Última actualización: jueves, 7 de mayo de 2009 - 02:02 GMT

Kindle DX, hacia una sociedad sin papel

Imagen del nuevo Kindle XD de Amazon, un lector digital de última generación.

Según sus creadores, este modelo mejora los puntos débiles de los anteriores modelos.

Algunos gurúes de la tecnología no se cansan de vaticinar el fin del papel. Ésa es la intención de Amazon, que ahora quiere ganarle terreno en kioscos de prensa y universidades con su nuevo lector electrónico.

El Kindle DX es el esperado hermano mayor del Kindle 2, el lector que la compañía lanzó al mercado en febrero.

Es un 250% más grande (9,7 pulgadas), lo que, según sus creadores, permitirá mejorar la lectura de periódicos y libros de texto, punto débil de los anteriores modelos debido a la falta de espacio en la pantalla.

El nuevo artilugio de Amazon -que ha superado a otros gigantes como Sony en la venta de los lectores electrónicos- permite descargar y acumular hasta 3.500 libros en su memoria y costará US$489 cuando salga al mercado en Estados Unidos, dentro de pocos meses.

Es "un paso en la dirección de una sociedad sin papel", dijo el director de Amazon, Jeff Bezos.

¿Al auxilio de la prensa?

Sabíamos que llegaría el día en que un producto de lectura electrónica ofrecería la misma experiencia satisfactoria que leer un periódico impreso

Arthur Sulzberger, presidente de la editora del New York Times

Pero los planes de la compañía pasan por extender su negocio a otros productos más allá de las novelas.

En un momento crítico para las arcas de los periódicos, el Kindle DX viene acompañado de un acuerdo con tres de las principales editoras en EE.UU., que publican el Boston Globe, el Washington Post y el New York Times.

Arthur Sulzberger, presidente de la editora del New York Times, sabía que "llegaría el día en que un producto de lectura electrónica ofrecería la misma experiencia satisfactoria que leer un periódico impreso", según dijo durante la presentación del recién nacido.

Precisamente ahí podría residir uno de los atractivos del Kindle para la prensa: conseguir que el público pague por leer el mismo contenido que podrían encontrar gratis en Internet a cambio de hacerlo en pantalla del tamaño de una hoja de papel, con la llamada tinta electrónica y en un dispositivo portátil.

Lea también: 'El futuro de los libros' en el blog ¿Un mundo feliz?

"El costo de la producción de papel es muy alto y con el actual modelo financiero de los periódicos no se permite la interacción de los lectores con la información", le dijo a BBC Mundo Jorge Zavala, director del Technology Business Accelerator en Silicon Valley (Estados Unidos).

El costo de la producción de papel es muy alto y con el actual modelo financiero de los periódicos no se permite la interacción de los lectores con la información

Jorge Zavala, director del TechBa

Para este especialista en nuevas tecnologías, "el futuro económico de la prensa pasa totalmente por la web o por estos aparatos (...), porque la computadora es un dispositivo demasiado pesado para traer consigo y los aparatos como la Blackberry son demasiado chicos para una lectura agradable".

Entre los "nuevos" modelos de negocio que la prensa busca en estos aparatos se encuentra uno tan antiguo como la suscripción.

El New York Times y el Washington Post, que ya la ofrecen en los otros modelos de Kindle, anunciaron que venderán el DX a precio reducido a aquellos lectores que no se pueden beneficiar del reparto a domicilio de sus periódicos en papel.

En el campus

Amazon también ha suscrito acuerdos con las principales editoriales de libros de texto de EE.UU. para ofrecer sus productos a través de esta pantalla, a menor precio que en las tradicionales librerías.

Además, cinco universidades estadounidenses pondrán en marcha programas de uso del Kindle en sus clases a partir del próximo curso.

El objetivo es potenciar el uso de nuevas tecnologías en las aulas, pero también ahorrar en papel, por respeto al medio ambiente y al presupuesto.

Los estudiantes tienen que leer grandes cantidades de información, pero la pantalla de la computadora no está diseñada para eso, así que imprimen los documentos una y otra vez

Serge Goldstein, Universidad de Princeton

"Es paradójico que, a pesar de que cada vez ponemos más material en Internet, los alumnos utilizan mucho más el papel", explicó Serge Goldstein, director de un proyecto piloto que introducirá este lector en algunos grupos de la Universidad de Princeton, EE.UU., a comienzos de otoño.

"Los estudiantes tienen que leer grandes cantidades de información, pero la pantalla de la computadora no está diseñada para eso, así que imprimen los documentos una y otra vez. La universidad se gasta cerca de cinco millones de dólares al año en papel", le indicó a BBC Mundo.

Goldstein cree que los lectores digitales son especialmente útiles para que los estudiantes acumulen en su disco duro miles de documentos, gráficos y libros de texto, que además pueden llevar a cualquier sitio y permiten hacer anotaciones en los textos.

"Una vez que comprobemos su eficacia, esperamos que un futuro todos los estudiantes puedan tener uno".

Críticas

No todo son elogios para el juguete mimado de Amazon. Todo el contenido se ve en blanco y negro y no permite la reproducción de video.

Y luego está el precio. Según informa la especialista de la BBC en Tecnología, Maggie Shiels, algunos blogs e internautas ya han denunciado que el Kindle DX es US$130 más caro que el anterior modelo.

Como Anthony Ha, de la revista VentureBeat: "Me encanta leer, me encantan los periódicos, pero no voy a gastar todo ese dinero sólo por ver el New York Times en una pantalla grande".

BBC navigation

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.