Cómo presentar una noticia

  • 10 diciembre 2013
  • comentarios
Refugiados centroafricanos

"Mataron a mi padre y se llevaron su cuerpo". Esta frase terrible, pronunciada por un niño centroafricano frente a las cámaras de la BBC, fue el titular de uno de los videos más vistos la semana pasada en BBC Mundo.

En esa historia, el corresponsal de la BBC Andrew Harding mostraba un país atenazado por la violencia sectaria: "Un país que se esconde".

Centroafricanos
Este país africano se encuentra sumido en un conflicto civil desde marzo pasado.

La distancia, la complejidad y la falta de atención –a veces, el silencio- de los medios pueden hacer que historias relevantes despierten un interés relativo.

En principio, la situación en la República Centroafricana –geográfica y culturalmente lejana a nuestra audiencia- podría ser uno de esos casos.

Sin embargo, incitar ese interés, esas ganas de ver y leer, es uno de los grandes retos de nuestro trabajo como periodistas. Mayor cuanto más distante, compleja y silenciada sea la historia en cuestión.

En BBC Mundo procuramos dar cabida a historias que en ocasiones quedan al margen.

En los últimos meses les hemos contado, por ejemplo, los riesgos que enfrentan los inmigrantes sirios en su viaje a Europa o la situación de los pueblos nepalíes de los que salen muchos de los trabajadores que construyen los estadios del Mundial Qatar 2022.

En esta labor, el trabajo de los corresponsales de la BBC resulta fundamental. Pero no siempre es tarea fácil promover ciertos contenidos.

Por eso, confieso que me alegró ver que nuestra audiencia apreció el video de Harding. (Si no lo han visto, lo tienen a la derecha)

En este caso, teníamos un buen material original, rico en voces directas de las partes implicadas y de las víctimas civiles, poderoso visualmente y con un gran interés humano.

Además el video mostraba de primera mano un territorio de difícil acceso y hacía comprensible una situación compleja, que en BBC Mundo ya habíamos abordado con anterioridad en una nota escrita.

Pero, ¿cómo compartir ese interés con nuestra audiencia? ¿Cómo hacer atractiva una historia lejana a través de la ventana que ofrece nuestra página?

En el periodismo digital, la vieja ley según la cual la forma es tan importante como el contenido, cobra una vigencia renovada.

A diferencia de las publicaciones en papel –en las que el lector tiene en su mano todo el contenido simultáneamente- internet dispone de dos herramientas fundamentales para "vender" una historia: el título y el material gráfico con el que se ilustra.

Soldados franceses
Francia desplegó un total de 1.600 soldados en el país con el fin de desarmar a milicias rivales acusadas de matar a cientos de personas.

En este caso, decidimos titular e ilustrar con las palabras y la foto de un niño desplazado.

Una apelación directa a la empatía del espectador/lector y, a la vez, una forma de mostrar a través de un caso concreto una situación compleja. La respuesta de la audiencia fue excelente.

Cuando resuenan prejuicios -casi siempre infundados-, como "África no interesa" o "esa historia es demasiado árida y compleja", me pregunto si, más que una alusión a los supuestos intereses de nuestros lectores, no estamos escuchando una excusa ante nuestra incapacidad por hacer atractivos y accesibles esos temas.

El video que ustedes vieron esta semana sobre la República Centroafricana parece demostrarlo. Y ustedes, ¿qué piensan?