Última actualización: jueves, 3 de junio de 2010 - 01:53 GMT

Venezuela lucha contra males “olvidados”

fumigación (Foto cortesía der ABN)

El gobierno anunció el “Programa bicentenario” para combatir a los vectores del dengue, mal de Chagas y malaria. (Foto cortesía de ABN)

Especialistas no adscritos a ningún ente oficial advierten que las cifras de casos de enfermedades como el dengue, el mal de Chagas y la malaria evidencian un retroceso frente a planes de vanguardia implementados a mediados del siglo pasado, mientras que portavoces de gobierno aseguran estar tomando medidas para controlarlas.

Las autoridades patrocinan una intensa campaña por televisión para ayudar a la población a identificar los síntomas del dengue, al tiempo que personal del Ministerio de Salud está llevando a cabo desde la semana pasada tareas de despistaje de mal de Chagas en Caracas, donde recientemente se produjo un brote que provocó la muerte a menor de dos años.

A principios de mayo portavoces de ese despacho negaron primero que hubiera un brote y luego afirmaron que sí lo había pero aseguraron que no era motivo de alarma. En cuanto al dengue, el ex ministro Luis Reyes Reyes, recién salido del cargo, fue el primero en mencionar una situación de epidemia en 14 de las 24 entidades federales la semana pasada.

El ex ministro de Salud, José Félix Oletta, le dijo a BBC Mundo que Min-Salud había actuado con “contumancia y descoordinación” en el manejo de la situación y que como consecuencia, el país afronta una de “las situaciones más complejas de control epidemiológico en las Américas”.

El “país de los zancudos”

Barrio de Caracas

El desorden urbano contribuye a la propagación de las tres enfermedades en las grandes ciudades de Venezuela.

Según Oletta, es cierto, como argumentan los especialistas del gobierno, que las condiciones climáticas, la ecología y la situación geográfica de Venezuela la hacen más vulnerable frente a ciertas enfermedades, pero añade que “lo que no es aceptable es que usted baje la guardia y no haga la inversión en recursos económicos” para mantenerlas a raya.

Como consecuencia, asegura, el país ha pasado a engrosar “un selecto grupo, muy negativo, de naciones latinoamericanas que han retrocedido en lucha contra la malaria” y que integran además Haití y República Dominicana.

En cuanto al dengue, indicó que de acuerdo con estándares internacionales, cuando se verifica la presencia del mosquito transmisor en el 1% de los hogares “la situación es peligrosa”. “La información técnica del ministerio, no divulgada, refleja que los índices superan el promedio nacional entre 13% y 15%. En dos palabras, estamos viviendo en el país de los zancudos”, señaló.

Esta situación estaría siendo alimentada por condiciones de urbanización irregulares y no planificadas, depósitos de agua en períodos de sequía y grandes concentraciones del vital líquido durante la época de lluvias. Ésta, por cierto, apenas comienza.

En cuanto al Chagas, el ex funcionario, que ahora forma parte de una red de observación de salud, indicó que los mismos documentos no divulgados daban cuenta del aumento en la presencia del chipo en espacios rurales, pero que también ha ocurrido un fenómeno inesperado: la transmisión por vía oral, a través de la contaminación de alimentos con las heces del insecto, lo cual exige atacar debilidades en la cadena de consumo.

Por último criticó el que todas estas informaciones entren en la categoría de “documentos no divulgados”. “La información epidemiológica es un bien público, que le pertenece a la sociedad y desde diciembre de 2008 el gobierno no publica el boletín epidemiológico semanal”, que dijo es vital para el combate de las enfermedades por parte de las redes de sanidad.

Programa Bicentenario

Para atender estas tres enfermedades clave, el gobierno lanzó en marzo pasado un “Programa bicentenario” de control de vectores, dotado de unos US$32 millones.

Chipo (Cortesía de Asovac)

El Chipo es el responsable de la transmisión del mal de Chagas. (Foto cortesía de Asovac)

El plan “prevé fortalecer las acciones (que) no sólo abarcan la fumigación en zonas afectadas y reportadas, sino una profunda campaña informativa para la concienciación de las venezolanas y los venezolanos”, de acuerdo con un boletín de la oficial Agencia Bolivariana de Noticias.

Para ello se enlistó la ayuda de miles de voluntarios. En mayo, el entonces ministro Reyes Reyes anunció un rediseño del plan para adaptarlo a las circunstancias, tales como la llegada de la temporada de lluvias, mientras que la jefa del Distrito Capital, Jacqueline Farías, declaró que la idea no era “dar una respuesta coyuntural, sino que estamos aquí creando una estructura”.

Según Oletta, el documento por el que se creó el plan admite el virtual abandono en la última década de los planes de control de enfermedades endémicas que hicieron de Venezuela pionera en su contención en los años cuarenta y cincuenta. La pregunta es cómo recuperar el tiempo perdido.

BBC navigation

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.