Última actualización: martes, 14 de septiembre de 2010 - 08:41 GMT

Venezuela: la votación "más avanzada"

Maquina de votación (Foto cortesía del CNE).

El votante debe usar una pantalla táctil y un dispositivo parecido a una boleta tradicional.

Cuando los venezolanos vayan a votar el próximo 26 de septiembre en las elecciones parlamentarias, lo harán a través de un sistema que ha sido calificado como uno de los más "avanzados del mundo". Pero no por eso es de los menos controversiales.

Venezuela decidió confiar sus procesos electorales a las máquinas en 1997, como respuesta al "desprestigio" que afectaba a los organismos electorales, lo cual -según algunos- minaba la confianza en el sistema democrático.

Primero ensayó con escáneres que leían las boletas y transmitían resultados a un centro de cómputo. Ahora el 100% de los electores utiliza unas computadoras con sistema Windows XP, que combinan el uso de un dispositivo externo, con forma de boleta de votación tradicional, con pantallas sensibles al tacto.

El elector oprime en el dispositivo (boleta) la opción de su preferencia, que entonces aparece en la pantalla. Si el votante está satisfecho, confirma su elección tocándola. Una vez concluido este proceso, la máquina imprime un comprobante en papel, que el elector deposita en una "urna de resguardo".

Finalizada la votación, las máquinas emiten un acta de escrutinio y envían los datos a la sede central del Consejo Nacional Electoral (CNE), donde son sumados.

clic Lea: Lo que "venden" los políticos venezolanos

¿Voto secreto?

Simulacro de votación. (Foto cortesía del CNE).

Los electores oprimen su opción en la "boleta" y luego confirman su elección en la pantalla.

Parte de los votantes usa también un sistema de identificación, conocido como "captahuellas". "Todo eso pone al país a la vanguardia "en cuanto a tecnología electoral, aunque no se traduzca en rapidez en la entrega de resultados, lo cual parecería una contradicción", le explica a BBC Mundo Eugenio Martínez, especialista en temas electorales del diario El Universal.

Martínez lo atribuye a que "las leyes que tenemos no van de la mano de la tecnología", ya que ciertas limitaciones impiden la divulgación inmediata de resultados. La rectora del CNE, Sandra Oblitas, le dice a BBC Mundo que, en todo caso, se trata de números "inquebrantables", y no de proyecciones.

Pero ése es, quizás, el cuestionamiento menos grave de que ha sido objeto el sistema. También están las supuestas violaciones del secreto del voto -a través de la identificación del votante o "captación" de su elección a través de satélites- y manipulación electrónica de resultados.

En 2005, y como resultado de unas auditorías hechas en presencia de observadores internacionales, se logró reconstruir la secuencia de votación de algunas máquinas, lo que dio pie a suponer que se podía saber quién votaba por quién.

Según le dijo a BBC Mundo el representante de la opositora Mesa de la Unidad Democrática ante el CNE, Vicente Bello, eso fue "la gota que derramó el vaso en una situación en la que amplios sectores estaban en contra de participar en las elecciones".

Oposición "satisfecha"

Elector deposita comprobante del voto. (Foto cortesía del CNE).

La máquina imprime un comprobante en papel que los electores depositan en una "urna de resguardo"

En suma, la oposición se retiró, una decisión que hoy es calificada de costoso error. La Asamblea Nacional quedó conformada enteramente por diputados oficialistas, y sus proyectos avanzaron sin mayores obstáculos.

El problema de identificación de electores fue "teóricamente resuelto" por los fabricantes de las máquinas -la empresa venezolana Smartmatic-, y se estableció un procedimiento para que los electores no quedaran registrados en la memoria en el orden en que votaron, explicó Eugenio Martínez.

Además, añadió Vicente Bello, las máquinas cuentan con unas herramientas de encriptación, conocidas como MD5, SHA1 y SHA2, que impiden que los programas sean modificados. La "clave" está dividida en tres partes: una en manos del CNE, otra la tiene la oposición, y otra el partido de gobierno.

Por último, indicó Sandra Oblitas, el respaldo en papel (el comprobante del voto) constituye un elemento fundamental y distintivo del sistema venezolano, que permite la comprobación última del resultado electrónico.

En total, el 54% de las mesas serán verificadas contando papeletas, en la que constituye una de 17 auditorías a que el proceso es sometido. "Esto, y la garantía de presencia de los técnicos de las organizaciones políticas en cada una de ellas es lo que da fortaleza al sistema electoral", aseguró la alta funcionaria.

¿De acuerdo?

¿Así que, por una vez, las partes están de acuerdo en que el sistema es confiable? Parece que sí y que no.

Frasco de tinta indeleble (Foto cortesía del CNE).

Incluso la tinta indeleble es auditada para comprobar que no se borra con detergentes comunes.

Las dudas, dijo Oblitas, "quedaron para la historia", y los "mitos" sobre la posibilidad de identificar al votante con voto están limitados a quienes tienen "la convicción política de quebrantar la institucionalidad, de cuestionar al árbitro".

"En algunos sectores se dice que el gobierno está interesado en que se mantenga ese tipo de creencia para que empleados públicos y otros grupos dependientes del ejecutivo sigan votando por el oficialismo. Tiene un sustento y uso político", apuntó Martínez.

Por la oposición, el lado afectado -pues enfrenta el reto de restarle peso al poder establecido, por lo que requiere de votos y no le conviene la abstención- el discurso es que "los mecanismos de seguridad para prevenir que se infiltren los datos son suficientes", en palabras de Vicente Bello.

Aún así, Bello deja "margen" para "imprevistos": "no existe sistema blindado tecnológicamente (…) Podría ser vulnerado, pero si ocurriese, nos vamos a dar cuenta y a denunciarlo. Por eso haces seguimiento paralelo de la traza de papel".

BBC navigation

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.