Última actualización: sábado, 10 de abril de 2010 - 00:33 GMT

Argentina: a la escuela para ver el Mundial

Gol de la selección argentina de fútbol en un amistoso contra Alemania

La experiencia repite la ya practicada durante el último Mundial, en 2006.

En Argentina, el Mundial de fútbol es cosa de chicos. El ministro de Educación del país, Alberto Sileoni, anunció este viernes que los alumnos argentinos podrán seguir los partidos de la selección de su país desde sus escuelas.

Según el funcionario, el campeonato de fútbol, que comenzará el próximo 11 de junio, "tiene un gran efecto pedagógico".

"Tenemos material para trabajar lo social, histórico y geográfico", señaló el jefe de la cartera educativa, quien dijo haber preparado esos textos junto con la Asociación del Fútbol Argentino (AFA).

Para Sileoni, está claro que para los argentinos el Mundial "es un hecho cultural muy importante" que se seguirá "en las oficinas y en las dependencias públicas".

Por tanto, el funcionario consideró que "es una cuestión de sentido común que esto también suceda en las escuelas", en vista de que muchos de los partidos se jugarán en horario escolar.

"Ver un partido en la escuela significa invertir dos horas de la clase. No ir (para ver el partido desde la casa) significa perder seis horas de escolaridad", estimó el ministro.

Pero para Sileoni no es simplemente una cuestión de hacer el mal menor, sino que hay mucho "aprovechable" en términos educativos en relación a un evento internacional de esta magnitud.

En ese sentido destacó la posibilidad de enseñarles a los niños más sobre Sudáfrica, el país que hospedará el Mundial.

"Se puede aprender sobre su literatura, sobre su política, sobre el fenómeno del Apartheid", ejemplificó ante un medio local.

¿Experiencia positiva?

Es bueno rescatar la motivación natural que surge en los niños ante este tipo de ocasión

Beatriz Valenzuela, psicopedagoga

Un portavoz del Ministerio de Educación le dijo a BBC Mundo que el país ya había implementado un programa educativo similar durante el último campeonato mundial de fútbol, celebrado en 2006 en Alemania.

Según el portavoz, la propuesta del ministerio fue adoptada con éxito en la mayoría de las provincias argentinas, aunque hubo algunas regiones, como la capital, que decidieron no implementarla.

Según la psicopedagoga Beatriz Valenzuela, aprovechar eventos de este tipo para enseñar cosas nuevas a los chicos puede ser muy valioso.

"Un partido de fútbol puede enseñar a los alumnos valores como la importancia de la preparación, el esfuerzo, la práctica, y también puede servir para hablar de cosas menos positivas, como las agresiones o el fanatismo", le dijo a BBC Mundo.

Sin embargo muchos argentinos criticaron la decisión del gobierno.

"¡Pan y Circo!", opinó uno de los muchos lectores que se expresaron a través del sitio online del diario La Nación.

Una encuesta del diario Clarín también mostró que un tercio de los lectores no está de acuerdo con permitir a los niños ver los partidos en la escuela.

En tanto, un sondeo realizado por BBC Mundo en 2006, cuando se les permitió a los niños argentinos ver el Mundial de Alemania en las aulas, también arrojó algunas críticas.

clic Lea: Mundial, ¿debe verse en las escuelas?

"Opino que es una medida populista", dijo María Buschiazzo, desde Buenos Aires, mientras que para Raúl Jaime, de Corrientes, "con la crisis de educación en la que estamos sumergidos en mi Argentina, no se puede perder tiempo valioso y precioso de estudio para las futuras generaciones".

Planificación

Cristina Fernández de Kirchner, presidenta de Argentina, mostrando la camiseta albiceleste

El Gobierno argentino intervino en 2009 para garantizar la señal en abierto de los partidos de liga.

Para Beatriz Valenzuela es bueno "rescatar la motivación natural" que surge en los niños ante este tipo de ocasión, aunque aclara que la clave está en la planificación.

"Puede servir como recurso pedagógico si el docente planea bien las actividades. Pero si es solamente usado como un justificativo para retener a los alumnos en la escuela, es malo", señaló la experta.

Si ocurre esto último, "el alumno empieza a dominar" el aula, y el docente pierde autoridad, dijo Valenzuela.

Para Roxana Morduchowicz, directora del Programa Escuelas y Medios del Ministerio de Educación, que coordina las actividades educativas en torno al Mundial, los eventos deportivos pueden enseñar cosas inesperadas.

Una vez un chico me dijo que había aprendido que Yugoslavia se separó porque vio un partido en el que Croacia se enfrentaba a Serbia

Roxana Morduchowicz, coordinadora de la educación sobre el Mundial

"Una vez un chico me dijo que había aprendido que Yugoslavia se separó porque vio un partido en el que Croacia se enfrentaba a Serbia", ejemplificó ante un medio local.

Entre el material que preparará su cartera se incluirá información sobre los 32 países que competirán en la Copa del Mundo.

Lo que por ahora ha quedado descartado es la posibilidad de adelantar las vacaciones de invierno de los niños para coincidir con el comienzo del torneo.

"No se pueden programar unas vacaciones de acuerdo a un Mundial", señaló Sileoni.

No obstante, el ministro no descartó que el receso escolar fuera adelantado por otro motivo: la llegada de la gripe porcina, que el año pasado llevó a que se extendieran las vacaciones de los chicos.

BBC navigation

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.