Última actualización: miércoles, 3 de febrero de 2010 - 10:00 GMT

El clamor por el derecho a morir

Imagen genérica. enfermedad

El nivel de aceptación social de la eutanasia es diferente en cada país.

El clamor por la aceptación de formas moderadas de eutanasia y/o suicidio asistido se está haciendo irresistible y muchos temen, así como otros tantos ansían, que las autoridades lo admitan y cambien las leyes.

El proceso de transformación social se está acelerando, en forma similar a lo ocurrido en su momento con los movimientos que forzaron el reconocimiento de los derechos de los trabajadores, las mujeres, las minorías raciales y los homosexuales, entre otros.

Las diferencias entre estos casos son numerosas, pero todos comparten la misma dinámica, con grupos pioneros que abren el camino y poco a poco persuaden a la opinión pública, primero, y luego a los poderes del Estado.

Vacilaciones

En dos casos judiciales recientes en el Reino Unido, que demuestran las vacilaciones de las autoridades, una mujer fue condenada a prisión y otra absuelta por la muerte de sus respectivos hijos, gravemente enfermos.

En el Reino Unido son ilegales tanto la eutanasia como el suicidio asistido, pero la presión social se ha intensificado tanto que la Procuraduría Fiscal dio, en septiembre de 2009, una serie de pautas, enumerando 16 factores que tendría en cuenta para llevar a juicio a personas investigadas.

Entre los factores contemplados figuran la existencia de una motivación financiera, la presión moral sobre el enfermo y si el paciente que desea morir es menor de edad o padece de una enfermedad mental.

El hecho de que la asistencia para el suicidio siga siendo ilegal, mientras que las autoridades dicen que en determinadas circunstancias no procesarán, refleja con claridad la evolución del fenómeno social.

Formas de "dejarse morir"

Es necesario distinguir entre suicidio asistido y eutanasia. El primero no requiere explicación, mientras que la segunda describe la acción de una persona, casi siempre un médico, para poner fin a la vida de un paciente incurable, en la forma menos dolorosa posible.

Escritor Terry Prachett

El autor Terry Prachett defendió su derecho a elegir el momento de su muerte.

Una forma muy extendida (y poco comentada) de eutanasia es la pasiva, en la que el médico se abstiene de resucitar o seguir medicando a un paciente gravemente enfermo.

Muchos médicos admiten que un número elevado de las muertes, tal vez la mayoría, pueda atribuirse a eutanasia pasiva, cuando para extender la vida del paciente se requieren procedimientos muy costosos o dolorosos.

Otra acción, que ya puede clasificarse como eutanasia activa, pero sobre la que se echa un manto de silencio, es cuando el médico aplica una dosis más elevada de un medicamento, que acelera la muerte.

En estos casos, los médicos distinguen entre una “inducción de la muerte” y un procedimiento que alivia el dolor, aunque también cause la muerte.

El tema de “la buena muerte” ha estado en discusión desde tiempos muy antiguos, pero la presión combinada de las autoridades públicas y del poder religioso lo mantuvieron soterrado hasta bien avanzado el siglo XX.

El suicidio fue ilegal hasta la década de los años '60. El proceso se aceleró en los años '70, cuando varios países reconocieron el derecho de los pacientes a rechazar el tratamiento médico.

"Dejarse morir", fue el eufemismo que se utilizó para describir esa situación.

Ahora se dice, con una lógica cuestionable para muchos, que el suicidio no es muy diferente, moralmente, a ese "dejarse morir" tan persuasivo.

La opinión pública parece estar de acuerdo con este punto de vista.

Sondeos

En el Reino Unido, una encuesta de YouGov, encargada recientemente por el diario Daily Telegraph, encontró que 75% de los interrogados quería que se cambiara la ley para permitir el suicidio asistido.

Craig Ewert. Foto de archivo

El británico Craig Ewert, viajó a Suiza en 2008 para morir en una clinica de suicidio asistido.

Según otra encuesta, encargada por el programa Panorama, de la televisión de la BBC, un 73% dijo que amigos o familiares debían ser autorizados a facilitar el suicidio de enfermos terminales.

El porcentaje a favor cayó a 49% en el caso de que la enfermedad fuera incurable y dolorosa, pero no fatal.

Hace algunos días, el respetado escritor Martin Amis, casado con la escritora uruguaya Isabel Fonseca, escandalizó a muchos al proponer que se erigieran "casillas de eutanasia" en las esquinas.

Y el lunes, el popular escritor Terry Prachett, que padece una forma de Alzheimer pero todavía conserva su lucidez, dio una conferencia (leída por un actor) en defensa de su derecho de elegir el momento de su muerte, y de seleccionar a una persona que lo ayude, en caso de no poder hacerlo.

Es evidente que el proceso se está acelerando en el Reino Unido; y si la experiencia con otros fenómenos similares se repite, la presión aumentará en otros países.

De EE.UU. a Suiza

Los observadores creen que la batalla más enconada se librará en Estados Unidos, donde la resistencia a la eutanasia y el suicidio asistido es muy fuerte, por la gran influencia de las iglesias evangélicas.

Ya existe un antecedente significativo: el estado de Oregon introdujo en 1997 una ley (“Muerte con Dignidad”) que autoriza el suicidio asistido por un médico.

Polos opuestos

  • En EE.UU. la gran influencia de las iglesias evangélicas genera fuerte resistencia a la eutanasia y al suicidio asistido.
  • Suiza tiene el régimen más avanzado, ya que desde 1941 permite el suicidio asistido por médicos y familiares, aunque prohíbe la eutanasia.

El gobierno federal amenazó con revocar las licencias de los médicos que asistieran a esos suicidas, pero la Corte Suprema convalidó la ley en 2006.

Otros estados han tratado leyes similares, pero por diversas razones no han prosperado.

Además de Oregon, también Holanda permite el suicidio asistido.

Las autoridades holandesas exigen que el sufrimiento sea intolerable, que no haya esperanzas de mejoría y que el paciente lo pida expresamente, habiendo comprendido su situación.

Además, se requiere la opinión de un segundo médico, que debe estar de acuerdo.

Bélgica, por su parte, legalizó la eutanasia pasiva en 2002, y las normas, según algunas interpretaciones, admiten también el suicidio asistido.

Además del médico, debe participar un psicólogo, para determinar el estado mental del paciente.

Suiza tiene el régimen más avanzado, ya que desde 1941 permite el suicidio asistido por médicos y familiares, aunque prohíbe la eutanasia.

El código penal suizo contempla en su artículo 115 el suicidio asistido, que sólo es un crimen si el motivo es egoísta, de beneficio personal.

O sea que no se juzga la intención (la muerte del paciente), sino el motivo.

Este es el modelo que los defensores británicos de la eutanasia pasiva y del suicidio asistido defienden y quieren imponer.

BBC navigation

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.