La luna roja y otros best-sellers

  • 22 abril 2014
  • comentarios
Luna roja

La Semana Santa es un periodo tradicionalmente lento para las noticias. La del 2014 fue para BBC Mundo un poco excepcional. Pasaron acontecimientos como el desastre naval en Corea del Sur, y mucho más cerca de nosotros, el fallecimiento de Gabriel García Márquez.

Pero, con todo el cariño y la infinidad de homenajes que desde los medios le rendimos a Gabo, lo que cautivó la mayor porción de nuestra audiencia la semana pasada fue algo bien distinto. Literalmente en otro mundo.

La noticia y las imágenes que presentamos sobre el fenómeno conocido como de la luna roja o luna de sangre, rompió records de audiencia en lo que va corrido del 2014. Lo que me hizo recordar una discusión que tuve con una editora hace unos años.

Habíamos publicado el día anterior una galería de fotos sobre manchas solares. Mi editora insistía en que publicáramos una galería nueva ya que un telescopio había captado escenas adicionales del fenómeno cósmico.

Yo mostraba dudas, temiendo que nuestra audiencia encontrara repetitivo el tema. Al final ella tenía razón, y ambas galerías de imágenes tuvieron gran difusión en nuestro sitio.

García Márquez
Como muchos, en BBC Mundo le rendimos un cariñoso homenaje al Gabo.

A ustedes, nuestros lectores, evidentemente les gusta que les presentemos informes e imágenes sobre fenómenos científicos, y el espacio es un tema de particular fascinación.

Creo que mantener ese tipo de cobertura se hace más importante en momentos en que muchos medios de comunicación la están reduciendo.

Un informe del Proyecto Pew para la Excelencia del Periodismo en Estados Unidos indicó que en ese país hace unas pocas décadas, cerca de 100 periódicos principales tenían secciones especializadas de ciencia, pero a comienzos de esta década solo la conservaban 35.

En la televisión también son muchos los medios que han reducido o cortado totalmente su cobertura científica.

Por supuesto, el reto clave en este tipo de periodismo es como hacer accesibles, o al menos medianamente comprensibles, a nosotros, la gente del común, temas muy complejos cuyo estudio está en manos de personas que dedican años y doctorados enteros a desarrollar la capacidad científica de entenderlos.

Y más aún, como evitar que, en el esfuerzo por hacer más amena su lectura, terminemos banalizando estos temas.

También a veces discutimos si es mejor "aterrizar" los temas científicos, buscando las maneras en que nos afectan en la vida diaria.

El caso de los estudios sobre calentamiento global es un ejemplo que viene a la mente. Pero, nuevamente, no todas estas historias son susceptibles de encuadrarse en una discusión económica o política.

En muchos casos, son simplemente descubrimientos que se hacen impulsados por el placer del conocimiento, sin pensar en las consecuencias que tendrán.

Nos interesa saber que opinan ustedes. ¿Presentamos suficientes de estas noticias? ¿Cómo podemos hacer aun más atractivas nuestras historias de ciencia?