« Anterior | Principal | Próxima »

¿Por qué admiramos a atletas que no son nuestros?

Categoría:

Raúl Fain Binda | 2012-04-23, 11:31

¿Por qué admiramos a determinados atletas aunque no sean compatriotas nuestros, ni nos interese el deporte que practican, ni seamos de la misma raza, sexo u orientación sexual, ni de las mismas convicciones políticas o religiosas?

¿Cuál es el misterioso elemento que cautiva por encima de todas estas diferencias? ¿Es la calidad el elemento decisivo, o apenas un requisito imprescindible?

¿Es la clave la moralidad, la posesión de una integridad intachable? ¿O el carisma sexual?

¿O, simplemente, se trata de un reflejo de la publicidad, de las técnicas de mercado, de la hipnosis producida por la televisión?

Estas interrogantes hacen eco a la excepcional cobertura de BBC Mundo sobre los Juegos Olímpicos, que recomendamos porque no tiene desperdicio.

En esto no me alcanzan las generales de la ley, ya que no he participado en la preparación del servicio, que incluye artículos y vídeos con enfoques históricos, biográficos, noticiosos, estadísticos y otros, prestando atención a deportistas latinoamericanos, que tienen tan poca "prensa" en el resto del mundo.

Gramática

Esta falta de figuración internacional de algunos atletas que se merecen más titulares tiene que ver con el tema que he estado rumiando los últimos días.

El tema surgió con una discusión de sobremesa que comenzó con una cuestión gramatical y terminó en los excesos del patriotismo, "el último refugio del pícaro", según la célebre definición del Dr. Samuel Johnson (1709-1784).

Ocurre que el colega Simon Barnes, del Times, a quien ya hemos citado, llama "hiperpatriotismo" a esa capacidad del aficionado de trascender las diferencias nacionales y de colectividades, en la admiración de atletas de otro país.

En nuestra tertulia latinoamericana, esto provocó alguna sorpresa, porque en castellano "hiper" tiene un significado más restringido que en inglés.

La Academia de la Lengua se limita a señalar como significado "superioridad o exceso", pero los diccionarios ingleses (de los cuales Johnson fue el precursor) admiten ese y otros varios: por encima, más allá, que existe en más de tres dimensiones, que no está vinculado u ordenado en secuencia...

Hiperpatriotismo

Es por eso que Barnes dice "hiperpatriotismo" cuando habla de una admiración que cruza fronteras geográficas y anímicas, mientras que muchos de nosotros sólo diríamos "hiperpatriota" para denominar al pícaro de marras.

Es fácil llegar a la conclusión de que el requisito imprescindible del deportista capaz de inspirar este "hyperpatriotism" (para ponerlo en inglés) es la calidad.

Pero debe haber algo más, por supuesto. El mundo está lleno de atletas sobresalientes, pero muy pocos son admirados por encima de las barreras.

Para Barnes, lo que cuenta es la dimensión moral, pero algo más que la moral de los virtuosos: dice que "debes aportar un sentido de estilo, una especie de jovialidad, dar la impresión de que amas lo que haces por sí mismo".

O sea que lo harías exactamente igual si no te pagaran una fortuna.

Ejemplos

Y el periodista inglés menciona como ejemplos de extranjeros admirables a Olga Korbut, Muhammad Ali, Arthur Ashe, Martina Navratilova, Katarina Witt, Yelena Isinbayeva, Lionel Messi.

Por supuesto que todos estos personajes merecen admiración, pero es probable que varios de ellos los dejen a ustedes indiferentes. Los más jóvenes no apreciarán al tenista estadounidense Ashe, por ejemplo, ni a la gimnasta soviética (bielorrusa) Korbut.

Pero eso es inevitable en el "hyperpatriotism": cada uno salta sus propias barreras, y tiene sus propios héroes.

Si ustedes profundizan el asunto, verán que estos personajes admirables son más numerosos en deportes individuales que en los colectivos (gente como Messi se cuenta con los dedos de una mano).

Los tenistas

En mi caso, compruebo que soy capaz de admirar (casi) por igual a tres tenistas en actividad: Roger Federer, Rafael Nadal y Novak Djokovic.

En los tres detecto los elementos del catecismo de Barnes: calidad, integridad, estilo, amor por lo que hacen. Lo de la jovialidad es más discutible, aunque el periodista no se refiere a las risas y los chistes de sobremesa.

Pero el tenista que más admiro, mucho más que a los tres citados, es el veterano John McEnroe, que en la dimensión moral tiene un "aplazado".

Cuando se habla de moralidad, la primera imagen que surge es la de un santurrón; si damos un paso más, ya pensamos en integridad, algo más amplio.

El caso de D10s

Pero este es un terreno de lo más resbaladizo, porque uno de los deportistas más admirado internacionalmente, Diego Maradona, no es un dechado de integridad o virtudes morales, se las mire como se las mire.

Barnes lo condena al infierno de los réprobos, pero muchísima gente alrededor del mundo (hasta algunos ingleses que conozco) deja de lado a su alter ego, el Diego Maldito, y sigue admirando al futbolista, con Mano de Dios y todo.

