Última actualización: jueves, 16 de abril de 2009 - 05:22 GMT

Obama llega a Ciudad de México

Para reproducir este material debe tener activado Java Script, así como tener instalada la última versión de Flash Player.

Descargue la versión más reciente de Flash Player aquí

Reproduzca el contenido en Real Player o Windows Media

Para algunos la visita del presidente de Estados Unidos a México marca el inicio de una nueva era en las relaciones bilaterales. Para otros, es simplemente más de lo mismo.

En medio de uno de los mayores operativos de seguridad, Barack Obama llegó este jueves a Ciudad de México para entrevistarse con el presidente mexicano, Felipe Calderón, en la primera visita oficial del mandatario estadounidense a un país latinoamericano.

Está previsto que los mandatarios sostengan una reunión privada en la residencia oficial de Los Pinos, participen en una conferencia de prensa en horas de las tarde y luego compartan una cena en el Museo de Antropología.

La visita se produce en un contexto marcado por la peor crisis económica internacional de las últimas décadas, más de 6.000 muertos en 2008 por la violencia asociada a los carteles de la droga, un promedio de tres personas secuestradas al día y millones de trabajadores mexicanos indocumentados esperando regularizar su situación.

Opine: ¿Cambios hacia América Latina?

Narcoviolencia

Horas antes de la llegada de Obama, el gobierno estadounidense anunció el nombramiento del ex fiscal Alan Bersin como el nuevo "zar fronterizo" para liderar la ofensiva contra la violencia generada por los carteles de la droga.

Lea: "EE.UU. ya tiene zar de la frontera"

Barack Obama

El presidente Obama ha mostrado interés por fortalecer la seguridad en la frontera sur.

Otra señal del interés que Estados Unidos tiene por fortalecer la seguridad en la frontera sur fue la decisión de incluir a tres grupos -Los Zetas, el cartel de Sinaloa y la Familia Michoacana - en su lista de organizaciones narcotraficantes extranjeras, decisión que le permite congelar todos los activos de estos carteles en territorio estadounidense.

Estas acciones son la continuación del mea culpa hecho por Washington al asumir su responsabilidad en el flujo ilegal de armas hacia México (se estima que de cada 10 armas usadas en acciones delictivas, nueve son de origen estadounidense) y los altos niveles de consumo de droga en el país que han estimulado el crecimiento de las organizaciones criminales.

Sin embargo, muchos se preguntan cómo y en qué plazo el gobierno de Obama va a lograr objetivos que se ha propuesto, particularmente cuando en el caso de la venta de armas se requieren cambios legales que deben ser aprobados por el Congreso.

La mayoría de los expertos y políticos consultados por BBC Mundo creen que el tema de la seguridad en la frontera será esencial en las discusiones de este jueves, dado que los carteles de la droga operan en ambos países y la narcoviolencia ha comenzado a impactar en el lado estadounidense con un aumento de secuestros y ejecuciones en ciudades fronterizas.

Reacciones

La "nueva" preocupación estadounidense por el accionar de los carteles mexicanos no entusiasma a todos por igual en México. En declaraciones a BBC Mundo, el diputado del Partido Revolucionario Institucional (PRI) Samuel Aguilar dijo que las declaraciones de los funcionarios estadounidenses no se han traducido en hechos concretos.

"Lo cierto es que el aporte para combatir el narcotráfico ha disminuido", señaló este legislador opositor.

Me preocupa que estén creando una unidad de inteligencia conjunta que va a operar en México... Me opongo completamente a ese atentado contra la soberanía.

Juan Guerra, parlamentario del Partido de la Revolución Democrática (PRD)

Otro parlamentario de oposición, Juan Guerra, del Partido de la Revolución Democrática (PRD), señaló a BBC Mundo que "Obama ya definió a Felipe Calderón como su Elliot Ness, como su sheriff que enfrenta al crimen organizado".

"A mi me preocupa que estén creando una unidad de inteligencia conjunta que va a operar en México. Se vienen a instalar aquí y hasta ya tienen localizado el edificio donde van a operar. Me opongo completamente a ese atentado contra la soberanía", agregó Guerra.

Pero el senador del oficialista Partido de Acción Nacional (PAN) Rubén Camarillo prefirió dejar la polémica a un lado y destacó en cambio lo trascendental de la visita presidencial.

"Abre una nueva era en la relación bilateral. Que Obama venga a México es una señal de que considera importante a su vecino", le dijo a BBC Mundo Camarillo.

"Entre los temas a tratar estará la lucha sin cuartel que ha dado el presidente Calderón contra la delincuencia organizada, el tema de la reforma migratoria en Estados Unidos y por supuesto el tema económico", añadió el legislador.

¿Y los inmigrantes?

Banderas México-EE.UU.

Nadie lo sabe a ciencia cierta, pero varios analistas coinciden en que el tema de la reforma migratoria será puesto sobre la mesa este año.

Sin embargo, la decisión final pasa por el Congreso estadounidense y muchos creen que ahí podría quedar sepultada la iniciativa tal como ha ocurrido en el pasado.

"Creo que los presidentes Obama y Calderón van a negociar la reforma migratoria junto al tema de los ajustes al tratado de libre comercio", le dijo a BBC Mundo el analista de la Universidad Autónoma de México, Clemente Ruiz, refiriéndose al TLCAN o NAFTA, por sus siglas en inglés.

A su juicio, Estados Unidos va a exigirle al gobierno mexicano que sea más estricto en la fiscalización de los estándares laborales, lo cual no implica modificar el texto del tratado, sino simplemente poner en práctica lo que ya establece en materia laboral.

Ruiz planteó que los sindicatos estadounidenses denuncian que la competencia es desigual porque las empresas mexicanas no cumplen con las normas laborales. Por eso, Obama buscaría amarrar ese punto y ofrecer a cambio una reforma migratoria que regule el flujo de mexicanos, estimado en 500 mil personas al año.

"No somos delincuentes"

Expertos en materia migratoria señalan que la fuerza laboral mexicana es clave para que Estados Unidos salga de la crisis ya que son empleados más baratos y que están dispuestos a realizar trabajos que no todos los estadounidenses quieren hacer.

Policía en México

La visita del presidente Obama a México se desarrolla en medio de un fuerte dispositivo de seguridad.

Otros analistas creen que Obama va a impulsar la reforma migratoria porque simplemente es uno de los temas que le importa a su base electoral demócrata y porque el voto latino fue un factor que contribuyó a su victoria.

Una rápida encuesta realizada por BBC Mundo en las calles del Distrito Federal arrojó que la mayoría de los mexicanos esperan que la visita del presidente Obama sirva para mejorar la situación de los inmigrantes, aunque muchos manifestaron su escepticismo tras tantos años de negociaciones fallidas.

"Yo le pediría al presidente Obama que no trate a los mexicanos como delincuentes, porque ellos son los que más trabajan en Estados Unidos", señaló Ángel Bravo un vendedor de artículos para el hogar.

BBC navigation

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.