Última actualización: lunes, 30 de marzo de 2009 - 12:17 GMT

"Que EE.UU. también limpie su casa"

En medio de una de las mayores crisis de seguridad que ha vivido México en los últimos años, el presidente Felipe Calderón inicia este lunes su visita oficial al Reino Unido.

Se trata de la primera visita oficial de un mandatario mexicano a Londres en un cuarto de siglo y Calderón será recibido por la reina Isabel II en el palacio de Buckingham, asistirá a la cumbre del G-20 en Londres y visitará la sede central de British Petroleum en Aberdeen, Escocia.

Poco antes de que abordara el avión con destino a Europa, la corresponsal de BBC Mundo, Cecilia Barría, conversó con el mandatario en el Palacio Presidencial de Los Pinos.

Calderón habló de la legalización de las drogas, la relación con Estados Unidos y los desafíos que le va a plantear al presidente de ese país, Barack Obama, cuando viaje a México a mediados de abril.

¿Y usted qué opina? Puede enviarnos sus comentarios sobre esta entrevista con el presidente de México utilizando el formulario al final de esta nota.


Señor presidente, me gustaría conversar con usted sobre la relación México-Estados Unidos.

Un par de semanas atrás había una tensión diplomática. Guerra arancelaria, acusaciones, tráfico de armas. Y de pronto, cambia el tono de esta relación. Viene Hillary Clinton, próximamente el presidente Obama y pareciera que ahora pasaron a ser como novios, de alguna manera entraron en una luna de miel¿ ¿Qué pasó?

En primer lugar, sí ha habido un cambio. Un cambio positivo. Yo puedo observar que en el gobierno del presidente Obama y de su administración hay un cambio importante de actitud y una voluntad muy clara y comprometida de colaboración con México. Y eso es lo que se necesita, entender que nuestros problemas -sean problemas económicos o sean problemas de seguridad- son problemas comunes que tenemos que enfrentar en común.

¿Pero cómo se explica que de una semana a otra cambie tan radicalmente la situación?

Lo que nosotros estamos buscando es un cambio de actitud

Yo debo reconocer la corresponsabilidad que ha asumido el gobierno del presidente Obama, de la secretaria Hillary Clinton. Nosotros sabemos reconocer eso y actuar en consecuencia.

Pienso que las visitas de la señora Clinton y del presidente Obama van a ser el inicio de una nueva época en las relaciones entre México y Estados Unidos. Y va a ser una nueva época para bien.

Usted señalaba en una entrevista que no es suficiente el apoyo financiero que ha comprometido Estados Unidos. ¿Usted cree que debe comprometer más recursos?

Quiero ser preciso en este tema porque yo lamenté mucho la publicación del Financial Times. El titular es que el presidente Calderón pide más billones a Estados Unidos. Eso no es cierto, eso es rotundamente falso y eso no lo dije.

¿No lo dijo?

No lo dije, al contrario. Insistí varias veces en la entrevista de que no era un problema de dinero. Lo que aprobó el Congreso norteamericano son US$300 millones, que son muy bienvenidos por que nos sirven. Pero mi gobierno cada año está gastando US$8.000 millones para combatir al crimen y establecer condiciones de seguridad en México. Entonces no es precisamente el dinero.

Lo que nosotros estamos buscando es un cambio de actitud. Y por supuesto, porque es algo de sentido común, que ningún dinero -ni el nuestro ni el de Estados Unidos- va a ser suficiente para un problema de esta naturaleza. Por definición los recursos públicos son escasos y limitados.

Pero un cambio de actitud es un concepto abstracto. ¿En qué se tiene que traducir concretamente ese cambio de actitud? Más aún, ¿qué compromiso le va a pedir al presidente Obama cuando venga a México?

Básicamente seguiremos hablando de cómo enfrentar juntos las cosas. Por ejemplo, trabajar mucho del lado de la demanda. Nosotros hemos trabajado durísimo del lado de la oferta. Hemos golpeado a los carteles de una manera sin precedentes. En dos años decomisamos droga suficiente para darle 60 dosis a cada joven mexicano entre los 15 y los 30 años de edad.

Tenemos algunos récords mundiales como el mayor decomiso de dinero en efectivo, US$205 millones en una sola operación. El mayor decomiso de armas: cuatro millones y medio de cartuchos, 30.000 armas (la mitad de ellas rifles de asalto) lanzamisiles, lanzagranadas. Hemos golpeado la criminalidad.

Hemos trabajado del lado de la oferta, pero hay que trabajar del lado de la demanda, porque esto es una ecuación económica.

