Las cosas están que arden

  • 20 enero 2014
  • comentarios
Angel Di Maria y Luka Modric
Di Maria y Modric, contentos con el repunte del Real Madrid.

Si las empanadas le gustan bien calientes y con un dorado parejo, le recomendamos las últimas horneadas de La Liga y la Premier League.

Lionel Messi
Barcelona sigue al frente de la tabla, aunque Messi "no es el de antes".

En España, Barcelona 51, Atlético 51, Real Madrid 50; en Inglaterra, Arsenal 51, Manchester City 50, Chelsea 49.

El Real Madrid ha recuperado cuatro puntos en las últimas dos fechas, en las que ganó 0-1 al Espanyol y 0-5 al Betis, mientras que el Barça y el Atleti empataron dos partidos consecutivos, el primero entre ellos mismos y el segundo ante el Levante (1-1) y el Sevilla (1-1) respectivamente.

Mientras el Real Madrid arremete en la tabla de posiciones y se fortalece en juego y espíritu, el Barça no termina de alejar las dudas, a pesar del retorno de Lionel Messi, que obviamente no es "el de antes" como pregonó la prensa tras sus cuatro goles al Getafe en dos partidos de Copa: todavía está en rodaje.

El Atleti, a su vez, depende demasiado de un núcleo de titulares juramentados, la guardia pretoriana de un caudillo, Diego Simeone, que tarde o temprano deberá descansar.

El horno inglés

En Inglaterra los tres líderes mantuvieron su ritmo: Arsenal 2-0 Fulham; Man City 4-2 Cardiff City; Chelsea 3-1 Man United.

Moyes y Mourinho
Aunque en la foto es Mourinho el que aparece borroso, en la realidad es Moyes quien necesita recuperar el foco.

Los diablos rojos han quedado a 14 puntos del Arsenal: ya están fuera de la carrera porque, como anotó José Mourinho, "[el United] puede alcanzar a uno de los tres punteros, pero no puede contar con el colapso de los tres".

El Liverpool volvió a tropezar, con un 2-2 ante el Aston Villa que lo deja a seis puntos del Chelsea, con el mismo puntaje que el Tottenham Hotspur.

(Los Spurs, dicho sea de paso, han ganado cinco partidos de seis y empatado uno bajo Tim Sherwood: de repente, nadie habla de la "torpeza" del presidente Daniel Levy, quien echó a André Villas-Boas en la mitad del río.)

Equilibrista en apuros

Los dos procesos son apasionantes, con un par de llamativas diferencias: en España lo notable es la irrupción del Atlético de Madrid como una amenaza para los dos gigantes, mientras que en Inglaterra lo más destacable es el virtual colapso de la temporada del Manchester United de David Moyes.

David Moyes
A Moyes la cuerda floja se le puso tensa... y se le enreda en el cuello.

Hace un par de semanas dijimos que Moyes estaba caminando en la cuerda floja: siguiendo con el símil, ahora está colgado de ella y muchos espectadores creen que su habilidad como volatinero no será suficiente para salvarlo.

En el partido de ayer en Stamford Bridge, el Chelsea sólo necesitó una actuación discreta para ganar con toda justicia a un equipo resignado, en el que nadie da la cara para exigir compromiso y garra a sus compañeros.

(Un Samuel Eto’o muy lejos de su forma marcó los tres goles; Fernando Torres se lesionó gravemente a poco de ingresar como sustituto: ligamentos.)

Es cierto que Moyes heredó muchos problemas que Alex Ferguson disimulaba con la fuerza de su personalidad, entre ellos la decadencia de Rio Ferdinand, Nemanja Vidic, Patrice Evra y Ryan Giggs, todos muy por debajo de su nivel; también la reiterada ausencia por lesión de Van Persie y el bajo nivel actual de jugadores como Antonio Valencia, Rafael da Silva y Ashley Young.

Rooney y su contrato

Rooney y Van Persie
Rooney y Van Persie, parte de la herencia que le dejó Alex Ferguson a Moyes.

A esto habría que agregar la irregularidad de Danny Welbeck, la presencia ocasional de Javier Hernández (ayer ingresó por Young y no sólo jugó mejor sino que convirtió un gol) y el decepcionante aporte de Marouane Fellaini, a quien Moyes trajo de su anterior equipo, el Everton.

La única satisfacción, a nivel individual, ha sido el aporte de Wayne Rooney (ayer no jugó por lesión), pero ya asoma nuevamente la sombra de una nueva crisis por su renovación, ya que su contrato vence a fines del año que viene.

Los comentaristas disculpan en parte a Moyes porque recibió un plantel en virtual liquidación, que no había sido renovado por Ferguson y por el director ejecutivo saliente, David Gill, sucedido por el inexperimentado Ed Woodward.

Estadística personal

Pero también han comenzado a destacar sus debilidades: BBC Sport publicó el sábado una estadística aplastante: durante toda su trayectoria como entrenador, en todas las competiciones entre 2002 y 2013, los equipos de Moyes no le ganaron ni un solo partido a Arsenal, Chelsea y Liverpool.

El balance resulta penoso, aun considerando que su anterior club, el Everton, no era poderoso: 0 victorias, 17 empates, 25 derrotas… 26 con la de ayer.

A esto se puede contraponer el ejemplo de Diego Simeone, un técnico que llegó al Atleti desde "el fin del mundo", sin pretensiones ni aspavientos.

Seedorf en Milan

Clarence Seedorf
Seedorf, de jugador en Brasil a técnico en Italia, y en menos de una semana.

Este ejemplo, tal vez, inspiró al AC Milan cuando convocó entre gallos y medianoche a Clarence Seedorf para reemplazar a Massimiliano Allegri.

Seedorf comparte algunas características con Simeone, entre ellas su condición de trotamundos y de ex jugador e inspirador del club que lo ha convocado, pero a diferencia del argentino no tiene experiencia como entrenador, ya que hasta la semana pasada era jugador del Botafogo brasileño.

El holandés comenzó con buen pie su aventura en el banquillo del Milan: su primer partido terminó en victoria, 1-0 ante el Verona, con un penal ganado por Kaká y convertido por Mario Balotelli.

¡Ah! Y no crean que me he olvidado el Balón de Oro a Cristiano Ronaldo. Sobre eso escribí este artículo en BBC Mundo...

Siga a Raúl Fain Binda en Twitter a través del @BlogDeLalo