Última actualización: jueves, 3 de septiembre de 2009 - 08:35 GMT

Asesinan a documentalista que retrató pandillas

Christian Poveda, periodista franco español

Algunos señalan que el documental de Poveda pudo molestar a los pandilleros salvadoreños.

Christian Poveda, un periodista franco español, sobrevivió a la guerra en El Líbano, el conflicto entre Irán e Irak y la Intifada, pero no pudo contra la violencia en El Salvador.

Este miércoles, luego de volver de visitar el escenario donde rodó un documental sobre una de las pandillas más violentas del país, desconocidos lo asesinaron a quemarropa en una zona rural de San Salvador.

Su cadáver, acribillado con cuatro impactos de bala, quedó tendido a tres metros de su vehículo, según confirmó un vocero policial a BBC Mundo

Medicina Legal informó que todos los disparos fueron hechos al rostro.

De acuerdo a las primeras indagaciones hechas por la policía, Poveda fue citado en un barrio controlado por los pandilleros.

Allí le tendieron una trampa y luego lo llevaron a bordo de su misma camioneta todoterreno hacia un predio baldío donde lo ejecutaron.

La muerte de Poveda, de 52 años de edad, sucedió alrededor de las dos de la tarde en un predio baldío junto al río Las Cañas, entre los municipios de Apopa y Tonacatepeque.

clic Lea una de los últimos reportajes con Póveda

El crimen

Para reproducir este material debe tener activado Java Script, así como tener instalada la última versión de Flash Player.

Reproduzca el contenido en Real Player o Windows Media

Para un sector de la prensa extranjera que trabaja en este país, el asesinato de Poveda no es fortuito, sino un mensaje contra aquellos que se atrevan a documentar la vida de las maras.

Poveda realizó, a lo largo de 16 meses, el documental La vida loca, donde expuso la vida cotidiana de una clica (célula) de la pandilla Mara 18 en la colonia La Campanera.

En una conversación sostenida hace unas semanas, el documentalista dijo a BBC Mundo que su filme buscaba promover que las dos pandillas, la Mara Salvatrucha y la 18, cesaran la violencia y buscaran reintegrarse a la sociedad.

El asesinato de Poveda es un duro golpe para la prensa nacional que últimamente ha sido intimidada por las pandillas.

"Matar a Christian es cruzar la raya. Esto significa que les da igual que sea periodista y que incluso sea extranjero", dijo a BBC Mundo un periodista que prefiere reservar su identidad.

El documental

A lo largo de 90 minutos, a través de su filme La vida loca, el realizador mostró la vida y la muerte de un proyecto de reinserción social de pandilleros de la M18.

los pandilleros estaban un poco hartos de periodistas que llegaban, se quedaban dos horas, hacían fotos buscando cosas espectaculares y se iban

Christian Poveda

Luego de tres años de investigación, Poveda filmó capturas y juicios con el permiso de la policía, el sistema judicial e, incluso, los mismos pandilleros.

Poveda relató a BBC Mundo que la clave para realizar el filme fue el trabajo a largo plazo.

"Les interesó porque los pandilleros estaban un poco hartos de periodistas que llegaban, se quedaban dos horas, hacían fotos buscando cosas espectaculares y se iban".

Algunos de sus colegas opinan que el documental pudo haber disgustado a los pandilleros.

Su legado

Afiche del documental de Poveda

La vida loca expone la cotidianeidad de una célula de la Mara 18, en la colonia La Campanera.

Poveda, hijo de padres españoles republicanos que escaparon del régimen franquista, nació en 1955 en Argelia durante la ocupación francesa.

Seis años más tarde, cuando los independentistas expulsaron a la colonia, su familia se refugió en París, donde creció como un chico hijo de inmigrantes.

A lo largo de su carrera, cubrió la lucha del Frente Polisario contra la invasión en el Sahara occidental, la invasión norteamericana en la isla de Grenada, el fin del gobierno militar en Argentina, el décimo aniversario del golpe militar en Chile y la guerra civil salvadoreña.

Pero en la última década cambió el fotoperiodismo por el cine documental.

Con La vida loca participó en diversos festivales como en San Sebastian, Morelia, La Habana, San Luis, Helsinski y Gothenburg.

Cuando BBC Mundo conversó con Poveda, él se resistía a aceptar que un niño nazca para matar.

"Un niño de 12, 13, 14 años, que empieza integrándose a la pandilla, lo puedes recuperar. Un loco con la cara toda tatuada, que ha matado 20 personas, no. Claro eso pide trabajo, pide dinero, pide personal, el problema es que en este país no hay dinero, ni formación de personal", dijo.

Miembros de la mara Salvatrucha, retratados por Isabel Muñoz

Miembros de la mara Salvatrucha, retratados por la también española Isabel Muñoz en 2007.

BBC navigation

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.