Última actualización: domingo, 26 de septiembre de 2010 - 02:28 GMT

Tocarse zonas doloridas "trae alivio"

Puede haber una muy buena razón que explique por qué la gente se toca la zona dolorida luego de sufrir un golpe, señala un estudio.

Manos

El tacto le envía al cerebro una imagen del cuerpo.

El tocar la zona afectada permite que la imagen del cuerpo se forme en el cerebro, de acuerdo con un estudio publicado en la revista Current Biology.

Los investigadores del University College de Londres (UCL) descubrieron que la forma en que el cuerpo está representado en el cerebro es clave para reducir la percepción de dolor intenso.

Pero la estrategia no funciona si otra persona toca la lesión, afirman.

Los científicos del Instituto de Neurociencia Cognitiva del UCL estudiaron los efectos que produce tocarse las zonas doloridas en un grupo de voluntarios a quienes les provocaron sensación de dolor utilizando un modelo experimental denominado "de ilusión térmica".

A voluntarios sanos se les pidió poner sus dedos índice y anular en agua caliente y el mayor en agua fría.

Esto genera una sensación dolorosa de calor en el dedo mayor, explica el estudio.

Alivio del dolor

La doctora Marjolein Kammers, quien dirigió la investigación, señaló que "el cerebro no sabe que esto es una ilusión de dolor, pero sí les permite a los científicos investigar la experiencia del dolor sin causarle daño a nadie".

El dolor experimentado por el dedo mayor se reducía hasta en un 64% cuando el dispositivo térmico era apoyado en ambas manos de una persona y luego los tres dedos de una mano tocaban los mismos dedos de la otra mano.

Tocarse a uno mismo le envía una fuerte señal al cerebro acerca de la correlación de la información sensorial de diferentes partes del cuerpo. Esto nos ayuda a percibir la nuestro cuerpo como un todo coherente

Patrick Haggard, University College

Pero no se registraba el mismo nivel de alivio del dolor cuando sólo uno o dos dedos se presionaban entre sí, o cuando otra persona presionaba la mano afectada.

El profesor Patrick Haggard, también de la UCL, explicó: "Hemos demostrado que los niveles de dolor agudo no dependen sólo de las señales enviadas al cerebro, sino también en cómo el cerebro integra estas señales en una representación coherente del cuerpo como un todo".

"Tocarse a uno mismo le envía una fuerte señal al cerebro acerca de la correlación de la información sensorial de diferentes partes del cuerpo. Esto nos ayuda a percibir nuestro cuerpo como un todo coherente", señaló.

Kammers está investigando si el efecto analgésico de tocarse los dedos y las manos entre sí se puede aplicar en otras partes del cuerpo.

Los estudios previos de dolor crónico, por ejemplo a raíz de la amputación de una extremidad, han demostrado la importancia de la forma en que el cuerpo está representado en el cerebro cuando se siente dolor.

Gracias a este estudio, los investigadores creen que ahora tienen un modelo experimental para estudiar cómo la imagen del cuerpo en el cerebro influye en el dolor agudo.

BBC navigation

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.