Última actualización: miércoles, 22 de julio de 2009 - 14:33 GMT

Messenger: 10 años cambiando hábitos

Pantalla Messenger

Millones de personas pasan horas por día frente a ventanas como esta.

El servicio de mensajería instantánea más utilizado del mundo, el MSN Messenger, cumple este miércoles una década de vida, en la cual ha cambiado la forma de comunicarse de millones de personas y originado desde adictos hasta detractores.

El 22 de julio de 1999, el gigante informático Microsoft lanzó este programa que para muchos se transformó en una nueva manera de estar en contacto con amigos, colegas, familiares y, también, absolutos desconocidos.

El Messenger es utilizado actualmente por millones de personas, muchas de las cuales han dejado de usar el teléfono para comunicarse y prefieren esta otra vía, gratuita y en la cual cada uno pregunta y responde cuando desee.

clic Participe: ¿Cuánto ha influido el "messenger" en su vida?

Su antecesor fue el hoy casi olvidado ICQ, el primer programa de mensajes instantáneos que fue utilizado de forma masiva y mundial.

Muchos han conocido a sus parejas, o empezado a salir con ellas, gracias al chat. Otras se han disuelto por esa vía y alguna ventana dejada abierta y vista por la persona equivocada ha generado más de un escándalo.

El Messenger también ha suscitado fenómenos curiosos, como el cura que atiende a su congregación a través del Messenger o los psicólogos que tratan a sus pacientes por chat.

Rápido crecimiento

En un principio, las alternativas para comunicarse por Messenger se reducían a texto y unos cuantos emoticonos (símbolos gráficos de gestos).

Después de los dos primeros meses del lanzamiento, el programa ya tenía 2,5 millones de usuarios. Seis meses después ascendieron a 4,5 millones de usuarios al mes y, al año, ya eran 18 millones.

Hoy tiene 323 millones de usuarios en todo el mundo.

En 2001 permitió formar grupos de contacto, lo que se tradujo en conversaciones simultáneas y añadió el soporte de voz.

Emoticon

Los "emoticonos" ya son viejos conocidos para la mayoría de los internautas.

Estados Unidos es el país con mayor cantidad de usuarios, seguido por Turquía, Brasil y México.

Según Microsoft, 140 millones de personas se conectan cada día y envían 8.600 millones de mensajes diarios a través de 1.600 millones de sesiones activadas.

Si los mensajes de estas sesiones diarias se pusieran en soporte físico y uno de detrás de otro, medirían 470.000 kilómetros frente a los 405.000 que hay de distancia entre la Tierra y la Luna.

Siguiendo este tipo de cálculos, la empresa señala que si los usuarios del Messenger formaran un país, sería el tercero más poblado en el mundo, después de China e India y por arriba de Estados Unidos.

Lado "oscuro"

No todos los usuarios de internet gustan de este programa. Sus detractores lo ven como una pérdida de tiempo, ya que sus usuarios pueden quedar "enganchados" durante horas. También preocupa a padres que ven a sus hijos pasar horas frente a él y pierden el control de sus amistades.

Niños frente a computadoras

Muchos padres se preocupan por el chat de sus hijos.

Por otra parte, muchas empresas han vetado el acceso a los servicios de mensajería instantánea para evitar que sus empleados chateen en lugar de trabajar.

Otro tema de preocupación es la seguridad de los niños. Si bien uno debe aceptar de antemano a quien quiera entrar en nuestra lista de contactos, a veces ésta puede ser habitada por personas malintencionadas o por ofertas sexuales online.

Las críticas también incluyen a quienes abogan por rescatar la comunicación cara a cara y creen que estas relaciones cibernéticas son superficiales y lejanas.

Testimonios

BBC Ciencia consultó a algunos usuarios frecuentes del programa. Gabriel B., de Brasil, dijo que le parece la mejor manera de comunicarse en el trabajo. "A veces hago como que trabajo, pero estoy en el chat". También reconoció haber tenido noches de "sexo alocado" gracias a citas concertadas por Messenger.

Creo que soy adicto. Incluso alguna vez lo desinstalé de mi computadora para dejarlo, pero tuve que volver a instalarlo, no podía estar sin él.

Gabriel R., Ecuador.

Aldana Giménez, argentina, dice que lleva muchos años usando el programa. "Al principio era para hablar con amigos mientras estábamos trabajando, también era una excelente forma para contactarme con amigos que vivían en el exterior o mi hermana fuera de Buenos Aires".

Gabriel R., ecuatoriano, dice que lo usa "sólo lo imprescindible, pero me hace perder demasiado tiempo. Creo que soy adicto. Incluso alguna vez lo desinstalé de mi computadora para dejarlo, pero tuve que volver a instalarlo, no podía estar sin él".

Por su parte Fernando G., uruguayo, sigue prefiriendo el teléfono: "empecé a usar el MSN hace dos meses y la verdad es que mi ansiedad supera los tiempos de respuesta del Messenger, por lo que lo abandoné rápidamente".

Fanatismo, dependencia, rechazo e indiferencia. Todos estos sentimientos despierta este sistema. Más allá de las suspicacias que genera –y de la amenaza de Facebook, que le roba adeptos día a día– el Messenger, sin duda, marcó un antes y después en el campo de las comunicaciones interpersonales.


BBC navigation

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.