Pero, ¿qué le va a pedir exactamente al presidente Obama?

Yo lo que digo es que investiguemos de los dos lados. Yo estoy limpiando mi casa y yo espero que del otro lado también se limpie la casa

Políticas públicas que emprendamos que puedan reducir el consumo. Esta es la causa eficiente del problema que tenemos aquí.

Dos, detener el flujo de armas hacia México, porque más del 90% de esas 30.000 armas fueron compradas en Estados Unidos. Y las armas que se venden en Estados Unidos están armando a los criminales que hoy actúan contra México pero que el día de mañana pueden actuar contra los americanos.

Tres, mejorar las condiciones de infraestructura logística de la frontera como tecnología no intrusiva para detener el tráfico de drogas hacia Estados Unidos, pero también detener el tráfico de armas y dinero hacia México que hoy no tiene una revisión puntual y eficiente.

Y en fin, apoyo logístico, inteligencia e información que nos ayude a capturar criminales.

Usted también ha señalado que para que funcione el negocio de las drogas tiene que haber complicidad de funcionarios corruptos a ambos lados de la frontera. ¿Cree que Estados Unidos tiene que investigar a sus funcionarios?

Es una cuestión lógica. Yo admito la afirmación que se dice. En México hay tráfico de drogas porque hay corrupción de ciertas autoridades y es cierto, la ha habido y yo la estoy combatiendo con todo.

Pero con la misma lógica yo digo, si esto es cierto, el hecho de que haya tráfico de drogas en Estados Unidos quiere decir que una de las causas es que también hay corrupción en ciertas autoridades.

Yo lo que digo es que investiguemos de los dos lados. Yo estoy limpiando mi casa y yo espero que del otro lado también se limpie la casa.

Algunos oficiales americanos se han visto involucrados proveyendo armas a los criminales mexicanos o ayudándolos a pasar droga hacia allá. Algunos de ellos han fallecido a manos de los propios criminales.

Le quiero preguntar por el fortalecimiento de la frontera.

'I want all the toys', le dije, yo quiero todos los juguetes esos

La Casa Blanca ha dicho que van a llevar efectivos de la Guardia Nacional a la frontera. ¿Qué pasa si se da una situación como un operativo específico donde existiera la necesidad de que algunos de esos efectivos crucen la frontera? ¿Usted aceptaría?

No, yo creo que evidentemente ningún país puede admitir la operación de tropas extranjeras en su propio territorio. Ni hace falta yo creo.

Pero nos sería de mucha ayuda que ellos cuiden su lado. Si ellos cortan las redes de tráfico del lado americano porque es inconcebible que pasen toneladas de droga a Estados Unidos y pues ni modo que desaparezcan del otro lado de la frontera. ¿Dónde está esa droga? ¿Quién la tripula, quien la maneja?

Y lo otro es que hay muchas cosas que nos pueden ayudar como compartir información de inteligencia. Yo puedo proveer información de las redes de los criminales en México, pero necesito una red espejo de las redes criminales en Estados Unidos para ser más eficaces. Podemos compartir tecnología.

Cuando trataba de explicarle a un funcionario norteamericano, le decía yo necesito la tecnología que ustedes tienen para hacer mi tarea. ¿Cómo qué? Bueno -le dije- ¿has visto el programa de televisión de 24 horas de Jack Bauer?, bueno, "I want all the toys", le dije, yo quiero todos los juguetes esos.

Información en tiempo real, mecanismos no intrusivos. De hecho estoy mejorando las condiciones de la policía mexicana para contar con una enorme base de datos para tener los datos de policías y ex policías, criminales presos, criminales detenidos, balística, etc., que me va a permitir derrotar con tecnología a la delincuencia.

¿Y las redes financieras? Ustedes han hecho decomisos de drogas y de armas, pero ¿qué pasa con las redes financieras?

Mi obsesión no es propiamente contra el narcotráfico. Mi problema es el crimen organizado

Precisamente esa es otra cosa en la que podemos cooperar. Si hay un flujo de millones o billones de dólares a México, ese flujo se da a través de redes financieras. Si tenemos información de inteligencia financiera suficiente en Estados Unidos y yo estoy construyendo una red de información suficiente en México, tenemos por cierto una autoridad fiscal mejorando notablemente su desempeño, vamos a poder golpear la estructura económica de los criminales.

Mi obsesión no es propiamente contra el narcotráfico. Mi problema es el crimen organizado. Lo que pasa es que el narcotráfico es prácticamente el núcleo del crimen organizado en México.

