« Anterior | Principal | Próxima »

Ronaldo y Messi, dos primicias de la temporada boba

Raúl Fain Binda | 2008-08-07, 11:46

Cristiano Ronaldo y Lionel MessiLos casos de Cristiano Ronaldo y Lionel Messi, en particular sus respectivos desenlaces, demuestran una vez más hasta qué punto el público recibe información incompleta, manipulada por los intereses en juego.

En el primer caso, las fuentes del periodismo español en el Real Madrid emitieron constantes reafirmaciones del "hecho consumado": que Ronaldo forzaría la situación negándose a volver a la plantilla de su club inglés.

Lo cierto es que Ronaldo terminó anunciando su decisión de quedarse en Manchester por lo menos una temporada más.

En el caso de Messi, su club y la AFA han jugado una partida de póker, con las cartas marcadas y el jugador como pozo. Ambos le dijeron al chico que no se preocupara, que podría participar en los Juegos Olímpicos, pero que era necesario "aclarar" la situación legal.

La Fifa dio la razón a la AFA, pero el Tribunal de Arbitraje Deportivo se inclinó por el Barcelona. Al cierre de este blog, se tenía entendido que el club permitiría a Messi quedarse en China, a cambio de concesiones de la AFA sobre seguros por lesiones y futura disponibilidad del jugador.

Si el presidente de la AFA, Julio Grondona (un influyente vicepresidente de la Fifa), rechaza el compromiso, queda abierta la posibilidad de que el Barça ordene a Messi regresar, corriendo el riesgo de un daño tal vez irreparable a las relaciones con su mejor jugador.

Messi había dicho que si el tribunal fallaba a favor del Barça él regresaría, pero la AFA aseguró que el jugador había tomado la decisión de quedarse y jugar todos los partidos en China.

El receso veraniego exige a la prensa deportiva, en cualquier país del mundo, un seguimiento casi maniático de las grandes figuras y de los nuevos fichajes, que muchas veces se esfuman en el aire, ya sea por falta de acuerdo o porque han sido inventados por alguna de las partes interesadas.

El gran culebrón del verano, el fichaje de Cristiano Ronaldo por el Real Madrid, que debía transformar al presidente Ramón Calderón en el nuevo héroe civil de su parroquia, se ha convertido en el fiasco más bochornoso.

En realidad, la clave ha sido la claudicación de Ronaldo, quien subestimó la resistencia de Alex Ferguson y el Manchester United y no se atrevió a romper definitivamente con ellos.

Conviene tener en cuenta el modelo original de esta operación frustrada.

En agosto de 2002, el Ronaldo original, el brasileño, pasó del Inter de Milán al Real Madrid. Las circunstancias fueron muy similares, pero con una gran diferencia: aquel Ronaldo fue lo suficientemente astuto para inventar una serie de agravios recibidos del entrenador, el argentino Héctor Cúper.

Contra toda evidencia, Ronaldo se aferró a su condición de víctima, forzando la situación.

En el caso de Cristiano Ronaldo, el chico tuvo la dignidad de admitir que había querido cambiar de clubes pero que nadie lo había maltratado.

Lo interesante del caso es que hasta pocas horas antes del desenlace las fuentes del Real Madrid seguían insistiendo en que tenían el paquete bien armado y atado.

Pero ya el martes 5 de agosto, el presidente Calderón se había dado por rendido, al decir que el fichaje del holandés Van der Vaart era "quizás el único" del año.

Un torrente arrollador de trascendidos y primicias, para que al final las cosas queden como estaban.

ComentariosAñada su comentario

  • 1. A las 06:41 PM del 08 Ago 2008, Roberto Venezuela Escribió:

    pues ya se ve la realidad de las cosas, si en realidad CR7 hubiera querido irse lo hubiera hechi cuando y como queria, esos culebrones nunca tienen final feliz y acaban con la paciencia del aficionado. Definitivamente el gran perdedor es Calderon.
    Sobre lo de Messi ganan todos: Messi cumple su deseo de jugar en los JJOO, Argentina por tenerlo y el Barca por mostrar caballerosidad en esta tranca, la politica funciono.
    Saludos

BBC navigation

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.