Última actualización: lunes, 17 de mayo de 2010 - 21:35 GMT

En bicicleta por la ruta más peligrosa del mundo

Andar en bicicleta por la carretera más peligrosa del mundo, entre La Paz y Coroico, es hoy una de las actividades más populares para mochileros en Bolivia. El mes pasado, poco después de la muerte de la victima número 18 en una de las peligrosas curvas, el interés no ha decaído. Entonces, ¿cuál es la atracción?

Algunas de las caidas tienen cientos de metros.

Es un paseo en bicicleta como ningún otro. No es sorprendente que se la conozca como la carretera más peligrosa del mundo, o simplemente "la carretera de la muerte".

En sus tramos más altos, las nubes abrazan el borde del acantilado, oscureciendo el abismo.

Hacia la izquierda, hay un perfecto descenso de 600 metros y a la derecha, una pared de roca vertical.

Y la superficie, que no tiene pavimento ni piedras, se parece a un camino de tierra, áspero, más que a una carretera.

El escenario, si te atreves a quitar los ojos de la carretera, es impresionante, con la exuberante selva tropical de las Yugas extendiéndose frente a ti. Pero las cruces de madera y piedras que delinean la carretera hacen recordar que no todos llegan a completar los 64 kilómetros en bicicleta y llegar al final sanos y salvos.

Deportes extremos

Dieciocho mochileros han muerto en la carretera desde que ciclistas comenzaron a enfrentarse a sus curvas en horquilla hace 12 años. Andar volando por sus senderos polvorientos a 48 kilómetros por hora es ahora una emoción que buscan aproximadamente 25.000 mochileros por año.

Todo el mundo quiere regresar de sus vacaciones y viajes con buenas historias para contarles a sus amigos en el trabajo o en el pub, o para poner en Facebook. En ese sentido, la carretera simplemente no tiene paralelo y los accidentes añaden a la historia

Alistair Mattew, pionero y promotor de los paseos en bicicleta

Se ha convertido en un deporte extremo como el salto en bungee o el paracaidismo. La diferencia es que no hay un guía experto que te controle el lanzamiento. Estás por tu cuenta.

La víctima más reciente fue una mochilera israelí, quien murió el mes pasado después de haberse ido por el borde. Nadie sabe como ocurrió el accidente, pero cuando se anda en bicicleta por esa carretera, los peligros son obvios.

Casi todo es cuesta abajo, cayendo 3.6 kilómetros, lo que significa que la velocidad aumenta casi imperceptiblemente, y tus manos están constantemente frenando. Luego están la superficie irregular y las piedras sueltas que hacen que el pasero sea aun más arriesgado.

Insignia de honor

Aunque una nueva carretera abrió en 2006, todavía hay algunos camiones y autos compitiendo por espacio con las multitudes de ciclistas en busca de emoción, en un camino que a veces tiene una sola senda.

Andar por esta carretera se ha convertido en un deporte extremo.

La carretera de La Paz a Coroico fue construida por prisioneros de guerra paraguayos en los años 30, cuando los dos países estaban en guerra, y ganó notoriedad en 1995.

El Banco de Desarrollo Interamericano estaba realizando un estudio de viabilidad para un nuevo camino y estimó que allí ocurrían entre 200 y 300 muertes al año, por lo que le concedió el titulo de "la carretera más peligrosa del mundo".

Aquellas palabras hoy se han convertido en una dudosa insignia de honor, en un eslogan que se ve en las camisetas de mochileros y una frase que se escucha por sobre el ruido de los bares en los hoteles de jóvenes.

"Si vas a Londres, tienes que ver el Puente de Londres y si vas a Sydney tienes que ver la Opera House", dice Andrew Jagoo, de 26 años originario de Melbourne, mientras recupera el aliento tras el paseo.

"Y si vas a Bolivia, tienes que hacer la carretera más peligrosa. Hay un elemento de riesgo pero después puedes decir que lo has hecho".

Cortes y moretones

El hombre que comenzó el fenómeno en 1998, el neozelandés de 39 años Alistair Mattew, dice que buenas instrucciones y un comportamiento sensible pueden ayudar a superar los peligros.

