Cinco instantáneas de una semana intensa

  • 9 julio 2013
  • comentarios
Estudio de la BBC

Esta entrada es un colchón de retazos, una especie de American Quilt periodístico de la semana pasada, que estuvo bastante dinámica.

Parte del ejercicio de este blog es contarles lo que discutimos en nuestra redacción.

Las cinco situaciones que escogí ilustran de alguna manera la forma en la que vemos y sentimos el periodismo en BBC Mundo. Son apenas cinco breves recuentos de debates internos y reflexiones periodísticas.

"Si camina como pato…"

Cartel de un manifestante a favor del golpe
Para muchos egipcios más que de golpe hay que hablar de "revolución".

El primero de ellos tuvo que ver con el golpe de Estado en Egipto. Varios medios internacionales dudaron bastante a la hora de rotular así el alzamiento militar que derrocó al presidente Mohamed Morsi, elegido en las urnas hace un año.

La vacilación, creo yo, vino de la forma en que los principales líderes occidentales calificaron el incidente. Ni Barack Obama, ni David Cameron, por mencionar solo dos, se sintieron capaces de llamar las cosas por su nombre, y en este texto escrito por María Elena Navas se intenta explicar el por qué.

Muchos argumentaron que lo que el ejército estaba haciendo era cumplir con la voluntad del pueblo que llevaba días en las calles para exigir la renuncia de Morsi: "Es una revolución, no un golpe de Estado", decían.

Pero en ese argumento se olvida el otro lado, el de los seguidores de Morsi, que siguen fieles a sus ideales y quieren que termine el mandato que ganó en 2012.

El que zanjó el debate de una manera impecable fue el editor de Medio Oriente de la BBC, Jeremy Bowen, quien en una entrevista en vivo por la televisión desde El Cairo aseguró que "si se ve como un pato, camina como pato y hace cuac, es un pato".

Cuando el periodista es periodista

Sigamos en Egipto. Esta vez en la respuesta en las calles del viernes pasado de los simpatizantes de Morsi.

Jeremy Bowen cubrió la manifestación y fue testigo de cómo el ejército abrió fuego y mató al menos a un manifestante. Ese día murieron 36 personas y el propio Bowen terminó herido. Dos perdigones impactaron en su cuerpo: uno cerca de su oído izquierdo y otro en una de sus piernas.

Manifestaciones en Egipto
Los partidarios de Morsi no aceptan que haya sido removido del cargo.

Pero Bowen no hizo escándalo ni convirtió su aventura en la noticia. De hecho casi ni lo menciona.

En su primer reporte, que es telefónico, describe la situación en las calles de El Cairo y se concentra en lo que realmente es noticia allá, no en su historia personal.

Solo al final, en los últimos cinco segundos, hace una breve mención de lo que le sucedió

Después siguió enviando material e ignoró por completo sus heridas.

Cuando salía en cámara con una venda en la cabeza, el presentador de estudio hacía una breve referencia a lo ocurrido para explicar por qué estaba vendado y le daba paso a Bowen, quien de inmediato y, sin hacer una sola mención a su historia, informaba a la audiencia sobre lo que realmente importaba: la tensa situación política en Egipto.

Da hasta lástima tener que resaltar este hecho, pero en el periodismo moderno abundan los periodistas que quieren ser la historia en lugar de los que quieren contar la historia. Y por eso lo de Bowen emociona.

¿Y si el avión hubiera sido de otro?

Avión de Evo Morales

A muchos nos sorprendió la falta de relevancia que algunos medios no latinoamericanos le dieron a la historia del avión del presidente de Bolivia, Evo Morales.

Sucedió casi al mismo tiempo que los sucesos de Egipto, pero eso no es excusa.

De hecho, varias publicaciones parecieron tratar el tema como una curiosidad de un caso más grande, el del exanalista de inteligencia Edward Snowden. Pocos vieron la gravedad del incidente, pocos se preguntaron si lo que se hizo fue legal y pocos han seguido el tema de cerca.

En los primeros instantes de la noticia la BBC en inglés pareció seguir ese camino hasta que la editora general de BBC Mundo, Carolina Robino, en un debate interno les abrió los ojos: "Sólo piensen por un minuto qué estaría pasando si ese avión hubiera sido el de David Cameron". Se acabó el debate.

El error y las disculpas de un veterano

Sucedió casi una hora antes de la final femenina de Wimbledon del sábado.

Marion Bartoli
Marion Bartoli restó importancia a los comentarios del presentador de la BBC.

John Inverdale, un comentarista de la BBC que presenta eventos deportivos desde los años 80, metió las patas. Estaba hablando de las cualidades deportivas de la francesa Marion Bartoli y terminó haciendo referencia a su físico.

"She is never going to be a looker (nunca será una mujer atractiva)", dijo y por eso, según él, ella tuvo que compensar eso y se convirtió en una tenista mucho más combativa que sus adversarias.

A la audiencia no le gustó el comentario y llovieron las críticas. La BBC e Inverdale aceptaron su error e inmediatamente pidieron disculpas.

No importó que la campeona de Wimbledon 2013 le restara importancia al comentario. Error es error.

¿Alguna vez hemos escuchado a un comentarista deportivo hablando de los atributos físicos de algún hombre a la hora de analizarlo deportivamente? Como dice una colega, "uno de los mayores problemas del machismo y el sexismo es que muchos no se dan cuentan de lo machista y sexista que resultan muchos de sus comentarios. Les parece normal".

Al césar lo que es del césar

La semana pasada estuve en un lado del periodismo que pocas veces he ocupado: frente a las cámaras. Presenté para una serie de turismo en el canal de BBC Travel, una postal sobre mi ciudad natal, Bogotá.

El punto es que mucha gente me hizo comentarios desde la perspectiva de que todo el trabajo había sido mío. Nada más errado. Y así suele ser este oficio.

Bogotá
Una postal de Bogotá.

La audiencia por lo general ve al presentador y se olvida de la cantidad de gente –y trabajo- que hay detrás del que pone la cara.

En este caso específico, el video fue filmado y editado por Rhian John Hankinson, producido por Jonathan Wells y dirigido por Owain Rich.

Aunque el contexto es completamente distinto, me acordé de la entrada de blog que escribió hace algunos meses mi colega Pablo Esparza cuando todos hablábamos de los trabajos de Paul Wood en Siria: ¿Quién está detrás de las imágenes que vemos en las noticias?