo en Amposta se realizarán unas 40 celebraciones taurinas con cuatro o cinco toros por día.

En la Comunidad Valenciana esa cifra se dispara. "Más de 6.000 festejos al año. Nos preocupa lo que pasa en Cataluña porque los bous forman parte de nuestra cultura. Prohibir a estas alturas es nefasto", señala a BBC Mundo Manuel Vicent, presidente de la Federación de Peñas de Bous al Carrer.

Los festejos más conocidos de los correbous son los encierros pero tanto en Cataluña como en la Comunidad Valenciana se celebran los bous capllaçats (toros ensogados) y los bous embolats o toros de fuego.

A estos últimos se le adaptan hierros en los pitones coronados por bolas de cera que arden como antorchas. La imagen hipnotiza a los corredores pero escandaliza a las asociaciones antitaurinas.

Piden prohibirlos

Fiesta del "Toro al mar" en Denia, Alicante

En Denia, Alicante, el objetivo de los corredores es que el toro acabe en el mar.

"Embolar a un toro es una tortura evidente. Los correbous son una barbarie. La gente ha llegado a utilizar descargas eléctricas sólo para que los toros se muevan", denuncia Miguel Gutierrez de la Asociación Antitaurina Ciudadana de Tarragona.

Organizaciones como la Asociación Nacional para la Protección y el Bienestar de los Animales (Anpba) han presentando decenas de denuncias durante los últimos años. Hace un par de semanas un juzgado de Barcelona admitió un recurso de Anpba que pide prohibir los toros de fuego y los ensogados.

"Se trata de dos modalidades de correbous que, aunque no causan la muerte del animal, suponen enormes sufrimientos y estados de ansiedad", señala la asociación.

CiU, por su parte, aboga por una solución intermedia que no pase por la prohibición de los correbous porque, señalan sus críticos, supondría un costo político muy grande.

En ese sentido en 2005 se aprobó un Manual de Buenas Prácticas que aconseja retirar animales agotados o lesionados e impedir el uso de palos, punzones o descargas eléctricas.

Ferrer cree que se han exagerado muchas cosas por desconocimiento. "A estos toros se les cuida mucho, se les da de comer. Sin estas fiestas no existirían", comenta mientras recuerda un incidente no abundaban las autopistas en España.

"Todo el pueblo bloqueó la carretera. Protestaban porque les habían quitado un día de toros. Si nos quitan nuestra fiesta saldremos todos a la calle", anota.

BBC navigation

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.