« Anterior | Principal | Próxima »

Credibilidad (o duplicidad) de la justicia deportiva

Raúl Fain Binda | 2007-07-19, 13:45

Patrik Sinkewitz

Hay deportes que tienen credibilidad y otros en los que casi nadie cree, aunque sean muy populares.

En política, ya sabemos, la credibilidad de las personas no guarda una relación directa con su integridad. Muchos bandidos son muy populares, mientras que gente de conducta intachable fracasa en las urnas.

El positivo por testosterona del alemán Sinkewitz, del equipo T-Mobile (en un control del 8 de junio), ha desencadenado la decisión de dos cadenas de la televisión alemana de suspender la transmisión del Tour de Francia.

Esta reacción es vista por algunos como desproporcionada, mientras que otros creen que medidas como ésta son las que realmente pondrán fin a la corrupción en un deporte que se sostiene a través de la publicidad de sus patrocinadores en la televisión.

En realidad, lo de Sinkewitz es un escandalito de poca monta; el verdadero escándalo, el gordo, es el que afecta a la Fórmula 1, pero este deporte goza de tanta credibilidad, en comparación con el ciclismo, que mucha gente le resta importancia.

Credibilidad, de eso de trata. La credibilidad tiene un valor comercial, no vayan ustedes a creer que corresponde exclusivamente a la ética, aunque debiera.

También es un elemento más del show business, del mundo del espectáculo.

Como ustedes saben, el Consejo Mundial de la FIA (el ente rector del automovilismo deportivo), se expedirá el próximo jueves 26 sobre la intriga de espionaje más sabrosa de los últimos años.

El ex jefe de mecánicos de Ferrari, Nigel Stepney, habría entregado casi mil páginas con el proyecto de evolución y los datos de la estructura del modelo F2007 al jefe de diseño de McLaren, Mike Coughlan.

Según los trascendidos, Coughlan habría admitido que otro funcionario de McLaren, el director comercial Jonathan Neale, conocía la situación y estaba al tanto de sus detalles.

El equipo McLaren afirma que se trata de una maniobra de tipo personal, y que en todo caso la documentación llegó a poder de Coughlan en marzo, cuando su propio modelo MP4/22 ya estaba diseñado y construido.

“No hemos aprovechado ningún detalle de la documentación de Ferrari”, dicen en McLaren.

Este argumento no tiene valor legal, ya que la acusación de Ferrari y de la FIA no es que McLaren haya copiado, sino que haya recibido la documentación en forma ilegal.

Uno de los principios jurídicos más conocidos y acatados es la responsabilidad de las empresas por los actos de sus empleados, en particular si se trata de altos funcionarios.

Es sabido, además, que la investigación de un equipo puede servir a otro, con otro diseño, para detectar soluciones o descartar ciertos desarrollos, ganando un tiempo precioso en la evolución de sus propios coches.

En otras palabras: Coughlan (y por consiguiente McLaren) pudo aprovechar esa documentación para afinar detalles del diseño del MP4/22, y esto explicaría (en opinión de Ferrari, digamos) la superioridad de los coches plateados en las carreras de Canadá y Estados Unidos.

La situación parece tan clara que es virtualmente imposible, desde el punto de vista jurídico, exculpar a McLaren y responsabilizar exclusivamente a dos o tres individuos, pícaros que actuaron por iniciativa y beneficio propios.

Pero en la justicia deportiva hasta lo “imposible” es relativo (lo constatamos con el escándalo del calcio, el año pasado), de modo que gente muy influyente trata de proteger la “credibilidad” de la F1 imaginando un fallo que descuente puntos a McLaren, pero sólo en el campeonato de constructores, salvando el puntaje en el campeonato de conductores.

Ferrari, claro está, no admitiría esta solución salomónica.

Y así estamos. Lo importante no es lo que ocurra este fin de semana en el Gran Premio de Europa, en Nurburgring (un circuito supuestamente propicio para los McLaren/Mercedes), sino en la reunión del Consejo Mundial, en París, el 26 de julio.

Por un lado está la justicia natural. Por el otro, la necesidad de proteger “el buen nombre y prestigio del automovilismo”, que es la verdadera consigna del Consejo Mundial y de la FIA.

El próximo jueves sabremos si hay justicia o lavado de manos. Y cómo queda la credibilidad del automovilismo deportivo.

ComentariosAñada su comentario

  • 1. A las 10:11 PM del 19 Jul 2007, Rocamora Escribió:

    Es una patrana, todo. Esta gente se lavara las manos y dejara todo como esta. Ya lo veran.

  • 2. A las 12:09 AM del 20 Jul 2007, Julio Chaname Escribió:

    Homenaje al Negro

    Fontanarrosa ha fallecido en su Rosario querido. Mi pesame y simpatias a todos los que lo admiraban y que han disfrutado de su genio. Guardare (ya lo hacia) como tesoro una de sus agendas futboleras, firmada de su pun~o y letra en la feria del libro de Santiago. El amigo que se la hizo firmar para mi lo entrevisto recientemente, via email, en lo que quizas sea la ultima de las entrevistas que concedio. Aqui el link de la entrevista publicada hace menos de 2 semanas. Espero que les guste:
    http://www.hoy.com.ec/NoticiaNue.asp?row_id=271657

    Grande Negro!

    Julio

  • 3. A las 02:24 PM del 20 Jul 2007, javier aguilar f. Escribió:

    Esta claro que el deporte mundial (espectaculo), se mueve sinuosamente en terreno pantanoso y con la complacencia de los maximos organismos mundiales que estan "empenados" hasta el cuello, con los altruistas auspiciadores que, no escatiman esfuerzo por obtener sus pingues ganancias.
    Lo de la formula 1, se trata de un acto delincuencial que debe ser sancionado por la justicia ordinaria y sobre cuyo resultado la justicia deportiva debe actuar ejemplarmente. No olvidemos que el mundo actual necesita "ejemplos" a seguir y el deporte ejerce importante influencia, especialmente en las jovenes generaciones.

  • 4. A las 09:54 PM del 05 Nov 2007, Pakito Escribió:

    Pobres ignorantes no sabeis el esfuerzo y sacrificio que supone el ciclismo, y lo cuestionais como si fuese sentarse en el sofa y encender la tele, acaso sabeis la preparacion fisica, mental, entreno diario, sacrificio, esfuerzo...que supone este deporte. Aun dopandose uno ya tenia que ser un fuera de serie para ganar un tour, para que os agais la idea algunas comidas o pastillas para el catarro, dolor de cabeza y todo esas enfermedades habituales, a un ciclista le daria positivo mas que seguro. Ante todo pensar y cuando veais a un ciclista que se dopa no decirle cabron sino pensar que simplemente es un fuera de serie y su ambicion le allevado a hacer una accion moralmente inaceptable. Anda que si supierais lo majos que son los ciclistas, que no cobran ni la mitad que un futbolista que se pasa su vida en el banquillo, y en camibo ellos no se quejan y estan enamorados de el...ciclismo.

BBC navigation

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.