Última actualización: martes, 20 de octubre de 2009 - 02:15 GMT

Hijo del capo Pablo Escobar pide perdón

Es poco frecuente que en Colombia, azotada por un conflicto armado de cinco décadas, alguien pida perdón. Desde hace cuatro años lo están haciendo algunos paramilitares que se acogieron a una ley de rebaja de penas, el Estado lo ha hecho en otros casos y ahora el turno es para el hijo de Pablo Escobar, el capo del narcotráfico más temido del país, que murió en 1993.

Rodrigo Lara le da un abrazo a Juan Pablo Escobar (Foto: imagen del documental publicada por la revista Semana)

Semana reveló el texto de una carta de Juan Pablo, a propósito del documental Los pecados de mi padre.

Al Cartel de Medellín, comandado por Escobar, se le atribuyen cientos de asesinatos de jueces, periodistas, políticos, policías, militares y ciudadanos del común.

Juan Pablo Escobar, que ahora se llama Sebastián Marroquín, le pidió perdón a los hijos del candidato presidencial Luis Carlos Galán y del ministro Rodrigo Lara, dos de las más connotadas víctimas del Cartel de Medellín.

La revista Semana reveló la historia y el texto de una carta de Juan Pablo, a propósito del documental Los pecados de mi padre, que se estrenará este 12 de noviembre.

El documental registra el momento en que Juan Pablo se da un abrazo con el senador Rodrigo Lara Restrepo, cuyo padre, del mismo nombre, fue asesinado en abril de 1984, cuando era ministro de Justicia.

Lara le dijo al hijo de Escobar: "El pasado es duro. Pero lo importante es que usted es un hombre bueno, un hombre de paz. Yo soy un hombre bueno, un hombre de paz. Eso es, pa'lante (para adelante) hermano".

"El ejemplo de Sebastián"

En diálogo con BBC Mundo, Lara considera que "Sebastián, con su ejemplo de vida, quiere disuadir a muchos colombianos de seguir el ejemplo de su papá".

El pasado es duro. Pero lo importante es que usted es un hombre bueno, un hombre de paz. Yo soy un hombre bueno, un hombre de paz. Eso es, pa'lante hermano

De Rodrigo Lara Restrepo a Juan Pablo Escobar

Juan Pablo, quien tuvo que salir de Colombia con su hermana y su madre en 1994, también le pide perdón a las otras víctimas del narcotráfico.

"Soy consciente del daño que mi padre con sus actos le ocasionó al país y a la humanidad", dice un aparte de su carta, de cinco páginas.

Según Juan Pablo, "me he propuesto esta tarea de liberarme de estos nudos de violencia que enredan mi garganta".

Para el senador Lara, "lo de Sebastián es un acto de humanidad, que en mi criterio debe ser correspondido con aceptar el perdón y llamar a una reconciliación".

El punto central del acercamiento se dio en 2008, cuando los hijos del victimario y de las víctimas se reunieron durante más de tres horas en un hotel de Bogotá.

Claudio Galán, uno de los hijos de Luis Carlos Galán, asesinado en 1989, le comentó a BBC Mundo que él se sintió aliviado luego del encuentro.

"Un peso enorme"

"Cuando salí de ahí sentí que me liberé de un peso enorme. Nosotros no teníamos nada que perdonarle a él, porque lo vemos como una víctima más", considera.

Juan Pablo Escobar (Foto de archivo)

Juan Pablo Escobar le pidió perdón a los hijos de Luis Carlos Galán y del ministro Rodrigo Lara.

Galán admite que "en varias ocasiones varios medios nos propusieron que perdonáramos a los asesinos de mi papá y concluimos que uno no puede perdonar si no se lo piden, si no hay reconocimiento de la verdad".

"Uno se siente mejor persona cuando perdona", anota Lara, quien aclara que su familia y la de Galán no han renunciado a que la justicia actúe contra los responsables de los crímenes de sus padres.

Según el legislador, "muchos de los responsables y sus cómplices, que luego conformaron los grupos paramilitares en los años 90, siguen haciendo alarde de su impunidad en posiciones del poder público importantes".

"Perdón, virtud cívica"

¿Qué tan importante es el gesto del hijo de Escobar? BBC Mundo se lo preguntó al profesor de filosofía Guillermo Hoyos, de la Universidad Javeriana.

Claudio Galán (Foto: Hernando Salazar)

"Cuando salí de ahí sentí que me liberé de un peso enorme. Nosotros no teníamos nada que perdonarle a él, porque lo vemos como una víctima más"

Claudio Galán

Hoyos dice que el encuentro entre el hijo del victimario y los hijos de las víctimas lo "impresionó mucho".

"Recuerdo la frase del filósofo español Manuel Reyes Mate, cuando dijo que llegará un momento en que la cultura del perdón tendrá que ser virtud cívica", añade Hoyos.

Según el experto, "la gente piensa que perdonar es de imbéciles y débiles. Perdonar no significa olvidar, sino recordar y tener memoria. No se trata de volverse muy amigo con los otros, pero sí aceptar que esas personas son capaces de cambiar, arrepentirse y confesar su culpa".

Por su parte, Camilo González, del Instituto para el Desarrollo y la Paz (Indepaz) le declara a BBC Mundo que el gesto del hijo de Escobar "tiene una importancia simbólica".

"Es una buena señal para este país polarizado, de odios y de retaliaciones", concluye González quien, a nombre del ex movimiento guerrillero M-19, fue ministro de Salud a comienzos de los años 90.

BBC navigation

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.