Adiós a un gigante de la BBC

  • 21 enero 2014
  • comentarios
Komla Dumor

En los inusuales silencios de la sala de redacción de la BBC la voz de barítono de Komla Dumor solía atrapar el espacio: "¿Qué pasa? ¿Se murió alguien?" Y luego venía la carcajada: dura, alegre, descomplicada y tan omnipresente como el color de sus corbatas y el tamaño de sus abrazos.

Esta es una semana inusual…y silenciosa. Se murió Komla y acá muchos lo lloramos.

A Komla no había que conocerlo. Bastaba verlo en la pantalla de Focus on Africa en el canal internacional de la BBC para sentir que uno ya lo conocía.

Y mejor aún, que lo respetaba.

Komla Dumor

Nuestros colegas africanos no dejan espacio a la duda: Komla era la voz de una nueva África, o más que de una nueva África, de una nueva manera de narrar África.

TED lo invitó en 2012 a hablar precisamente de eso, de cómo contar la historia actual de su continente.

Al cerrar su entretenida charla citó un proverbio africano que lo dice todo: "Hasta que el león no aprenda a leer, la historia siempre glorificará al cazador".

Y él mismo agregó: "No es lo que digan los medios de prensa internacionales, es lo que uno escribe de sí mismo".

Ese proverbio y ese agregado bien podrían usarse también para describir la cobertura mediática de América Latina. Pero esa es otra historia. La historia de hoy es la del dolor de haber perdido a Komla.

Komla Dumor

Se murió el sábado pasado de repente, como se mueren casi todos. Tenía 41 años, una esposa y tres hijos.

Su carrera periodística fue meteórica. En 1998 empezó como reportero de tráfico en su natal Ghana y en 2013 ya hacía parte de la lista de los 100 africanos más influyentes.

Komla Dumor

Su muerte estremeció no sólo a la BBC sino a millones de oyentes y desde el presidente de Ghana hasta la esposa de Bill Gates expresaron públicamente su dolor.

Yo sé que muy pocos de nuestros lectores sabían quién era Komla. Pero nunca es tarde para conocer a un gigante en todo el sentido de la palabra.

Su muerte me recordó lo frágil que es la vida y esa obvia pero tan sabía frase de que "para morirse no hay sino que estar vivo".