Última actualización: jueves, 29 de octubre de 2009 - 03:04 GMT

Quieren limitar el "turismo de suicidio"

Clínica

Las autoridades helvéticas quieren acabar con lo que han denominado "turismo de suicidio".

El gobierno de Suiza hizo públicos los detalles de dos propuestas destinadas a restringir el suicidio asistido en el país.

El los últimos años, decenas de personas, principalmente provenientes de Alemania y el Reino Unido, han utilizado los servicios del centro de suicidio asistido suizo Dignitas.

Esta organización ha recibido fuertes críticas por facilitar la muerte a aquellos que sufren enfermedades crónicas no terminales y por la rapidez con la que cumple con los deseos de los pacientes.

Ahora, las autoridades helvéticas quieren acabar con lo que han denominado "turismo de suicidio".

Según explica la corresponsal de la BBC en Ginebra, Imogen Foulkes, la primera de las propuestas que ha elaborado el Ejecutivo suizo contempla la prohibición total del suicidio asistido.

Un segundo proyecto limitaría esta práctica a los enfermos terminales, quienes tendrían que proporcionar la opinión de dos médicos independientes que diagnostiquen que su enfermedad es incurable y que es muy probable que mueran en unos meses. Además, tendrían que tomar una decisión informada de acabar con su vida en un plazo de tiempo determinado.

Estas condiciones descartarían las prácticas de Dignitas, que en el pasado ha ayudado a morir a personas con enfermedades crónicas y mentales, y a cuyos pacientes extranjeros se les suele ayudar a morir en unas pocas horas.

Desfasada

Edward Thomas Downes y su esposa

El director de orquesta británico Edward Thomas Downes murió junto a su esposa en la clínica suiza Dignitas.

Dignitas ha afirmado que la propuesta está desfasada y dijo que, si fuera necesario, intentaría forzar la convocatoria de un referendo sobre este asunto.

La ministra de Justicia suiza, Eveline Widmer-Schlump, aseguró que organizaciones como Dignitas podrían ser enjuiciadas si alguna de las dos propuestas es aprobada y no cumplen con los requisitos legales.

Las organizaciones que practican el suicidio asistido "están poniendo a prueba los límites de la ley" y las muertes de este tipo "no deben convertirse en un negocio provechoso", aseguró Widmer-Schlump.

En un comunicado, el Ministerio de Justicia suizo dijo que el suicidio debe ser la última opción y reafirmó su compromiso en defensa de la vida.

También dejó clara su preferencia por introducir restricciones antes de llegar a una prohibición total, asegurando que "no quieren sacar nada de la actual legislación liberal".

Está previsto que el gobierno envíe sus propuestas al parlamento el próximo 1º de marzo, tras un proceso de consulta pública.

Aunque el código penal suizo no establece específicamente que el suicidio asistido es legal, la práctica de ayudar a morir a un paciente terminal a morir se suele considerar como un "acto humanitario".

A no ser que se demuestre que la persona que ayuda a morir actúa en interés propio, es poco probable que la justicia intervenga.

BBC navigation

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.