Cuando los hechos son cuestión de fe

  • 29 abril 2014
  • comentarios
Mujer rezando

Una pregunta me rondó la cabeza desde que supe que debía viajar al Vaticano con motivo de la doble canonización de los papas Juan XXIII y Juan Pablo II: ¿cómo cubrir un evento que se basa en elementos –como la santidad de una persona- que uno como periodista no puede probar?

Hace poco más de un año me enfrenté a cuestiones similares durante la cobertura del cónclave en que fue elegido el papa Francisco.

Pero un cónclave es –pese a los elementos religiosos obvios- un acontecimiento fundamentalmente político.

En una canonización, estos factores se invierten: aunque con matices políticos, es un evento sobre todo religioso.

Contar los hechos, lo que sucedió, es quizá la aspiración más básica del periodismo: la famosa -y discutida- objetividad.

En este tipo de actos entramos en un terreno en que la definición misma de "hecho" adquiere una dimensión diferente: ¿puede una persona ser santa? ¿Un milagro es un hecho?

Y aquí -a los pasos habituales de búsqueda de fuentes, contraste de versiones, comprobación de datos...- se suma un elemento que tiene que ver con la forma en que cada uno entiende la realidad: para una parte de nuestro lectores –especialmente aquellos que se declaran católicos- estas preguntas tienen seguramente una respuesta afirmativa.

Para otros son conceptos desafían a la razón y no pueden ser tratados como ciertos.

Monjas con una pancarta con los papas Juan Pablo II y Juan XXIII

Nuestro trabajo como periodistas, en este caso, no es entrar en discusiones filosóficas o teológicas sobre la fe, sino, desde el respeto a las creencias de una comunidad determinada -la católica en este caso- contarles un evento religioso como si de cualquier otro acontecimiento se tratara.

Para ello volvemos a lo básico. Y nos aferramos a los hechos: durante dos días, el Vaticano se convirtió en un hervidero en el que cientos de miles de personas asistieron a la ceremonia de canonización de Juan Pablo II y Juan XXIII en la que estos dos papas fueron proclamados santos para la Iglesia católica.

En nuestra cobertura intentamos llevar a nuestra web un retrato lo más preciso posible de cómo se vivió sobre el terreno un acto tan multitudinario.

Pero narrar los hechos no significa huir del análisis de la complejidad de estas dos figuras históricas, incluidos los aspectos polémicos de su gestión al frente de la Iglesia.

Vaticano

En BBC Mundo hubo espacio para las voces de los peregrinos que viajaron a Roma, para su emoción ante un momento que muchos consideraban importante y para expertos que desglosaron paso a paso en qué consiste una canonización.

Pero también dimos cabida a quienes criticaron este proceso.

Por otro lado, mostramos las implicaciones políticas y sociales de este acontecimiento, con especial atención a la compleja relación de Juan Pablo II con América Latina.

Ustedes dirán si acertamos en nuestro intento de contarles de una forma distanciada, imparcial y respetuosa un evento religioso de estas dimensiones.