El curioso viaje de la legalización

  • 17 diciembre 2013
  • comentarios
Bandera de Estados Unidos

Hace siete años, cuando llevaba poco tiempo de haber entrado a la BBC, tuve la suerte de ser enviado especial a California, donde cubrí una noticia que me interesó como pocas: la expansión de la cultura y la industria de la marihuana y las singulares contradicciones que eso generaba con el sistema legal estadounidense.

Mariguana para uso medicinal
En algunos estados de EE.UU. es legal el uso recreativo de la marihuana.

Pensé mucho en ese viaje esta semana al tiempo que seguía la cobertura de mi colega Ignacio de los Reyes acerca de la aprobación en Uruguay de una ley que regulariza y pone bajo control estatal el cultivo de cannabis en esa nación sudamericana.

Cuando fui a California en 2007, yo iba intrigado por una estadística en particular, que argumentaba que la marihuana se había convertido en el principal cultivo agrícola estadounidense en cuanto al valor de su cosecha, en aquel entonces estimado en US$5.000 millones anuales, solo en California.

Al llegar al condado de Lake, un paraje rural cerca de San Francisco que, según las estadísticas, era el epicentro nacional del cultivo de marihuana, me encontré con una población en donde casi todo el mundo me juraba que no tenía nada que ver con la industria, pese al efecto fundamental que esa actividad debía estar teniendo en la economía local.

Senado Uruguayo
A pesar de su legalización, la mayoría de los uruguayos están en contra.

También recuerdo, como colombiano, sorprenderme al enterarme que nadie en esa localidad estaba dispuesto a permitir la fumigación aérea de los cultivos de marihuana ubicados cerca de reservas naturales, pese a que en ese momento el gobierno estadounidense presionaba fuertemente a Bogotá para que hiciera precisamente eso con los narcocultivos en los parques nacionales colombianos.

Y sobre todo, me impresionó ver en San Francisco una serie de locales comerciales, donde se cultivaba y consumía abiertamente marihuana, en pleno centro urbano, bajo el argumento que se trataba de "centros medicinales comunitarios" donde los asociados se dedicaban a disfrutar del cannabis "por motivos de salud".

La verdad, al entrar en ellos, no daban para nada la impresión de ser centros de atención medicinal, y sus usuarios me sonreían con ironía evidente cuando les preguntaba si estaban ahí para curar sus enfermedades.

Desde entonces, por supuesto, la discusión en Estados Unidos ha evolucionado bastante y algunas de las contradicciones entre la realidad y el sistema jurídico se están resolviendo.

En Colorado y otros estados se ha legalizado el uso de la marihuana con fines recreativos y en todo el país se habla abiertamente de los potenciales beneficios fiscales de la legalización.

Las contradicciones en este tema, por supuesto, nunca se han limitado a Estados Unidos. Basta decir con que en Uruguay, el país que ha sido presentado como el abanderado de la liberalización de las normas antidrogas, las encuestas señalan que dos terceras partes de la población rechazan la legalización.

Manifestantes a favor de la marihuana
Uruguay es el primer país latinoamericano en legalizar la producción, distribución y venta de marihuana.

En cambio en el estado de California, donde todavía está prohibido el consumo recreativo, esta misma semana una encuesta reveló que el 55% de la población está a favor de la legalización, que probablemente será discutida en un referendo en 2014.

Es otra de tantas situaciones paradójicas en este tema: un país sudamericano cuyos habitantes desconfían de la legalización, es el primero en abrazarla.

Y entre tanto, en el epicentro mundial del consumo, donde la mayoría de sus ciudadanos acepta el cannabis como una actividad recreativa generalmente inofensiva, todavía se penaliza.

Estas divergencias entre el mundo real y el jurídico seguirán dando mucho de qué hablar, y el camino que se tome para resolverlas tendrá, a no dudarlo, un impacto significativo en las vidas de todos, usuarios y no usuarios de estas drogas.

En BBC Mundo, por supuesto, estaremos siguiendo desde el terreno la evolución de esta fascinante controversia en Uruguay, en California y en el resto del hemisferio.