Última actualización: miércoles, 29 de julio de 2009 - 21:03 GMT

Yahoo y Microsoft, boda bajo amenaza

Alianza entre Microsoft y Yahoo

La alianza entre los dos sitios primero deberá ser aprobada por reguladores de todo el mundo.

Tras haber fracasado en la compra de Yahoo hace un año, Microsoft anunció ahora una asociación para búsqueda y publicidad con su antiguo rival en la red. Un acuerdo importante, y no sólo para los anunciantes.

Pobres accionistas de Yahoo. Podrían haberse hecho con unos buenos US$44,6 millones cuando Microsoft intentó comprar Yahoo al completo. Las acciones se cotizan ahora por debajo de los US$16.

Sólo 18 meses después, se tienen que conformar con la promesa de que Microsoft ayudará a Yahoo a sobrevivir y crecer al proveerlo de un mejor motor de búsqueda, y en consecuencia, una plataforma de publicidad mejor.

El mercado del consumidor

Microsoft tiene mucho camino por recorrer antes de que la gente deje de "googlear" y empiece a "binguear"

La audiencia de Yahoo tendrá que esperar al menos un año antes de notar la diferencia.

Antes, el acuerdo deberá ser aprobado por reguladores de todo el mundo. Y esto pude durar hasta principios de 2010, según aseguró la nueva presidenta de Yahoo, Carol Bartz.

Tardarán otros tres o seis meses hasta que el motor de búsqueda de Microsoft, Bing, comience a responder a las preguntas de los usuarios de Yahoo.

El beneficio real de todo esto llegará años después, cuando Yahoo transforme su oferta en internet y sitúe la búsqueda en el centro de la experiencia de sus usuarios y finalmente se ponga al día con la forma en que todos utilizamos la red en estos momentos.

El innombrable

Carol Bartz y Steve Ballmer

La alianza entre Yahoo y Microsoft es como una boda bajo amenaza.

Esto no es una relación de amor, sino de necesidad. Hace un año, llamé a la unión entre Yahoo y Microsoft una boda bajo amenaza, con Google sosteniendo la pistola.

Desde entonces, Google ha modernizado su artillería y amplió su liderazgo en la búsqueda de publicidad, el único modelo de negocio que de verdad funciona en internet.

Para Yahoo y Microsoft, Google es el enemigo que -al estilo de Harry Potter- "nunca debe ser mencionado". Durante su conferencia de 45 minutos, ni Bartz de Yahoo ni el presidente de Microsoft, Steve Ballmer, pronunciaron la palabra Google una sola vez.

En su lugar hablaron de convertirse en un "fuerte competidor en la segunda posición del mercado" y de la necesidad de crear una alternativa creíble para los anunciantes.

En realidad, los anunciantes estarán más que contentos de fortalecer la unión entre Yahoo y Microsoft.

Tanto pequeños minoristas por internet como gigantes de la publicidad como WPP, estaban preocupados por el casi monopolio que tiene Google en publicidad en el mercado de las búsquedas.

La competencia no sólo obligará a Google a permanecer alerta, sino que también ayudará a controlar los precios.

"Miércoles negro"

Nuestra visión es situarnos en el centro de la vida de la gente online

Carol Bartz, presidenta de Yahoo.

Mientras tanto, los trabajadores de Yahoo, recordarán el 29 de julio como el "miércoles negro".

La compañía siempre se presentó como puntera en cuestiones tecnológicas. Pero eso terminó.

El hombre que luchó el año pasado con uñas y dientes contra la compra, el cofundador de Yahoo Jerry Yang, fue obligado a dejar el barco y se llevó consigo la afinidad sentimental de la compañía por sus orígenes tecnológicos.

Yahoo está abocado a lo inevitable. Simplemente no tiene ni los recursos ni el posicionamiento para ganar la carrera armamentística hacia la supremacía en la tecnología de búsqueda.

Los ingenieros de búsquedas de Yahoo tienen la oportunidad de trabajar para el -hasta ahora- archienemigo Microsoft, arrastrarse por uno de los pocos trabajos en búsquedas que quedarán en Yahoo, o verse a sí mismos en el mercado de trabajo en un momento en el que incluso Google dejó de contratar gente.

Centro de la vida

El nuevo despropósito que quiere llevar a cabo Bartz es convertir a Yahoo en la "mayor compañía mediática por internet del mundo".

"Nuestra visión es situarnos en el centro de la vida de la gente online", dijo después de que el acuerdo fuera anunciado.

De una manera más mundana, Yahoo se convertirá en una parte de la fuerza de venta de publicidad de Microsoft.

Y aquí está el quid de la cuestión: ¿tiene futuro el modelo de negocio de Yahoo como anunciante online?

Bartz hizo un gran trato con el reciente cambio de diseño de la página de inicio de Yahoo. Pero en la medida que utilizamos buscadores para encontrar contenidos, las páginas de inicio se están convirtiendo en algo cada vez más irrelevante.

Por otro lado, el modelo de búsqueda de publicidad tradicional, podría desmoronarse si los viejos medios siguen adelante con sus amenazas de empezar a cobrar por sus contenidos.

En otro escenario todavía peor, gran parte del contenido que ofrece Yahoo podría desvanecerse si los viejos medios entraran en bancarrota.

No es de extrañar que las acciones de Yahoo cayeran vertiginosamente tras el anuncio del acuerdo.

Vamos a "binguear"

Esto nos da a Microsoft como vencedor.

No sacará mucho dinero del acuerdo, pero Steve Ballmer sabe que ésta es una inversión a largo plazo.

Microsoft obtiene la tecnología de búsqueda de Yahoo y, lo más importante, obtiene acceso directos a los miles de usuarios de Yahoo. Después de todo, Yahoo sigue siendo el destino en red más famoso del mundo.

Hace dos meses, este acuerdo se hubiera hundido como una bola de plomo. Hoy tiene credibilidad, sobre todo después de que Microsoft lanzara su motor de búsqueda "Bing" con buenas críticas generalizadas.

Ballmer sabe que Microsoft tiene mucho camino por recorrer antes de que la gente deje de "googlear" y empiece a "binguear".

Sin embargo, el acuerdo con Yahoo es una plataforma sobre la que sus ingenieros de búsqueda pueden edificar.

Esto no supondrá la muerte de Google. Pero podría, sólo podría, recortar los márgenes de beneficio del líder del mercado.

BBC navigation

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.