Si dejamos de lado el fútbol, es difícil identificar a deportistas latinoamericanos en actividad que hayan alcanzado reconocimiento internacional en la escala que estamos hablando.

Encontrarán a algunos de ellos en la cobertura de BBCMundo. Si usted tiene algún otro candidato, díganos.

Retraso y difusión

Esta escasez nos sugiere dos cosas: por una parte la postergación o retraso relativo del deporte y de los deportistas en muchos países de la región, y por la otra el papel de los medios internacionales de comunicación en la difusión de sus logros.

Los medios periodísticos, especialmente los comerciales, destacan sus noticias en relación directa con la importancia que les da su propio público.

En esto el idioma tiene mucho que ver.

Lingua franca

De haber nacido ecuatoriano, Usain Bolt sería famoso y respetado por esas marcas monstruosas, pero ni por asomo sería el personaje cautivador que proyecta su carisma en casi todos los países del mundo.

Y esto no sería así porque Ecuador no sea un país "central" (Jamaica tampoco lo es), sino porque el inglés es la lingua franca de los medios de comunicación.

Pero, como lo demuestra el caso de Lionel Messi, es posible elevarse a los altares deportivos sin hablar una palabra de inglés.

ComentariosAñada su comentario

  • 1. A las 01:52 PM del 23 Abr 2012, Gustavo Escribió:

    Mi querido don Lalo: Como en esos cuestionarios donde se evalúa un campo específico del saber, creo que la respuesta es : Todas las anteriores. Aquí se juntan la corrección política y la conciencia culpable que nos empujan a tomar partido por los más débiles y en lo posible provenientes de lugares exóticos. También está la humana y sincera admiración por quienes son capaces de sobreponerse a las limitaciones del entorno. En este punto aparece el deportista como ejemplo a seguir, ya sea por su integridad personal o por lo que significa para una etnia, clase o grupo social. Y, por supuesto, está la ilimitada capacidad de la publicidad y de los medios para forjar mitos colectivos que estimulan la parte gregaria de las personas. O si no ¿ Cómo se explica que el Barcelona y el Real Madrid tengan "hinchas"- así, entre comillas- diseminados por todos los lugares de la tierra?. A propósito, un agudo cronista y bloggero colombiano llamado Adolfo Zableh, se pregunta indignado por qué entonces no hay hinchas colombianos o bolivianos del Rayo Vallecano o del Wigan.

  • 2. A las 02:53 PM del 23 Abr 2012, Ricardo Escribió:

    La verdad he estado un rato pensando en el reto de Don Lalo y no logro dar con un latinoamericano activo que goce del prestigio de Messi en una disciplina que no sea futbol.
    Sin embargo, algo dentro de mi no acepta del todo, que si Bolt fuera hispano o brasileño no tendría la dimensión que tiene siendo un angloparlante. Creo que cuando logras triunfar en el terreno y en las condiciones que te impone la élite y el público al mismo tiempo, se supera cualquier otra barrera. Veo en Bolt la madera suficiente para ser quien es hablando el idioma que sea. Así como en su momento lo lograron Fangio y Senna.

  • 3. A las 04:09 PM del 23 Abr 2012, Silvia Alvarez Escribió:

    Hola Raúl, qué lástima que la VICTORIA DEL REAL MADRID SOBRE EL barcelona, no le mereciera ningún comentario como si lo han hecho los juegos anteriores en los que el resultado ha sido al contrario. Noto parcialidad en usted. Que mal!!

  • 4. A las 06:32 PM del 23 Abr 2012, Raul Fain Binda Escribió:

    Estimados Gustavo, Ricardo y Silvia,
    -Si, claro, es una mezcla de cosas, algo parecido a lo que ocurre con el enamoramiento. Por mi parte, olvidé incluir en el texto una de mis teorías: que admiramos a los deportistas que son como desearíamos ser nosotros si fuésemos atletas. Una proyección, en otras palabras. En cuanto a la inquietud de Adolfo Zableh, simpatizo con su desconcierto, pero supongo que habrá colombianos y bolivianos con suficiente sentido del humor para afiliarse con el Rayo y el Wigan. No muchos.
    - Senna hablaba inglés fluidamente, y Fangio hablaba el italiano, que era la lingua franca de la F1 en su época. Pero tomo nota de tu opinión: la grandeza supera esas limitaciones.
    -Lamento mucho haberte dado esa impresión, Silvia, pero ya habrá oportunidades: este Real Madrid tiene cuerda para rato.

  • 5. A las 07:03 PM del 23 Abr 2012, FUTBOLERO MADRID Escribió:

    CALLADITO RAUL, ASI TE VES MAS BONITO
    De haber ganado el Barsa, como todo argentino estuvieras desviviéndote por echarles porras, pero como gano Madrid, le das vuelta al asunto y sales conque a "chuchita la bolsearon" antes que ser periodista antes que ser escritor se es ETICO E IMPARCIAL, tuviste 72 horas para pensarla pero decidiste ignorar el triunfo o tu derrota, y más a quien tanto desprecias a quien tanto has criticado a Mourinho, y a Cristiano, ahora no te mereció ni una línea, argentino al fin....