"Nosotros creemos que gran parte del riesgo puede mitigarse si se proporcionan buenas bicicletas y equipos, mucha instrucción y muchas advertencias sobre el potencial de accidentes".

"Sin embargo, esto también significa el monitoreo constante de grupos para proveer de advertencias extra a gente que esta demasiado emocionada y más entrenamiento para ciclistas con menos experiencia".

La idea se le ocurrió cuando estaba probando muchos recorridos nuevos en su bicicleta de montaña en la región cerca de La Paz.

"El primer recorrido rápido en la carretera más peligrosa del mundo fue espectacular. Fui con un tipo británico, ex soldado, ambos en nuestras horribles bicicletas antiguas sin suspensión y con frenos voladizos".

Cientos de personas han muerto en accidentes en este camino.

"Terminamos el paseo con grandes sonrisas y las manos en forma de garras de aferrarnos a los frenos".

Su compañía, Gravity, fue la primera en ofrecer a turistas la oportunidad de andar en bicicleta por el camino, inicialmente en grupos de cinco personas".

Hoy es una de 20 compañías que prometen a los mochileros el emocionante aroma del peligro. Gravity usa un guía entrenado que va en su bicicleta frente del grupo y uno detrás, y a veces uno en el medio. Un minibús con bicicletas extra y un equipo de rescate los sigue detrás.

Durante la temporada de lluvias, de diciembre a marzo, sólo ciclistas experimentados pueden participar.

Aun cuando sólo un ciclista con Gravity ha tenido un accidente fatal -un hombre de unos 50 años hace aproximadamente dos años– muchas personas sufren cortes y moretones. Casi toda quincena, alguien requiere tratamiento hospitalario por alguna herida.

"Puesto sencillamente, es todo sobre el derecho de jactarse", dice Matthew.

"Todo el mundo quiere regresar de sus vacaciones y viajes con buenas historias para contarles a sus amigos en el trabajo o en el pub, o para poner en Facebook".

"En ese sentido, la carretera simplemente no tiene paralelo y los accidentes añaden a la historia".

La muerte cambia el tono

La noticia de la muerte de la mujer israelí fue el tema de conversación en el hotel de jóvenes en La Paz en los días que siguieron, y algunos mochileros dijeron que les había quitado las ganas de hacer el viaje.

Un israelí de veintitantos años dijo que tendrías que estar "loco" y que le había prometido a sus padres que bajo ninguna circunstancia iba a tomar ese paseo en bicicleta.

Aun aquellos que se subieron a la bici una semana después de la tragedia dijeron que las noticias los pusieron más nerviosos.

"Estaba muy asustada y hasta llore antes", dice Marte Solberg una Noruega de 22 años, tras haber completado el recorrido.

En algunas zonas, las nubes no permiten ver los declives.

"Mucha gente había dicho que era tan divertido pero yo tenía miedo de caerme y morir, como la chica de Israel. Estaba preocupada de mi propio juicio porque no tengo experiencia de andar en bicicleta en la montaña. Un error y estas muerto".

"Me pregunte mil veces '¿por que estoy haciendo esto?' y la respuesta es que, primero, todos lo están haciendo. Si vienes a Bolivia, tienes que andar en bicicleta en la carretera más peligrosa del mundo. Y segundo que es un desafío personal".

Catherine Pearson, de 28 años y de Manchester, quien esta en un viaje de seis meses con su novio, cree que puedes simplemente no tener suerte.

"Si un camión viene y tu vas sobre una piedra de forma equivocada, no sabes lo que podría pasar. A veces cuando estaba andando en bicicleta, pensaba 'estoy yendo muy rápido, necesito frenar' y luego frené y pensé 'estoy frenando muy fuerte y me puedo tropezar'".

"Es un desafío personal y tienes miedo pero es un balance entre los dos. Tienes que vencer tu miedo".

Pero las noticias de lo que había pasado una semana antes sí cambio el tono del día, dice Pearson.

"Enterarnos de la muerte tuvo un impacto en nosotros. Para empezar, me hizo poner más atención. Y te sientes culpable si empiezas a alardear sobre cómo sobreviviste".

BBC navigation

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.