« Anterior | Principal | Próxima »

Competir por competir

Categoría:

Rafael Chacón | 2008-08-24, 8:34

Medalla de bronce
Cuando faltan penas unas horas para ver el fin de Pekín 2008 y Londres tome la batuta para la próxima cita mundial, no dejo de pensar en el Barón Pierre de Coubertin, cuyo sueño de reunir a deportistas del mundo "solo para competir", dio inicio a la historia de los Juegos modernos.

Este hombre fue incomprendido al principio. Competir implicar querer ganar, vencer al adversario, no hacerlo por hacerlo. Pero la perseverancia del Barón triunfó y ahora, cada cuatro años, vuelve la fiesta olímpica.

Ese espíritu festivo se vive cada cuatro años en la Villa Olímpica, residencia de los atletas durante la duración de los Juegos. "Se respira un ambiente de tolerancia, convivencia y respeto. Creo que a los seres humanos nos unen más cosas de las que nos separan", me aseguró Ernesto, un voluntario que ha trabajado ya en tres olimpiadas.

Y se respira en cada competencia, a veces más, a veces menos.

Haciendo un balance de lo vivido en esta ocasión, el presidente del Comité Olímpico Internacional, Jacques Rogge, señaló que quizás lo que más recuerde de Pekín 2008 sea el abrazo entre las atletas de Georgia y Rusia mientras sus naciones estaban en conflicto.

Ese día la georgiana Nino Salukvadze y la rusa Natalia Paderina tenían armas en sus manos, pero no para disparar contra nadie. Ambas participaban en la prueba de tiro con pistola desde los 10 metros. Las dos subieron al podio y en lo alto celebraron con un abrazo de amistad. Conmovedor, sin duda.

Este sábado fui testigo de otro de esos momentos en la que se impuso el espíritu olímpico, quizás sin tanta carga política, aunque algunos piensen que sí.

En el Gimnasio de la Universidad de Ciencia y Tecnología de Pekín la confusión fue algo recurrente.

En el camino a la final del taekwondo la británica Sarah Stevenson había perdido ante la China Chen Zong.

Los británicos protestaron. Según ellos los jueces se había equivocado y el video del combate demostró que tenían razón. Echaron hacia atrás el resultado, algo nunca visto en este deporte. Los chinos estaban en su derecho de no aceptar el cambio, pero lo hicieron con gusto, como muestra de "respeto al deporte y al espíritu olímpico", dijeron los anfitriones.

Esto, sin embargo, dejó por fuera a la venezolana Adriana Carmona Gutiérrez, que había perdido ante Chen y hubiera tenido la oportunidad de disputar el repechaje por el bronce si la china ganaba.

Para algunos, la postura de la Federación china se debió a que la protesta venía de Gran Bretaña, organizadora de los próximos juegos. "Una jugada política", sentenció un colega periodista con algo de suspicacia.

Yo no lo creo. Por más que sea, si era claro que se había cometido un error seguir en la pelea por un puro tecnicismo no pienso que sea gratificante para nadie, ni siquiera para la venezolana.

La otra cara

Pero no todo fue armonía. Ese mismo día y en el mismo escenario el espíritu olímpico antes enaltecido fue violado y sanciones se tuvieron que imponer.

Otra vez un tecnicismo, un detalle. El cubano Ángel Valodia Matos peleaba por el bronce, pero sus patadas llegaron incluso a los jueces. Pidió tiempo para atender un dedo lesionado, pero se pasó del minuto que tenía.

Cuando declararon ganador a su contrincante se molestó. Era un tecnicismo, decía. Cosa de un segundo. No se puede ser tan estricto, él estaba en condiciones de seguir la pelea.

Pero las reglas son reglas. No estaba de regreso cuando le tocaba.

Uno puede entender que se sienta frustrado. No debe ser fácil perder así. Pero su reacción le valió su expulsión de la competencia deportiva de por vida. Todos sus registros obtenidos fueron borrados, todo de un golpe, de una patada más bien.

Y recuerdo también al sueco Ara Abrahamian, que en la lucha grecoromana tampoco estuvo de acuerdo con una decisión de los jueces que lo sacó de la final. Fue por el bronce y lo ganó, pero después lo dejó en el piso en la ceremonia de premiación.

El COI no lo tomó muy bien y le dijo, aunque de forma más oficial, si no lo quieres pues te lo quitamos.

Repito, cuesta aceptar una derrota si se cree que fue injusta. Pero a fin de cuentas, como dijo el barón, se trata de competir por competir. Ahí radica la verdadera grandeza de un evento como éste.

ComentariosAñada su comentario

  • 1. A las 09:29 AM del 25 Ago 2008, Omar Escribió:

    Hoy en día no es tan solo competir por competir, es una vida dedicada al deporte, es un sueno, es un tiempo perdido de pasarlo realizado otras cosas. Es dedicarlo a algo que te gusta, si yo compitiera si seria competir por competir. Por que realizo otras cosas. Pero para esos deportistas es su vida, sus suenos.

  • 2. A las 04:04 PM del 25 Ago 2008, José Martín Barrientos M.- Escribió:

    En primer lugar, debo felicitar a todos los deportistas que participaron en estos juegos olímpicos, y darles las gracias por los momentos y ratos de alegría, las emociones, las tensiones vividas y en fin todas esas cosas que nos hicieron vivir en estos días de competencia.
    Lamentablemente en todas las competencias debe haber un ganador y un perdedor, siempre pensamos que el que gana es el mejor y debería ser así, sin embargo vemos con mucha tristeza, como algunos jueces parcializados hacia alguien por cualquier motivo, perjudican el buen desarrollo de una competencia y el buen desempeño de un deportista, es triste también ver como la parte política afecta negativa o afirmativamente en los resultados según sea el caso.
    En nuestro país Venezuela, es lamentable que todos los deportistas que participaron en las olimpíadas, solo por el hecho de haber sido apoyados totalmemte por el gobierno Bolivariano, sean puestos al escarnio público por la gente de la oposición al gobierno de Chávez, personas que llegaron el extremo sicótico de ir a favor de los contendores de nuestros atletas solo por estar representando a la República Bolivariana de Venezuela, que lamentable, que triste que haya gente tan disociada que apueste en contra de su patria, Dios y la historia los juzgará.-

  • 3. A las 07:42 PM del 25 Ago 2008, osvaldo Escribió:


    ESO DE COMPETIR POR COMPETIR TAMBIEN ES PARA EL ARBITRAJE SOBRE TODO EN LOS DEPORTES DE COMBATE YA QUE EN INNUMERABLES OCASIONES (MAS DE LAS NECESARIAS Y YA ESCANDALOSAS DESICIONES)HAN PRIVADO A ATLETAS DE UN MERECIDO TRIUNFO SOLO POR EL PAIS DE DONDE VIENEN, MILITANCIA POLITICA, INFLUENCIAS GEOPOLITICAS Y HASTA EL VULGAR DINERO.

  • 4. A las 11:40 AM del 29 Ene 2009, nicolas Escribió:


    La importancia de la competencia radica en los objetivos que se tengan,si un deportista sobredimenciona la victoria o la derrota a mi ententer estaría perdiendo el espiritu del deporte.
    La competencia siempre tendría que ser la busqueda de la superación personal y no la busqueda de ganarle al contrincante sea como sea.
    Si existe el verdadero espirítu deportivo nos aburriremos de ver gestos de compañerismos, lealtad, solidaridad, etc, que son los momentos que recordaremos por siempre y que nos hacen emocionar hasta las lagrimas.

BBC navigation

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.