Psicología de los penales

  • 30 junio 2014
  • comentarios
Tim Krul

El Psicoanalista invitó a Tanda de Penaltis a reclinarse en el diván, pero su nueva paciente prefirió sentarse en el sillón que enfrentaba el escritorio.

-Lo mío no será largo, Herr Doktor, sólo necesito desahogarme, me conozco bien.

-Ich höre (la escucho).

-Nadie me quiere, me usan porque resulto conveniente, pero en el fondo todos quieren librarse de mí. Me desprecian, hasta los vencedores me evitan…

-Tengo entendido que el lanzamiento de penaltis en las circunstancias de Holanda-Costa Rica, por ejemplo, es una necesidad imposible de evitar, ya que se han ensayado diversas variantes y ninguna ha sido satisfactoria.

-Es cierto, pero eso no quiere decir que me acepten de buena gana; tal vez usted no lo sepa, pero a los costarricenses no les hizo gracia el truco utilizado por el entrenador holandés, eso de cambiar al portero.

-¿Truco? Pero si fue una decisión justificada. ¡Dicen que Van Gaal es un genio! ¿Acaso no fue un especialista en penaltis el que ingresó a último momento?

-Tim Krul no es un especialista: sólo había detenido 2 de los 20 penaltis que le lanzaron a la portería del Newcastle United.

Sale Cillessen, entra Krul

El Psicoanalista, que también era aficionado, consultó su tableta:

-Eso es mucho mejor que el registro de Jasper Cillessen, el titular, que no ha atajado ningún lanzamiento durante su carrera en primera división y en este Mundial ya le habían convertido dos…

-Krul es el tercer portero; el segundo, Michel Vorm, es un verdadero especialista, le dicen "asesino de penales". No, Van Gaal utilizó a Krul porque es un gigante de 1,94m, 11cm más que Vorm y 10cm más que Keylor Navas, con envergadura para alcanzar pelotas lanzadas a los rincones y también es muy convincente a la hora de intimidar y sugestionar a los lanzadores rivales.

-¿Por qué no pensar que los tres porteros recibieron un entrenamiento semejante y los responsables llegaron a la conclusión de que Krul era el mejor?

Keylor Navas

-No debería decírselo a un profesional, pero usted olvida la dinámica de este tipo de acciones. Van Gaal sabía que los ticos tenían una ventaja psicológica, porque habían resistido un asedio abrumador: para ellos los penaltis eran el objetivo porque tenían una confianza ciega en Navas, para muchos el mejor portero del mundial; los holandeses, en cambio, habían fracasado.

-Mmm, ya veo; con el ingreso de un gigante que se burla de ellos, gesticula en sus narices, invade su espacio y les dice que ya sabe cómo y dónde tirarán, los costarricenses perdieron concentración…

-… concentración y también confianza, pensaron que estaban ante un especialista excepcional. Los holandeses cambiaron el curso psicológico del juego, que les venía en contra. Es legal, por supuesto, pero desleal. El entrenador de porteros, Frans Hoek, conoce a fondo los trucos y a todos los lanzadores de todos los equipos del grupo y sus posibles rivales subsiguientes.

-Habrá que resignarse a eso, después de todo está abierto a todos los participantes, pero lo que usted sugiere es muy interesante: lo de Van Gaal es un nuevo paso en la danza para presionar psicológicamente al adversario.

¿Se resignará Navas?

El Psicoanalista repasa sus anotaciones y cambia de tema.

-Me gustaría ir a los orígenes de esta… inquietud suya. ¿Recuerda su niñez, cuando usted era simplemente penalti, a secas?

-Nací, me dicen, por iniciativa de un portero y empresario irlandés, para castigar los manotazos de los defensores en la línea de gol. Estamos hablando de 1890, pero la iniciativa fue muy resistida en Inglaterra porque envolvía la idea de trampa. Algunos porteros amateurs se negaban a defender y detener penales, para no ser acusados de beneficiarse de un fraude.

-En el fondo, entonces, usted teme ser ilegítima…

Sigmund Freud
¿Qué le diría Freud a Tanda de Penaltis?

-No, no es un problema de legitimidad mía, sino de respeto de los demás. Yo creo que el duelo entre un lanzador y el portero es uno de los grandes atractivos del fútbol, que refleja técnica y espíritu individual. Pero muchos creen que, como Tanda, estoy abusando de la ética. Me comparan con una ejecución en la plaza pública, con el sillón del dentista, hasta el presidente de la FIFA piensa que no debería ser utilizada para decidir partidos, porque es una manifestación individual en un deporte colectivo.

-Mmm, es por eso que su primo del tenis, el tie-break, no despierta resistencia: el tenis es un deporte básicamente individual.

-Eso y además porque el tie-break se utiliza para decidir puntos, no el partido…

-Bueno, pero también existen versiones de Tanda de Penaltis en otros deportes, en el hockey, por ejemplo.

-Era igual que en el fútbol hasta 2011, pero ahora se hace como en el hockey sobre hielo; consiste en una serie de enfrentamientos individuales entre el portero y un atacante, que tiene ocho segundos para marcar.

-¿Como el shootout del soccer en Estados Unidos hace algunos años?

-Desde el 2000 me utilizan a mí, es decir el sistema aprobado por la FIFA. Antes fue como en el hockey sobre hielo: el atacante partía con la pelota desde un punto a 32 metros de la portería y debía rematar a los cinco segundos. Por supuesto que el portero podía enfrentar al delantero, cerrando los ángulos.

El Psicoanalista consulta casualmente el reloj a la espalda de su paciente.

Neymar

-Usted no debería prestar mucha atención a esa hostilidad que percibe: al menos reconocen que es necesaria, peor les va a otros pacientes míos, como Intimidación y Simulación, que son despreciados por casi todos, salvo por las aficiones de sus propios equipos.

-Sí, pero son muy exitosos. A Intimidación nosotros la llamamos Pierna Fuerte; debo decirle que también puede ser traicionera. Vea lo que le pasó a Brasil.

-¿…?

-Desarmó a Colombia con Pierna Fuerte, en particular sobre James Rodríguez. Pierna Fuerte y su amiga, Falta Táctica, estuvieron tan atareadas que Colombia reaccionó…

-¿Me está diciendo que Zúñiga lesionó a Neymar en forma intencional?

-No lo sé. Pero los colombianos se sentían agredidos y es posible que Zúñiga haya ido con algo de Pierna Fuerte… Por lo menos esta es la tesis de un extenso artículo del New York Times: "Por belicoso, Brasil perdió a Neymar".

Cuando Tanda de Penaltis se retiraba, El Psicoanalista le hizo la pregunta que había estado reservando para el final de la sesión:

-¿Cree usted que la final de este mundial también se decidirá con penaltis?

-Lo que sé es que Luiz Felipe Scolari está preparando el terreno para hacer intolerable la presión sobre los lanzadores cuando yo tenga que intervenir. Si Brasil llega a la final, el adversario estará sentado sobre un brasero.

El Psicólogo se frotó las manos, satisfecho: de eso y para eso vivía.

Felipao

Siga a Raúl Fain Binda en Twitter a través del @BlogDeLalo