Última actualización: martes, 1 de diciembre de 2009 - 23:17 GMT

Alex y José María no se casaron

Alex Freyre y José María di Bello

La pareja tendrá que esperar a una decisión definitiva de la Corte Suprema.

No hubo “sí, quiero” ni arroz de buena fortuna. Aunque fueron hasta el Registro Civil vestidos con traje de gala, Alex Freyre y José María di Bello no pudieron celebrar su boda, después de que un fallo de la Justicia argentina ordenara su suspensión.

Los novios iban camino a convertirse en el primer matrimonio gay del país - y de América Latina toda-, después de un primer dictamen de una jueza de la ciudad de Buenos Aires. A mediados de noviembre, y en respuesta a una presentación judicial de la pareja, la magistrada Gabriela Seijas declaró inconstitucional los artículos del Código Civil argentino que establecen que el acto matrimonial debe celebrarse entre personas de distinto sexo.

clic Lea: La boda gay y la batalla legal

Sin embargo, menos de 24 horas antes de la ceremonia, otro juzgado de orden nacional dio lugar a un pedido de nulidad presentado por abogados católicos y ordenó posponer la unión hasta que la Corte Suprema se expida sobre el tema.

Pese al revés, Freyre y Di Bello – junto a un centenar de legisladores, activistas de derechos humanos, artistas y representantes de la comunidad homosexual- concurrieron el martes a la oficina pública.

Llegaron al son de la marcha nupcial, celebrados con aplausos, prolijos, nerviosos. Sobre el cuello, una estola roja y brillante, símbolo de la lucha contra el VIH/SIDA. Los dos contrayentes son portadores del virus y habían elegido el día internacional de la lucha contra este mal para unirse en matrimonio.

“De aquí nos vamos casados”, dijo uno, y el otro le selló el pacto con un beso para las cámaras.

“Pero es mucho más la intención de tener un proyecto de vida común. Vamos por todos los derechos (que tienen los heterosexuales), y con el mismo nombre: matrimonio”, declaron.

“Borombombón, queremos todos matrimonio y adopción”, replicó la audiencia en un cántico.

Nacionales versus porteños

Lo que siguió fue una vigilia tensa que se convirtió en acto de militancia. La jueza Seijas volvió a ratificar su sentencia en firme, y los invitados y curiosos esperaban que de un momento a otro los contrayentes salieran del pequeño despacho, al que sólo ingresaron con sus asesores, convertidos en “marido y marido”.

Pero, tres horas más tarde, el gobierno porteño desconoció el fallo de la magistrada porteña y se declaró “impedido de realizar el casamiento”.

Hoy, ante el conflicto planteado entre dos jueces de distintas jurisdicciones, se instruyó al Procurador de la Ciudad para recurrir a la Corte Suprema de Justicia de la Nación

Pablo Tonelli, procurador

La noticia generó airados reclamos entre los presentes, que dedicaron insultos al jefe de gobierno de la ciudad, Mauricio Macri, de quien esperaban un respaldo a las competencias de los jueces de su jurisdicción.

clic Lea también: Anulan boda gay

Muchos cuestionan que el dictamen de un juzgado nacional se impuso en un trámite civil dentro de la órbita porteña, lo que –según abogados consultados por BBC Mundo- atenta contra la Constitución de la ciudad y contra la autonomía de sus tribunales.

Sin embargo, el gobierno de Macri alegó que el permiso de matrimonio debía ser revisado por la máxima instancia judicial del país.

“Hoy, ante el conflicto planteado entre dos jueces de distintas jurisdicciones, se instruyó al Procurador de la Ciudad para recurrir a la Corte Suprema de Justicia de la Nación ", notificó el mismo procurador, Pablo Tonelli, a la pareja y sus abogados.

A protestar

El camión de los novios llegó adornado con globos de la bandera del arco iris, el emblema universal de la comunidad gay, con marcha nupcial a todo volumen y panfletos de campaña en lugar de arroz.

Después de que el trámite se frustrara, el camión se convirtió en el vehículo en el que integrantes de la Federación Argentina de Lesbianas, Gays, Bisexuales y Transexuales (Falgbt), a la que pertenecen Freyre y Di Bello, se desplazaron en una protesta callejera contra la decisión judicial.

Vamos a seguir luchando porque se reconozca el fallo de Seijas y vamos a presentar otros amparos de todas las parejas que quieran casarse en todo el país

María Rachid, presidenta de la Falgbt

“Pero esto no es una derrota, vamos a seguir luchando porque se reconozca el fallo de Seijas y vamos a presentar otros amparos de todas las parejas que quieran casarse en todo el país”, anticipó la presidenta de la Falgbt, María Rachid, ante BBC Mundo.

“Si la gente se quiere casar o no, es otro tema. Pero tenemos que tener los mismos derechos y con los mismos nombres, sin eufemismos. Nosotras estamos en la misma: estamos presentando una medida cautelar porque mi pareja es española, tuvo que pedir la residencia en calidad de cónyuge y corremos el riesgo de que expulsen de Argentina”, relató a BBC Mundo la activista Diana Cordero.

La protesta ante el Registro Civil también se convirtió en ámbito para el reclamo de fondo que realizan las agrupaciones gays del país: modificar la ley para permitir el matrimonio homosexual.

“Estamos acá porque eso tiene que ver con una política clara de derechos humanos, una reforma que igualaría a un sector grande de la sociedad con otros sectores y por lo tanto hay que apoyarlos”, dijo a BBC Mundo el legislador oficialista Juan Cabandié.

En la calle, los vecinos se mostraron divididos. Algunos se pronunciaron a favor de lo que consideraron “derechos igualitarios”. Otros hablaron de “aberraciones” a la idea de matrimonio y reclamos de “grupos particulares que no representan a los argentinos, que somos en su mayoría católicos”.

Freyre y Di Bello, por el momento, deberán esperar a que la Corte Suprema argentina dicte una sentencia en firme para ver si, entre tanto ruido mediático, logran finalmente dar el “sí”.

BBC navigation

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.