  • 6. A las 08:44 PM del 23 Abr 2012, Jose Crespo Escribió:

    Estimado Lalo, yo siempre he admirado la entereza,sencillez de espíritu y capacidad de la gente para hacer frente a la adversidad. Las fronteras o la nacionalidad son lo de menos.Ya que propones nombres, yo me quedo con el gran Obdulio Varela, aquel hombre sereno,enemigo de la fama, algo taciturno y entregado como pocos, que fue capaz de arengar y liderar a sus compañeros cuando todo el mundo los daba por derrotados en el Mundial del 50.Eso fue una verdadera hazaña. Su vida posterior fue tambien admirable, nunca dejó de ser él mismo. George Best tambien me parece remarcable por su lúcida inteligencia dentro y fuera de la cancha a pesar de su vida caotica. En el apartado femenino me quedo con la incomparable Nadia Comaneci, nunca he sabido de su vida pero su brillante papel en los juegos olimpicos me han vuelto un fan incondicional, a tal punto que planeo bautizar con su nombre si llego a tener una hija, je je. Saludos.

  • 7. A las 11:17 PM del 23 Abr 2012, Juan Pablo Escribió:

    Es algo muy dificil de explicar, pero creo que es más algo referente al talento puro. El deseo de las personas "comunes" de tener un talento que ven como inalcanzable, una especie de "super humanos", lo que va más alla de las fronteras.
    Los amantes del futbol seguramente idolatran a Messi, o antes Maradona, como se menciona, pero no creo que lo pongan en el mismo peldaño a Michael Jordan. Lo mismo para los amantes de ese deporte. También hay cualidades que se reconocen más, como correr o saltar alto, además de la resistencia (Lance Armstrong es ídolo de muchísimas personas), no así marchar, lo que se aplicaría al ecuatoriano Jefferson Perez.

  • 8. A las 03:51 AM del 24 Abr 2012, Manuel Girón Zamora Escribió:

    La pregunta que se me ocurre es ¿por qué no habríamos de admirarlos? o mejor ¿por qué habría que admirar solo a los compatriotas? Si en los deportes se compite por ser el mejor es lógico que se admire precisamente eso, al mejor. Si resulta ser de otro país, pues es así.
    Tu planteamiento se parece a aquel que vota por el mejor deportista del año por el atleta de su pueblo, sin más análisis que la dirección de su domicilio. No tiene sentido más que en las luchas nacionalistas, en el pero sentido.

  • 9. A las 01:06 PM del 24 Abr 2012, Raul Fain Binda Escribió:

    Estimados Futbolero, José, Juan Pablo y Manuel
    -¿Además de la cobardía, tienes otra característica saliente? En cuanto a la xenofobia, tu fijación con la nacionalidad de la gente que te molesta, tal vez recuerdes la razón por la cual el personaje de La Tía Julia y el Escribidor estaba obsesionado con los argentinos… Espero que no sea tu caso.
    -¡George Best! Fue un personaje fascinante, pero no tiene muchos admiradores en América Latina, o eso creía antes. Fue uno de los personajes “malditos” del fútbol inglés, que hace recordar a Gascoigne, aunque este es más patético todavía. El norirlandés tuvo más vuelo, claro, y de él se podría decir, parafraseando a Oscar Wilde, que puso su genio en la vida y apenas su talento en el fútbol, pero su hígado lo contradijo. Sus hígados, mejor dijo, porque tuvo un trasplante.
    -Sí, diferentes deportes estimulan en forma diferente y provocan reacciones diferentes.
    -Pues esa es la actitud de la inmensa mayoría, lo que le sale en forma natural a casi todos. Tú eres una de las admirables excepciones, Manuel, transparente y generoso.

  • 10. A las 12:49 PM del 27 Abr 2012, Viviana Escribió:

    Yo creo que si Bolt fuera ecuatoriano seria tan famoso y conocido como lo es ahora, primero porque su personalidad es arrolladora y despues porque ser un supercampeon en un pais sin tanta tradicion de velocistas como Jamaica seria un valor anadido.

  • 11. A las 03:24 PM del 27 Abr 2012, Raul Fain Binda Escribió:

    Estimada Viviana,
    Touche! Tienes razon, pero yo me referia a que hablar la lingua franca permite a los deportistas comunicarse aun cuando no esten participando en un acto deportivo. Pueden ir a programas periodisticos, de entretenimiento, comunicarse directamente con medio mundo, etc. Pero basicamente lo que tu dices es cierto.

  • 12. A las 11:15 AM del 28 Abr 2012, raul Escribió:

    sugeriria la vida de jorge ''el magico''gonzales el salvadoreño mas universal deportivamente hablando ...ante todo humilde tampoco un virtuoso en la disiplina ppero todo un personaje.....

BBC navigation

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.