Última actualización: miércoles, 2 de septiembre de 2009 - 17:59 GMT

Un bebé concebido con una nueva técnica

Profesor Simon Fishel con Oliver

Oliver nació gracias a una nueva técnica que detecta anormalidades cromosómicas.

El primer bebé concebido con la ayuda de una nueva técnica de selección de óvulos nació en Inglaterra.

El procedimiento, afirman los científicos, podría ofrecer esperanzas para millones de mujeres con quienes los tratamientos de fertilización in vitro (IVF) han fracasado repetidamente.

El bebé, Oliver, es hijo de una mujer de 41 años que fue sometida a 13 tratamientos de IVF sin éxito.

El nuevo método desarrollado en Nottingham, Inglaterra, permite un análisis rápido del material genético en los óvulos fertilizados para explorar si existen anormalidades cromosómicas.

Los expertos afirman que, aunque es necesario llevar a cabo más investigaciones, la técnica es muy prometedora.

El profesor Simon Fishel, quien dirigió el equipo de investigación, afirma que el nacimiento de Oliver demuestra que la prueba puede ayudar a las parejas cuyos tratamientos de fertilidad han fracasado repetidamente.

"Todo el equipo ha estado esperando el nacimiento de este bebé tan especial" dijo el científico a la BBC.

"Su nacimiento es un hito importante para mejorar nuestro entendimiento de porqué tantas mujeres no pueden concebir".

"Porque uno de los principales problemas de la IVF es que cerca de 75% de los embriones fecundados no logran desarrollarse y la causa principal son las anormalidades del cromosoma", expresa el profesor Fishel.

"Y nuestra técnica lo que hace es detectar esas anormalidades en el cromosoma".

El método, llamado arrays de Hibridación Genómica Comparada (aCGH), se utiliza para explorar los óvulos o embriones en un ciclo de IVF, evaluar todos sus cromosomas y seleccionar a los embriones más normales cromosómicamente.

Antes de que el óvulo quede fertilizado, expulsa la mitad de su propio grupo de cromosomas para dejar espacio libre para los cromosomas que provienen del esperma paterno.

Abortos

Estos cromosomas "sobrantes" son mantenidos en una estructura en la orilla de la célula conocida como "cuerpo polar".

La aCGH consiste en extraer el cuerpo polar y analizarlo para ver si hay muchos o muy pocos cromosomas.

Se cree que dos de cada tres mujeres fracasan en todos los tratamientos de IVF debido a anormalidades cromosómicas en el óvulo implantado.

El equipo del profesor Fishel en la Clínica de Cuidados de Fertilidad de Nottingham, descubrió una forma de acelerar el análisis del material genético que se extrae del cuerpo polar.

Hace dos años científicos en Estados Unidos anunciaron que 18 mujeres habían dado a luz después de someterse a una exploración de óvulos utilizando una técnica similar.

Pero en esos casos los embriones resultantes tenían que ser congelados y reimplantados posteriormente.

El equipo de Nottingham puede obtener el resultado en 24 horas, lo que significa que la madre puede someterse a la fertilización in vitro en el mismo ciclo de tratmiento.

Los padres de Oliver habían tenido 13 ciclos fracasados y tres abortos.

Los investigadores analizaron ocho óvulos y encontraron que sólo dos eran cromosómicamente normales.

Uno de esos óvulos produjo a Oliver.

Esperanzas

Blastocito

La principal causa de fracaso de la IVF son las anormalidades del cromosoma.

Los expertos afirman que la tecnología es mjuy prometedora pero todavía faltan más investigaciones para que pueda usarse más ampliamente.

Tal como señala el doctor Tony Rutherford, presidente de la Sociedad Británica de Fertilidad, no existe evidencia convincente de que las pruebas de diagnóstico de preimplantación genética (DPG), en las que los embriones son analizados para buscar anormalidades genéticas antes de ser implantados en el útero, mejoren la tasa de embrazados o las tasas de nacimientos vivos.

"Con demasiada frecuencia escuchamos noticias sobre técnicas que parecen ofrecer enormes esperanzas, pero no logran cumplir las expectativas cuando se aplican a la práctica clínica" dice el especialista.

En efecto, los expertos afirman que el nacimiento de Oliver, por ahora, debe verse como un resultado potencialmente muy afortunado.

Y será necesario llevar a cabo investigaciones rigurosas para comprobar que la técnica es segura y efectiva.

"Por ahora Oliver es un bebé fantástico y totalmente sano" dice el profesor Fishel.

"Y esperamos que la técnica pueda estar disponible pronto. Actualmente es muy costosa, pero a medida que la vayamos utilizando más esperamos que pueda ser más accesible" expresa el investigador.

BBC navigation

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.