Última actualización: miércoles, 11 de agosto de 2010 - 12:56 GMT

El Cubo de Rubik, en sólo 20 pasos

Cubo de Rubik

El nuevo algoritmo reduce de 22 a 20 el número mínimo de movimientos.

Se ponga como se ponga, se mezcle como se mezcle, no importa las vueltas que se le den, el Cubo de Rubik puede ser resuelto en 20 movimientos o menos.

Un equipo de matemáticos e ingenieros encabezados por Morley Davidson, de la Universidad del Estado de Kent (Ohio, EE.UU.), estableció que con 20 pasos, a lo máximo, se puede acabar con éxito lo que supone una tarea eterna o imposible para muchos: dejar las seis caras del famoso dado cada una con su color.

Eso sí, con ayuda de la informática, ya que los algoritmos -la secuencia matemática de pasos a seguir- que pueden ser memorizados por un ser humano requieren un mínimo de 40 movimientos.

El algoritmo que reduce "el número de Dios" de los 22 movimientos establecidos en 2008 por Tomas Rokicki y John Welbron a 20 fue establecido por Davidson, John Dethridge, Herbert Kociemba y el mismo Rokicki.

¿Cómo?

Las 27 piezas del cubo -seis fijas- pueden colocarse en más de 43 trillones de posibles posiciones, que el equipo de matemáticos redujo a 2.000 millones de bloques de 19.000 millones y después, usando simetría, bajó la cuenta a 56 millones de bloques...

Todo muy complejo, para matemáticos e ingenieros, y con cifras que no caben en cabeza humana. Por eso, la solución fue posible gracias a la ayuda de Google, que permitió el uso remoto de 35 años de tiempo de sus computadoras en hibernación.

Con todo, una "combinación de trucos matemáticos y cuidadosa programación" hizo posible establecer el algoritmo que fue calculado en pocas semanas con las computadoras de Google.

Esta solución ha sido encontrada tres décadas después de que un primer estudio concluyera en "probablemente alrededor" de 80 los movimientos necesarios.

En julio de 1981, Morwen Thistlewaite probó que eran suficientes 52 pasos, algo que sólo fue superado en abril de 1992 por Hans Kloosterman.

BBC navigation

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.