« Anterior | Principal | Próxima »

De cracks y otros factores en el rendimiento colectivo

Raúl Fain Binda | 2007-11-12, 11:01

121107lalo432.jpg
El sábado, Ronaldinho, Messi y Henry, víctimas de la mosca del sueño, defraudaron ante el Getafe y el Barça perdió 2-0; el domingo, Robinho, despabilado como un buscapié, deslumbró ante el Mallorca y el Real Madrid ganó 4-3.

También el domingo, el Manchester United, con un Cristiano Ronaldo efervescente, superó 2 a 0 a un buen Blackburn Rovers, en un despliegue que le hizo decir a Alex Ferguson que éste es el mejor plantel que ha dirigido.

(El Arsenal, con un Cesc Fábregas magistral a sus 20 años, está a tres puntos, pero tiene dos partidos menos jugados; hoy visitará al Reading.)

Es inevitable que el rendimiento de los cracks determine en buena parte la suerte de sus equipos, pero la ecuación no es directa: casi siempre intervienen otros factores.

En el Man United, por ejemplo, Ferguson incorporó este año al argentino Carlos Tévez, ya un veterano a sus 23 años, y a dos “promesas” que muy rápidamente se están convirtiendo en realidad: el portugués Nani, que cumplirá 21 años el 17 de noviembre, y el brasileño Anderson, de 19.

El aporte de los tres, en particular de Tévez y Anderson, ha sido decisivo para el crecimiento del juego colectivo esta temporada: en el partido ante el Blackburn ni se notó la ausencia de Wayne Rooney, que ha sido el jugador de mejor rendimiento del plantel.

Rooney se lastimó un tobillo en el entrenamiento del viernes y estará sin jugar durante un mes.

En otras circunstancias, los hinchas del United estarían llorando a moco tendido. No ahora, porque el equipo tiene otros jugadores y algo más: respeta a su técnico y tiene un espíritu colectivo como muy pocos.

Este es el punto fuerte del equipo. El zaguero catalán Gerard Piqué (otro jovencito pirateado por los ingleses en la cantera del Barcelona), que a sus 20 años ya ha llamado la atención de la crítica, declaró a Marca, hace unos días, que “hay una cosa muy buena que hacemos y es comer en el club. Después de entrenar, comemos juntos y estar una hora conviviendo y hablando es muy positivo. Los equipos españoles deberían hacerlo”.

El cuadro que pinta Piqué es el de un grupo satisfecho, donde las jerarquías están bien delimitadas y son respetadas.

En el Barça, en cambio, las relaciones internas están fracturadas y el plantel ya no está unido por la solidaridad y el respeto entre las diferentes capas y jerarquías en el vestuario. Es evidente también que el técnico ya no es respetado ni temido.

El capitán, Carles Puyol, dijo después del partido en Getafe que “es un problema de actitud y no jugamos como un equipo. Todo el mundo lo está viendo. Tenemos que trabajar más. Salir al campo con la misma intensidad que el rival.”

El portero, Víctor Valdez, tiene otro punto de vista: “El problema es futbolístico y no de actitud. Anoche no trabajamos como equipo. No jugamos bajo el sistema que tenemos, de situar las líneas juntas, no dejar espacios y presionar los 90 minutos. No lo hicimos así y ellos pudieron jugar y pudieron pensar”.

En el juicio de Valdez se nota el deseo de proteger al grupo: cualquier técnico podría replicar que jugar muy bien en casa y muy mal como visitante es un problema futbolístico, sí, pero causado por la actitud del equipo.

Lo cierto es que Ronaldinho, el incomparable Ronaldinho, es la mitad (o menos) de lo que fue hace un par de años: ahora sólo puede contribuir algunos pases fulgurantes y perfectos lanzamientos de falta, muy poco en comparación con lo que era capaz de hacer cuando estaba bien.

En Getafe fue sustituido, lo mismo que Messi, quien da la impresión de haber reaccionado en simpatía con su mentor en el vestuario: es como si Messi no quisiera brillar cuando el compadre anda mal. Por el respeto que le tiene, le deben pesar esos titulares proclamando que estaba haciendo olvidar a Ronaldinho.

Y de Thierry Henry… ya lo hemos dicho en este blog: es un genio que prefiere la papilla en la boca, como un bebé de 30 años. A esta altura de su carrera no buscará el partido, no lo tomará del cuello para forzar un cambio.

Es interesante que Puyol y Valdez, los dos catalanes del primer equipo, estén dando la voz de alarma en esta situación. Y lo que dicen parece darle la razón a la denuncia de Samuel Eto´o, ya hace un par de años: “algunos no se esfuerzan como otros”.

En el Real Madrid, Robinho ha reaccionado en forma positiva ante la iniciativa más certera del nuevo entrenador, el alemán Bernd Schuster: en vez de castigarlo tras demorar por una noche de fiesta su regreso de Río de Janeiro, el técnico le ratificó su confianza y lo instó a demostrar su valía.

Y el chico está deslumbrando, a pesar de que el equipo sigue sin convencer a los aficionados.

ComentariosAñada su comentario

  • 1. A las 04:00 PM del 12 Nov 2007, Luis Santana Escribió:

    Es una lastima lo del Barça, tienen el mayor talento desperdiciado de cualquier equipo de futbol en el mundo. Y lo peor es que la situacion parece no tener pronta solucion... parece que ahora si la cabeza de rijakard tendra que rodar. No se si hace falta un tecnico con mano dura pero que por lo menos tenga un asistente que cumpla esa funcion porque en la direccion tecnica del Barça parece que nadie quiere aplicar mano dura que es lo que necesitan los jugadores ahora mismo

  • 2. A las 11:50 AM del 13 Nov 2007, Antonia Barrios Escribió:

    Cristiano Ronaldo ha sido el mejor las ultimas dos temporadas. No entiendo por que hablan de otros, siempre, y se olvidan del mejor jugador portugues de todos los tiempos. Parece que es necesario ser brasileno, argentino, frances o ingles para que lo respeten a uno!

  • 3. A las 11:52 AM del 13 Nov 2007, El hombre gris Escribió:

    Interesante. Parece que en Espana los dos grandes dependen mas de las individualidades que del grupo. Pero no es asi en equipos mas pequenos, como el Villarreal, por ejemplo, que se ha dado el lujo de desprenderse de su mejor individuo, Riquelme, y alli esta, a un solo punto del Real Madrid y dando una imagen de que cualquier cosa puede ocurrir. Todo esto sugiere que el espiritu de cuerpo es en definitiva el factor desequilibrante en un juego colectivo como el futbol.

BBC navigation

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.