Complementarse en la integración

  • 30 enero 2014
  • comentarios
Médicos cubanos
Según Ban Ki Moon "los médicos cubanos son los primeros en llegar y los últimos en retirarse".

El envío de 11 mil médicos cubanos a Brasil es el mejor mecanismo de cooperación porque beneficia directamente a la gente, expresó durante la Cumbre de la CELAC la presidenta de esa nación sudamericana, Dilma Rousseff.

El gobierno brasileño necesita con urgencia más de 15 mil galenos porque intenta llevar la atención de salud a más de 700 municipios en los que nunca ha habido un médico y aumentar el número en zonas donde estos son deficitarios.

La convocatoria fue mundial pero la respuesta escasa, un millar de médicos brasileños y menos de 300 del resto del mundo. Solo Cuba estuvo dispuesta a desplegar, en cualquier escenario, un ejército de miles de profesionales de la salud.

El acuerdo se realizó a través de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) para evitar los obstáculos del colegio médico brasileño, que se opuso desde un primer momento, a pesar de que estos trabajarían en zonas alejadas y pobres a las que se niegan a ir sus afiliados.

Raúl y Dilma
Las relaciones entre La Habana y Brasilia se estrechan al punto de que en un<br>futuro próximo el gigante sudamericano podría ser el principal socio económico <br>de Cuba.

En Cuba también se atraviesan algunas dificultades para conseguir esa cantidad de médicos generales, no es fácil encontrarlos porque durante años hubo una tendencia al crecimiento del número de especialistas, provocando un cierto desequilibrio.

A muchos jóvenes cubanos al graduarse no se les dio más opción que ser Médicos Generales Integrales pero después hicieron una segunda especialidad, como cardiología, oftalmología o nefrología y a algunos no les agrada la idea de volver atrás.

Además han perdido el incentivo del automóvil. Es cierto que en Brasil los médicos cubanos ganan bastante más que en otros países pero con los nuevos precios deberían pasar una década trabajando en el exterior para poder comprar un carro usado.

Brasilia abonará US$4.200 por cada profesional, una cantidad que le permitiría a La Habana pagar en 2 años el crédito brasileño para la construcción del puerto de Mariel, el primero en la región capaz de recibir barcos Super-Post-Panamá de 200 mil toneladas.

Ahora Cuba podrá traer sus mercancías ahorrando decenas de millones de dólares que pagaba a puertos intermediarios. En Mariel hay incluso una terminal capaz de mover 800 mil contenedores al año, con lo que se abre la posibilidad de vender servicios portuarios a otras naciones del Caribe.

El puerto se inauguró durante la II Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños, poniéndolo como ejemplo de lo que se puede lograr si se establece una relación que permita a las naciones complementarse para alcanzar un mayor desarrollo económico y social.

Puerto del Mariel
Con créditos de Brasil, empresas de ese país construyeron a 50 km de La<br>Habana el puerto de contenedores más moderno del Caribe.

En todo el continente los gobiernos se adelantan a la diplomacia impulsando en la práctica proyectos multinacionales que les permiten avanzar en terrenos como la salud, la educación, la alimentación, la energía o el crecimiento económico.

O aprendiendo unos de otros. El Presidente Mexicano Enrique Peña Nieto informó que las autoridades uruguayas lo asesoran para impulsar un plan similar al Ceibal de Uruguay, en el que se le entregan computadoras a los alumnos de las escuelas públicas.

Los intercambios de crudo venezolano por productos y servicios de otras economías de la región, redujeron dramáticamente el monto de la factura petrolera de esas naciones, dándoles un respiro en el preciso momento en que el precio se triplicaba.

Esta semana el propio Secretario General de la ONU dijo que "Cuba puede enseñarle al mundo sobre su sistema de salud, basado en la atención primaria, con importantes logros como una baja mortalidad, una mayor esperanza de vida y una cobertura universal".

El Secretario General de la ONU reconoció el papel de los médicos cubanos.

En su visita a Cuba, Ban Ki Moon reconoció la importancia de la Escuela Latinoamericana de Medicina de La Habana, donde se forman miles de jóvenes de las comunidades más pobres de la región. Cientos de ellos jugaron un papel clave durante el terremoto de Haití.

Afirmó que "Cuba tiene una larga historia de cooperación", agregando que miles de haitianos y africanos le deben su vida a los cooperantes de la isla porque "los médicos cubanos son los primeros en llegar y los últimos en retirarse".

Pero Cuba tiene también mucho de que beneficiarse en la relación con las naciones latinoamericanas porque para poder sostener incluso su propia Salud Pública le es imprescindible alcanzar un desarrollo económico al que no ha podido llegar por sí misma.