Última actualización: lunes, 2 de noviembre de 2009 - 10:29 GMT

Lanzan satélite que analizará el agua

Satélite Smos

Los instrumentos del Smos utilizan técnicas prioneras en la radioastronomía.

El satélite Smos, que elaborará el primer mapa global de la humedad que contienen los suelos y la cantidad de sales disueltas en los océanos, fue lanzado este lunes.

El cohete que lo colocó en órbita despegó a la 01:50 GMT desde el cosmódromo de Plestsk, en Rusia.

Los datos que obtendrá el satélite tendrán diversos usos, entre ellos, ayudar a mejorar las predicciones meteorológicas y los alertas sobre fenómenos extremos como inundaciones.

El Smos (siglas en inglés de Satélite de la Humedad y la Salinidad del Suelo) forma parte del conjunto de aparatos que Europa pondrá en órbita en los próximos años para estudiar la Tierra.

"Desafío"

"Esta misión es un verdadero desafío para el que hemos necesitado una gran variedad de instrumentos nuevos", aseguró Volker Liebig, director del departamento de observación de la Tierra de la Agencia Espacial Europea (ESA, por sus siglas en inglés).

La misión de Smos es un verdadero desafío para el que hemos necesitado una gran variedad de instrumentos nuevos

Volker Liebig, director del departamento de observación de la tierra de la ESA.

Uno de ellos es el "radiómetro interferométrico" llamado Miras. Visto desde unos metros de distancia, tiene el aspecto de hélices de helicóptero.

El Miras medirá los cambios en la humedad de la superficie terrestre y en la salinidad de los mares, por medio de la observación de las variaciones en la emisión de microondas desde la superficie del planeta.

A lo largo de sus tres brazos y su cuerpo central, este instrumento posee 69 antenas.

Todo este complejo aparato fue plegado para colocarlo dentro del cohete en el momento del lanzamiento. Su despliegue en el segundo día de la misión será uno de los momentos más delicados.

"Lo haremos en dos pasos", le explicó a la BBC François Bermudo, director del proyecto Smos y miembro de la Agencia Espacial Francesa (CNES, por sus siglas en francés).

"Los brazos están ajustados por 12 tuercas, cuatro para cada uno de ellos. En primer lugar, una secuencia pirotécnica cortará nueve tuercas, de modo que sólo quede una en cada brazo. Finalmente, las últimas tuercas saltarán de manera sincronizada y los brazos se abrirán a la vez. Este proceso durará tres minutos".

El ciclo del agua

Representación gráfica del Smos

En un primer momento, la misión está planeada por una duración de tres años.

Los datos que envíe el Smos ayudarán a comprender mejor el ciclo del agua de la Tierra, es decir, el proceso continúo por el que ese líquido se transforma y viaja desde la superficie del planeta hasta la atmósfera y el mar.

Por otro lado, el Smos también contribuirá a mejorar las predicciones atmosféricas en el mediano plazo, lo cual redundará en un beneficio para la agricultura y la gestión de los recursos hídricos.

Este satélite es el segundo de los ocho aparatos que integran el programa de exploración de la Tierra de la ESA.

El primero –la misión Goce, que ya está en órbita- se encarga de la medición de las variaciones de la presión de la gravedad en la superficie terrestre.

Tras el lanzamiento del Smos, un tercero aparato, el Cryosat –que entrará en órbita en febrero-, registrará los cambios en las capas de hielo de los polos.

Tiempos y costos

El programa Smos costará unos US$515 millones. Está liderado por la ESA, pero tiene importantes aportes económicos franceses y españoles. Se espera que el satélite opere al menos durante tres años.

"Si el instrumento está en buen estado y conseguimos financiación de nuestras delegaciones, podríamos usarlo dos años más", sugirió Susanne Mecklenburg, gerente de la misión.

"La experiencia nos dice que las misiones de la ESA suelen durar más tiempo del que, en principio, fueron programadas", añadió Mecklenburg a la BBC.

En el mismo cohete en el que viajó Smos también colocó en órbita otro satélite, más pequeño, llamado Proba-2. Este aparato servirá para comprobar la eficacia de programas informáticos que podrían utilizarse en misiones futuras.

BBC navigation

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.