Mi trabajo es para que cada mexicana y mexicano pueda estar seguro en su casa, en su calle, en su trabajo y aunque nos va a costar mucho, tomará tiempo, dinero y por desgracia vidas humanas, se que los vamos a lograr.

Y más si contamos con la colaboración que empieza a mostrar el gobierno norteamericano, pues mucho mejor.

Presidente yo sé que usted lee la revista The Economist...

Algunas veces...

Ellos plantean que la solución "menos mala" es la legalización de las drogas. ¿Cuál es su posición?

¿Usted qué opina de eso?

Yo tengo mi opinión, pero al público le interesa saber la suya...

La verdad es que es un dilema que no tiene sentido en estos momentos para mí porque mientras no sea un tema que se plantee a nivel global, si Estados Unidos por ejemplo no cambia su legislación, sería un suicidio que México pensara en una legalización del mercado de drogas.

Si se legaliza sería dejarlos (a los jóvenes) en manos de la nueva esclavitud del siglo XXI que es la adicción

El argumento de The Economist y de varios economistas es que hay que matar el precio del mercado negro que la prohibición genera, porque el precio tan alto de la droga genera más recursos a la criminalidad.

Pero si Estados Unidos no cambiara su legislación, sería absurdo plantearlo en México porque yo seguiría enfrentando precios altos de droga, pero con las manos libres de los criminales.

Tendría en México una especie de congreso internacional de criminales de México, de Afganistán, de Indonesia, de Colombia, de Venezuela, de Ecuador, de todo el mundo.

Por otra parte el dilema es muy duro porque creo que legalizar las drogas implica rendirse y resignarse a que varias generaciones de niños y jóvenes en México simplemente caigan en manos de las drogas. Tan sencillo como ir a comprar una golosina o un cigarro va a ser tener droga a su alcance.

Hoy tenemos un problema creciente pero todavía podemos trabajar con esos jóvenes. Se calcula que sobre el 4% de toda la población en México pueda tener algún contacto con las drogas, o adicciones concretamente.

Pero si se legaliza sería dejarlos en manos de la nueva esclavitud del siglo XXI que es la adicción. Porque hemos detectado que los criminales se empeñan en hacer adictos a niños de 8 años, los conectan a las drogas, el niño se vuelve fármaco dependiente y depende del criminal. Roba a su madre, roba a los vecinos, se incorpora a una banda, y es precisamente un sicario de los criminales. Entonces es un ciclo de independencia y de esclavitud que hay que romper y no creo que legalizar simplemente mejore esa situación.

Segundo, insisto, si no se hace un análisis a nivel global, pues es inútil hacerlo en materia local. Por lo pronto la alternativa es cumplir con la ley y unir esfuerzos para poder erradicar ese tema.

En el caso del G-20, la cita donde usted va a participar próximamente... ¿qué resultados concretos espera alcanzar?

México es de los pocos países que no sólo creemos en esto de hacerle frente al proteccionismo, sino que incluso hemos reducido aranceles

Muy concretamente un fortalecimiento de las instituciones multilaterales financieras. En una crisis como la que vivimos donde hay una contracción del crédito mundial, sobre todo en los países en desarrollo, no tenemos flujo de capitales porque está contraída la economía.

Y si no hay crédito privado lo que necesitamos es un substituto cercano, que es el crédito de instituciones multinacionales como el Fondo Monetario, el Banco Mundial, y en nuestro caso el Banco Interamericano de Desarrollo. Pero en este momento no tienen el capital suficiente para hacer frente a las circunstancias internacionales.

Una cosa muy concreta que yo espero que logremos en el G-20 son recursos para estos bancos multinacionales que permitan flujo de crédito a países en desarrollo y aminorar la crisis mundial.

Otra cosa es un compromiso serio en contra del proteccionismo. Déjeme decirle que México es de los pocos países que no sólo creemos en esto de hacerle frente al proteccionismo, sino que incluso hemos reducido aranceles de noviembre a la fecha casi a la mitad, precisamente buscando darle al libre comercio una oportunidad para ayudar a la recuperación económica.


¿Y usted qué opina? puede enviarnos sus opiniones sobre esta entrevista con el presidente de México utilizando el formulario que se encuentra aquí abajo.

PARTICIPE

* Campos obligatorios

Total: 0

Los datos provistos no serán utilizados para enviar mensajes no solicitados, ni tampoco serán entregados a terceros. Su información personal sólo se utilizará para fines administrativos.

BBC navigation

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.