Última actualización: miércoles, 7 de octubre de 2009 - 20:18 GMT

“No hubo plan represivo” en Argentina

“No fui yo”, declaró el ex presidente argentino Fernando de la Rúa al comparecer ante un tribunal en Buenos Aires. El ex mandatario negó haber ordenado o planeado la represión policial en diciembre de 2001, que causó la muerte de cinco manifestantes.

Foto de archivo de Fernando de la Rúa

De la Rúa negó haber ordenado o planeado la represión policial en diciembre de 2001.

De la Rúa fue citado a declarar el miércoles en la causa por los homicidios culposos ocurridos en la Plaza de Mayo, en pleno centro porteño, pocas horas antes de la caída de su gobierno, el 20 de diciembre de 2001.

Ante un juez federal, el ex presidente insistió con el argumento de que hubo un "golpe civil e institucional, impulsado por el justicialismo bonaerense”, el partido opositor a su gobierno que -según de la Rúa- habría enviado fuerzas de choque a la plaza.

"Son responsables las fuerzas de choque que dispusieron los golpistas", señaló De la Rúa, quien apuntó contra los líderes del Partido Justicialista bonaerense en esa época, Eduardo Duhalde y Carlos Ruckauf.

Según expresó, el desalojo de manifestantes congregados en la Plaza para una protesta contra su gobierno, sumido por entonces en una profunda crisis económico-política, se produjo por una orden judicial.

“No hubo ningún plan represivo (…) Hubo una orden judicial que fue aplicada por la Policía Federal, que por ley tiene el deber de establecer y mantener el orden", recalcó el ex jefe de Estado.

De la Rúa también negó haber participado de una supuesta reunión en la que -según la acusación- se decidió la represión en las zonas aledañas al Obelisco.

Idas y vueltas

El ex mandatario ya había prestado declaración en 2007 en la causa por los enfrentamientos violentos que precedieron a la caída de su mandato.

No hubo ningún plan represivo (…) Hubo una orden judicial que fue aplicada por la Policía Federal

Fernando de la Rúa

El 19 y 20 de diciembre de 2001, las calles de Buenos Aires fueron escenario de choques frontales entre fuerzas policiales y manifestantes, que se cobraron las vidas de Gustavo Benedetto (23 años), Carlos Almirón (23), Diego Lamagna (27), Gastón Riva (31) y Alberto Márquez (57) y dejaron además un gran número de heridos.

En sus dichos anteriores, De la Rúa se había desligado ya de cualquier responsabilidad e incluso había afirmado enterarse de los incidentes que ocurrían a las puertas de la Casa Rosada mediante la televisión.

El juez federal Claudio Bonadío dictó su sobreseimiento en 2008, al considerar que no se podía presumir accionar delictivo por su parte y no quedaba probado "que De la Rúa hubiera intervenido en la cadena de mandos que dispuso el procedimiento".

Presunta reunión

Pero a fines del mes pasado la Cámara Federal porteña revocó esa decisión e instruyó retomar la investigación.

Concretamente, los camaristas pidieron a Bonadío que indague sobre una presunta reunión, que habría tenido lugar aquel 20 de diciembre en la quinta presidencial de Olivos, donde el ex mandatario habría decidido ordenar la represión de las protestas contra la Alianza de gobierno que él lideraba.

Según las acusaciones, el entonces ministro del Interior Ramón Mestre y otros funcionarios de seguridad habrían acordado las medidas con el jefe de Estado.

La Cámara considera que la información sobre este hecho recopilada para la causa es aún escasa y por eso también deberán comparecer ante el juez en los próximos días el ex secretario de Seguridad Enrique Mathov y el entonces titular de la Secretaría de Inteligencia (SIDE), Carlos Becerra.

Causa “simbólica”

Mientras De la Rúa prestaba declaración por más de dos horas, afuera de los tribunales se congregó una protesta de grupos no gubernamentales.

La marcha fue convocada con la consigna de “exigir justicia a los responsables políticos" de la represión de 2001 que -según denuncian las ONGs- causó 38 muertes en todo el país.

La intención es no abandonar la calle, movilizarse ante un causa que es simbólica para que no se olviden esos asesinatos

María del Carmen Verdú, Correpi

“La intención es no abandonar la calle, movilizarse ante un causa que es simbólica para que no se olviden esos asesinatos. Por tercera vez hemos logrado la indagatoria de De la Rúa, que todavía no ha podido ser desvinculado de esta causa, y que el caso siga abierto ocho años después es importantísimo”, expresó a BBC Mundo María del Carmen Verdú, representantede la Coordinadora contra la Represión Policial e Institucional (Correpi), una de las organizadoras.

En abril pasado, De la Rúa había sido sobreseído en otra causa, en la que se lo investigaba por la contratación de empleados públicos para realizar tareas de carácter personal, como cortar el césped de su casa de campo.

Pero aún tiene por delante otro proceso, el que lo involucra en el pago de “coimas” en el Senado en 2000, para lograr la aprobación de una ley de flexibilización laboral, por el que deberá ir a juicio oral.

BBC navigation

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.