Última actualización: sábado, 13 de junio de 2009 - 00:56 GMT

Después de 15 años, Cuba dijo sí

Debió esperar casi 15 años, pero finalmente este viernes lo logró. La médica cubana Hilda Molina obtuvo el permiso de las autoridades de su país para visitar Argentina, donde reside su familia.

Hilda Molina el 12 de junio en La Habana.

La doctora Molina ha estado separada de su hijo por casi 15 años.

En un inesperado anuncio, la presidenta argentina, Cristina Fernández, informó este viernes que el gobierno de Cuba había otorgado el permiso de viaje a la sexagenaria neuróloga.

La Cancillería argentina ha estado mediando por años con las autoridades cubanas para permitir el viaje de Molina a Buenos Aires, donde vive su hijo junto con su familia y su madre.

Al dar a conocer la noticia, Fernández dijo que debía "reconocer y agradecer el gesto del gobierno de Raúl Castro".

Por su parte, Roberto Quiñones, hijo de la doctora, mostró su alegría y su sorpresa ante la noticia, afirmando que "era algo deseado desde hace muchos años".

Alejamiento

Molina fue la fundadora y directora del Centro Internacional de Restauración Neurológica, uno de los institutos de investigación más prestigiosos del régimen de Fidel Castro.

Esta decisión hace parte de un cambio general del gobierno cubano que, bajo Raúl Castro, ha comenzado negociaciones directas con el gobierno de Barack Obama

Jorge Castro, analista internacional

Además, era militante del Partido Comunista y fue diputada en el Parlamento cubano.

Sin embargo, en 1994, la experta rompió lazos con el gobierno por motivos que se desconocen. Ese año, su hijo -un neurocirujano que trabajaba con ella- se mudó a Argentina, país de origen de su esposa, donde creó una clínica de restauración neurológica.

Tras la partida de Quiñones, el gobierno de Castro reaccionó prohibiéndole la salida a Molina, quien desde entonces no ha vuelto a ver su hijo y no conoce aún a sus nietos.

A fines de 2008, y tras intensas negociaciones del gobierno argentino, las autoridades cubanas permitieron a la madre de Molina, Hilda Morejón, viajar a Argentina.

La decisión de este viernes pone fin a lo que ha sido el principal escollo diplomático de la última década entre La Habana y Buenos Aires.

Señales

Para el analista internacional Jorge Castro, la decisión de Cuba fue a la vez un gesto hacia Argentina y un mensaje a Estados Unidos y al resto del mundo.

Era algo deseado desde hace muchos años

Roberto Quiñones, hijo de Hilda Molina

"Esta decisión hace parte de un cambio general del gobierno cubano que, bajo Raúl Castro, ha comenzado negociaciones directas con el gobierno de Barack Obama", le dijo a BBC Mundo.

"Es un mensaje de apertura de la isla", señaló.

No obstante, Castro consideró que el anuncio es "un logro político importante" para el gobierno de Cristina Fernández, quien ha tomado "un interés personal" en el tema de la doctora Molina.

Viaje

Según la prensa local, Molina arribaría a Buenos Aires este domingo.

El permiso de viaje de la doctora la autoriza a permanecer en el país por un máximo de 30 días.

Así lo afirmó la presidenta Fernández, quien realizó el sorpresivo anuncio a través de un diálogo telefónico con los periodistas acreditados en la Casa Rosada.

De acuerdo con la mandataria, la neuróloga tramitó la visa para su viaje este viernes, en la embajada argentina en La Habana.

BBC navigation

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.